Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Voting booths are illuminated by sunlight as voters cast their ballots at a polling place in Billings, Mont., Nov. 6, 2012.
Jae C. Hong/AP
OpinionCiudadanía

Votar es clave para erradicar la pobreza extrema

Por qué es importante para los Global Citizens: 
El objetivo global 16 de Naciones Unidas insta a los países a proteger la integridad de las elecciones y asegurar que las personas tengan voz en los procesos políticos. Puedes unirte a nosotros al tomar acción en este asunto aquí


Votar — al igual que manifestarse, tener una prensa independiente y un gobierno transparente — es uno de los soportes de construcción básicos de una democracia.

Votar permite a los ciudadanos expresar su opinión sobre quién es elegido para un cargo político y cómo funcionan los gobiernos a nivel nacional, regional y local.

En una elección libre y justa, el voto determina quién gana un cargo en el poder. Una vez en el gobierno, los funcionarios elegidos ayudan a supervisar cómo se organiza una sociedad y cómo se asignan los fondos públicos.

Y esa dinámica es crucial para erradicar la pobreza extrema.

Todavía hay más de 700 millones de personas que viven en la pobreza extrema en el mundo, que se define como contar con menos de $1.90 dólares al día para comprar comida, pagar la renta y solventar otros grastos. Si amplías el rango a $5.50 dólares al día, casi la mitad de la población del mundo lucha por cubrir las necesidades básicas.

Los funcionarios electos que priorizan los intereses materiales de los pobres del mundo invierten en vivienda, comida, agua y saneamiento, atención médica, los derechos de las mujeres, educación, capacitación laboral, entre otras cosas. 

Con el tiempo, la pobreza disminuye como resultado de estas decisiones políticas

Historias relacionadas 28 de Agosto de 2020 5 barreras al voto que aún persisten en Estados Unidos y cómo puedes ayudar
Sin embargo, la pobreza extrema se mantiene a un nivel alto de manera persistente en el mundo y la desigualdad va en aumento

Una de las razones es debido a la naturaleza disfuncional de los sistemas. De hecho, solo 22 países de 167 son considerados “democracias plenas” por el Índice de Democracia 2019 de la Unidad de Inteligencia de The Economist.

Se considera que más del doble del número de esos países tienen gobiernos autoritarios, lo que significa que el poder está bastante centralizado y los ciudadanos no pueden votar. 

Los países con “democracias plenas” tienden a tener índices bajos de pobreza extrema, mientras que algunos de los países más pobres y con los niveles de desigualdad más elevados se consideran “autoritarios”. 

Dinamarca, clasificada como una de las mejores democracias en el mundo, casi ha eliminado la pobreza a través de programas de bienestar social conformados por decisiones políticas. En Corea del Norte, considerado el país más autoritario del mundo, la mayoría de las personas viven con alrededor de $2 a $3 dólares al mes

En Estados Unidos, considerada una “democracia viciada” por el Índice de Democracia de la UIE, por lo regular se le niega el derecho al voto a la gente que vive en la pobreza y casi la mitad del país es pobre o de bajos ingresos. (Organizaciones como HeadCount, con quien  Global Citizen se ha asociado para involucrar a un millón de jóvenes votantes, están trabajando para incrementar la participación por medio del registro de ciudadanos tradicionalmente marginados o poco representados en el país).

Previo a la reciente explosión catastrófica en Beirut que destacó la profunda disfunción política de Líbano, aproximadamente la mitad de la población del país vivía por debajo de la línea de la pobreza. La represión violenta de los manifestantes en Bielorrusia después de las disputadas elecciones presidenciales del 9 de agosto vinieron después años de incremento en la pobreza. Mientras tanto, la “democracia viciada” en Brasil ha contribuido a aumentar la pobreza en los últimos años

La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 de las Naciones Unidas reconoció que el derecho al voto es clave para lograr la amplia gama de derechos esenciales para todas las personas: libertad de movimiento, expresión, religiosa, asociación y de manifestarse; libre de violencia y discriminación; acceso a la alimentación, agua, a un medio ambiente limpio; entre otros derechos. 

“La voluntad de las personas será el fundamento de la autoridad de un gobierno”, establece la declaración. “Esta voluntad será expresada en elecciones genuinas y periódicas que serán por sufragio universal e igualitario  y se llevarán a cabo a través de voto secreto o procedimientos de votación libre equivalentes”.  
Historias relacionadas 27 de Agosto de 2020 Los 3 requisitos básicos para votar en Estados Unidos
En los países alrededor del mundo, las restricciones y la desinformación sobre la votación dificulta el voto y acalla la voluntad de la gente. En algunos lugares, los ciudadanos son amenazados de manera violenta si tratan de ejercer este derecho. 

“Si tu voto no importara, ciertas instituciones y políticos no te dificultarían tanto el votar”, le dijo a Global Citizen Caleb Jackson, abogado legal de derechos al voto en el Campaign Legal Center. “Si tu voto no importara, no presenciaríamos la opresión del votante”.

En casos de democracia debilitada, las personas más vulnerables, son, por lo general, las más perjudicadas. Sus derechos humanos con frecuencia no son cumplidos y su exclusión se reafirma.

Por eso es tan crucial ejercer este derecho en futuras elecciones y demandar que la voluntad de la gente se exprese, para que la pobreza extrema y todas sus causas y consecuencias sean eliminadas. 

Traducción: Adam Critchley