Cómo Rihanna y los Global Citizens consiguieron que Alemania incremente sus fondos de educación para los niños más vulnerables

Autor: Jana Sepehr

Evan Rogers

La superestrella está parada frente al pizarrón de una escuela primaria en Malawi mirando cómo más de una docena de estudiantes recitan un problema de matemáticas al unísono. Sin sillas o mesas, los niños están sentados ordenadamente en el piso.

Hoy, el profesor –por lo regular responsable de enseñar a más de 100 niños a la vez– tiene una visita muy especial.

Otra clase se lleva a cabo bajo un gran árbol, esta vez los niños están practicando ejercicios de aritmética. “Muzu es una buena escuela, pero también tenemos algunos problemas y retos”, afirma Wongani Nyirenda, estudiante de 14 años de edad.

Rihanna visitó con Global Citizen la escuela de Wongani en 2017 para ver la labor realizada por la Global Partnership for Education (GPE), una organización internacional que está encabezando los esfuerzos para garantizar que todos los niños tengan acceso a una educación de calidad. Rihanna es embajadora de la organización.

Malawi enfrenta una emergencia educativa y para que un niño tenga el mejor arranque en la vida y esté preparado para las oportunidades del futuro, necesita una educación. Hasta 70% de la población vive en la pobreza extrema con menos de $1.90 al día, según los últimos datos de 2016, y más de una tercera parte de las personas no pueden leer o escribir.

“Algunas veces no puedo comer nada porque no tenemos nada que comer en casa”, agregó Wongani. “Si no como nada en la mañana no me importa porque creo en el futuro. Cuando después sea un empresario, comeré lo suficiente. Mejorar la educación es clave para erradicar la pobreza extrema para los niños en todo el mundo, pero en especial en países como Malawi donde hasta 75% de niños asisten a la primaria y, sin embargo, según datos de 2016, solo 8% se gradúan de la secundaria.

gpe_germanycasestudy_v2_twt-stream-email-1-2_3.png

De 2017 a 2020, Global Citizen, junto con Rihanna, llevó a cabo una exitosa campaña para incrementar el financiamiento internacional para apoyar a la GPE, lo que contribuyó a duplicar dos veces la donación del gobierno alemán a la organización. 

¿Qué es la Global Partnership for Education?

Para hacer realidad el sueño de Wongani, junto con los sueños de millones de niños a nivel global, el compromiso de la Global Partnership for Education es mejorar la educación en todo el mundo.

La escuela de Wongani es una de las miles de escuelas en el mundo de los más de 68 países socios que recibe apoyo del trabajo de la GPE.

A través del mejoramiento al acceso educativo y a la enseñanza de calidad de manera sistemática, la GPE tiene el propósito de ayudar a niños y adultos jóvenes en todo el mundo, incluyendo países como Malawi, Senegal y Yemen.

Desde 2013, la GPE también ha asignado cerca de $500 millones para apoyar la educación de los niños en Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger en la región del Sahel, trabajando con los gobiernos para garantizar que incluso los niños más vulnerables tengan acceso a una educación de calidad. Al reforzar los sistemas educativos, los estudiantes de grupos con mayores desventajas como las niñas, niños con discapacidades y aquellos afectados por conflictos, pueden también beneficiarse de las oportunidades que la enseñanza provee.

La GPE quiere garantizar que el Objetivo Global 4 de Naciones Unidas para una educación de calidad para todos se logre, asegurando que cada niño en el mundo tenga acceso a una educación equitativa y de alta calidad. "La GPE es un gran instrumento para lograr el reto global que permita que toda la gente tenga oportunidades educativas", afirmó el político alemán Olaf in der Beek, del Partido Democrático Libre de Alemania, quien ocupa el cargo de presidente del comité parlamentario para la cooperación económica y el desarrollo.

UNESCO, UNICEF y el Banco Mundial son algunas de las organizaciones del sector privado y la sociedad civil globales que apoyan el trabajo de la GPE. 

Como uno de los 20 países donadores que también apoyan a la GPE, Alemania ayuda a la organización a desarrollar sistemas educativos en 68 países subdesarrollados, lo que contribuyó a que más de 160 millones de niños asistieran a la escuela de 2002 a 2018.

“Con un apoyo mayor a la GPE, no solo más dinero fluye para las medidas de educación básicas, también esto conduce a un cambio real en los países receptores”, afirmó in der Beek. “Los países que llevan a cabo medidas educativas con la GPE también deben hacer una contribución a los gastos en educación ellos mismos”, agregó. Lo cual es importante porque a largo plazo queremos que los países receptores actuales no solo puedan financiar su educación solos, sino que tengan la voluntad política para continuar haciéndolo. La GPE muestra en términos concretos qué tan importantes son los sistemas educativos buenos para el desarrollo económico y encontrar la manera de salir de la pobreza”.

El activismo de Rihanna y la campaña de Global Citizen también son fundamentales para las iniciativas de la Global Partnership for Education para mejorar la educación.

En su papel como embajadora de la GPE, a Rihanna se le ha asignado la labor de ayudar en la educación de las niñas y de los niños del mundo durante años, haciendo una gran diferencia al alentar a otros a levantar sus voces y al manifestarse ella misma a través del activismo en línea.

“La voz y los viajes de Rihanna a países donde la GPE está involucrada de manera activa, tendrán una influencia enorme en el mejoramiento de la vida de las niñas y los niños en todo el mundo”, afirmó Julia Gillard, exprimera ministra de Australia y Directora de la Global Partnership For Education, sobre el nombramiento de Rihanna como embajadora de la GPE en 2016

rihanna_screenshots_015.jpgEl director de Global Citizen, Hugh Evans, la directora de Global Partnership for Education, Julia Gillard, y la fundadora de la Clara Lionel Foundation, Rihanna, visitan la escuela Muzu en Malawi.












Rihanna interviene usando su perfil global para ayudar a apoyar y amplificar las voces de los necesitados, instando públicamente en Twitter a los líderes y políticos globales a gastar más dinero en educación.

En 2017, después de su visita a Malawi para ver por sí misma los retos que enfrentan los países con pocos recursos para la educación, Rihanna envió un mensaje a través de Twitter al presidente francés. Emmanuel Macron, para pedirle que invirtiera más en la educación a nivel global. Poco después, Macron la invitó a una reunión en Francia y ellos dos junto con la esposa del mandatario, Brigitte Macron, y el fundador de Global Citizen, Hugh Evans, conversaron sobre el financiamiento de la GPE.

Para que la GPE cuente con los medios y los recursos esenciales para mejorar la educación para los niños del mundo, Global Citizen está dispuesto a garantizar que más gobiernos se comprometan a invertir en el financiamiento de la educación.

Global Citizen lanza la campaña de la GPE en Alemania en 2017

Global Citizen lanzó su primera campaña para la GPE, con el propósito de que el gobierno federal alemán ayudara a financiar el trabajo en educación continuo de la organización en los países en desarrollo. “Durante años, la contribución de Alemania a la GPE fue relativamente baja, en especial al compararla con los gastos totales de Alemania en la cooperación para el desarrollo”, afirmó la Directora del País de Alemania de Global Citizen, Carolin Albrecht.

En 2016, la República Federal de Alemania donó a la GPE €7 millones, la misma cantidad que había estado donando durante varios años. No fue hasta finales de 2016, después de años de estancamiento, que el parlamento alemán decidió incrementar un poco más los fondos para la GPE a €9 millones, a partir de 2018. Pero no fueron suficientes.

De este manera, en el periodo previo a la Cumbre del G20 en 2017 en Hamburgo y del primer Global Citizen Festival en Alemania, Global Citizen lanzó su campaña para incrementar el apoyo financiero de Alemania a la GPE.

El objetivo fue alentar a Alemania y a otros países del G20 a incrementar los fondos para la GPE, con miras a la preparación de la conferencia de financiamiento de la GPE en febrero de 2018, el próximo año.

Sonja Steffen, relatora para el Partido Social Demócrata de Alemania para el presupuesto del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo, afirmó de la campaña alemana de  Global Citizen: “¡De qué manera [uno se] involucra en las campañas importantes, como la campaña de educación internacional [para la] GPE, dentro y fuera [del] parlamento? No se pierde nada si embajadores destacados de la política y la sociedad promueven la causa con firmeza [para obtener resultados]!”

Global Citizen Festival Hamburgo: Las primeras reacciones del gobierno alemán

Para que una campaña de Global Citizen sea exitosa se necesita paciencia y perseverancia, y, por supuesto, Global Citizens activos y comprometidos.

La campaña comenzó en marzo de 2017 con una petición para apoyar la enseñanza de los niños, que recibió firmas de más de 100,400 personas en todo el mundo. Los Global Citizens también enviaron correos electrónicos a los Sherpas del G20 (representantes personales de los gobiernos que preparan las cumbres internacionales) pidiéndoles hacer más por la educación, además de usar Twitter para exhortar a los gobiernos de Alemania, Reino Unido y Dinamarca a incrementar sus donaciones a la educación.

Estas acciones fueran fundamentales para la campaña en la etapa previa al Global Citizen Festival en Hamburgo, Alemania.

Posteriormente, el 6 de julio de 2017, en la víspera a la Cumbre del G20, estrellas de la música, políticos y más de 11,000 Global Citizens se reunieron en Hamburgo en el Global Citizen Festival para luchar por un mundo mejor, junto a artistas como Coldplay, Shakira, Ellie Goulding y Pharrell Williams.

La multitud con impaciencia esperó el momento cuando los líderes del mundo subirían al escenario para responder a sus exhortaciones a la acción, haciendo compromisos financieros concretos a las causas por los que Global Citizens había pasado meses abogando.

Franziska Warner, de Hamburgo, era una de los miles de Global Citizens que estaban en la multitud esa noche, después de ganar un boleto para el festival al tomar acción para apoyar la campaña de la GPE.

“Cuando [firmé] una petición o envié un tuit, no me di cuenta que en efecto esto resultaría en algo, pero el sentimiento de que realmente has contribuido [y hecho] un cambio importante es indescriptible”, afirmó Warner. "Para mí ése fue el sentimiento más excepcional de la noche”.

gpe_germanycasestudy_v2_twt-stream-email-1-2_4.png

La educación fue el enfoque clave de todo el Global Citizen Festival en Hamburgo. El entonces presidente de Argentina, Mauricio Macri, también anunció en el escenario de Global Citizen esa noche que, como próximo país anfitrión del G20, sería el primero en poner la educación en la agenda del G20.

“Quiero agradecerle a todos los presentes, que han mostrado que los Global Citizens pueden lograrlo”, afirmó la superestrella internacional Shakira, quien también subió al escenario para mostrar su apoyo a la GPE y a su misión. “Más de 145,000 de los aquí presentes firmaron una petición para exhortar a los países del G20 a tomar medidas en la educación. Eso es impactante y conmovedor”.

La Primera Ministra de Noruega, Erna Solberg, también hizo énfasis en la importancia de la educación global, afirmando: “Tenemos que invertir en la gente joven a nivel global… y la educación es la mejor inversión”. Después anunció que Noruega duplicaría su gasto en la educación global para apoyar organizaciones como GPE. “Cada niño tiene derecho a una educación de alta calidad y gratuita”, afirmó.

Desafortunadamente, el gobierno alemán no hizo ninguna declaración para la GPE esa noche. Durante los preparativos, el Ministerio de Desarrollo respondió a nuestra campaña diciendo: “La educación es clave” pero, “no hubo una respuesta concreta a nuestra petición en curso ni tampoco un compromiso financiero para la GPE”, afirmó Carolin Albrecht.

Y de este modo, la campaña de Global Citizen continuó.

La petición de Rihanna a Angela Merkel: ‘¿Incrementará las donaciones a la educación?’

Después de más de un año, el 18 de septiembre de 2018, Rihanna otra vez en Twitter exhortó a los gobiernos de Japón, Finlandia y Nueva Zelanda a estar a la altura de sus responsabilidades y hacer de la educación una prioridad.

Otro Global Citizen Festival estaba a la vuelta de la esquina —esta vez, el primero en África—, el cual ofrecía otra oportunidad para que los gobiernos redoblaran esfuerzos e hicieron compromisos financieros para la educación.

Para conmemorar la vida y la labor del paladín de los derechos humanos, Nelson Mandela —en el año que marcaba los 100 años de su natalicio—, Global Citizen llevó a cabo el Global Citizen Festival: Mandela 100 en Johannesburgo, Sudáfrica, en diciembre de 2018.

Antes del festival, Rihanna envió un mensaje a través de Twitter al gobierno alemán con el propósito de ejercer más presión para que éste se comprometiera a apoyar más a la educación en el Mandela 100. La canciller Angela Merkel no tiene cuenta propia de Twitter, así que Rihanna envió su mensaje al vocero del gobierno de Merkel, Steffen Seibert, y al Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ por sus siglas en alemán), bajo la dirección del ministro Gerd Müller.

En solo tres horas Rihanna obtuvo una respuesta.

“¡Gracias por tu mensaje y tu compromiso, Rihanna! El acceso a la educación es un derecho fundamental para todos. Alemania es un partidario activo de la educación para los niños, los jóvenes y los adultos. Planeamos ampliar nuestro compromiso financiero con la educación en los países en desarrollo”, contestó Seibert.

El Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo también respondió, diciendo: “La educación es clave para erradicar la pobreza extrema. El BMZ dona 550 millones de euros al año para financiar la educación a nivel global e incrementará su compromiso”.   

La respuesta fue una excelente manera de empezar y resultó prometedora, sin embargo, aún no se trataba del compromiso financiero que los Global Citizens esperaban.

Así que el trabajo continuó.

Conforme el día del festival se acercaba, los Global Citizens continuaron tomando acciones con la esperanza de asegurar una donación para la educación por parte de la canciller Angela Merkel y otros jefes de gobierno en el Mandela 100.

Angela Merkel se compromete con la GPE en el Mandela 100

La campaña de Global Citizen estaba en pleno apogeo hasta el día del festival mismo.

Mientras los Global Citizens en todo el mundo seguían tomando acciones, firmando peticiones y enviando correos electrónicos y tuits a los líderes globales en los días previos al festival Mandela 100, había mucho trabajo que realizar detrás del escenario.

El equipo de Global Citizen continuó trabajando para ejercer mayor presión en los líderes globales, los políticos y las empresas privadas con el propósito de obtener compromisos financieros para erradicar la pobreza extrema, promover la equidad y, por supuesto, mejorar la educación.

Finalmente, el 2 de diciembre llegó —fecha que presenció a decenas de miles de Global Citizens reunidos en el FNB Stadium de Johannesburgo para el Global Citizen Festival: Mandela 100. Durante todo el día, los Global Citizens disfrutaron de las actuaciones de muchos artistas incluyendo a Beyoncé y Jay-Z, Ed Sheeran y Wizkid; además de presenciar los compromisos financieros de los líderes mundiales, filántropos y empresas, entre otros. Todos trabajando para erradicar la pobreza extrema.

Después del festival, la canciller Merkel se dirigió a los Global Citizens a través de un mensaje de video, anunciando la decisión de Alemania de incrementar su contribución anual de 2019 para la GPE de €18 millones a €37 millones.

Incluyendo la declaración de Alemania, el Global Citizen Festival: Mandela 100 atestiguó donaciones por un total de $7.2 mil millones de dólares, lo suficiente para crear un impacto en la vida de los niños del mundo.  

Sin embargo, la labor para mejorar las oportunidades de educación para millones de niños a nivel global no terminó ahí, y en 2020, el gobierno alemán una vez más incrementó su contribución anual para la GPE, esta vez a €50 millones.

“El incremento de €50 millones a la contribución alemana para la GPE es una gran señal y un gran acontecimiento. Pero es claro que ahora tenemos que asegurarnos que la contribución alemana [a la GPE] incremente a largo plazo”, afirmó in der Beek.

Otros €25 millones de Alemania para mitigar el COVID-19

El COVID-19 es una emergencia humanitaria global, que afecta cada área de nuestras vidas. Los impactos de la pandemia se sienten en mayor grado entre las  personas más pobres del mundo, exacerbando las desigualdades y estancando el progreso del desarrollo.

La educación ha sido afectada de manera considerable, ya que millones de niños están fuera de las escuelas, lo que impacta las comunidades, las economías inestables y las esperanzas individuales de un futuro mejor.

Desde que empezó, el COVID-19 ha afectado la educación de más de 1.5 mil millones de estudiantes a través del cierre de escuelas y otras interrupciones. Si bien los maestros han adoptado en gran medida el aprendizaje a distancia, muchos estudiantes en todo el mundo carecen de acceso a la tecnología y a la electricidad que se requieren para cargar las lecciones en Zoom y los portales de las tareas en línea. De hecho, la mitad de los estudiantes fuera de la escuela debido al COVID-19 no tienen acceso a una computadora en casa, según la UNESCO.

En respuesta, Alemania ha donado otros €25 millones a la GPE para contrarrestar los efectos negativos del COVID-19 en la educación a nivel global.

Gracias a los esfuerzos de los Global Citizens, en un lapso de cuatro años Alemania ha incrementado la contribución anual a la GPE por un total de €43 millones, de €7 millones a €50 millones. Y los Global Citizens en todo el mundo han hecho una contribución importante a dicho éxito a través de más de 600,000 firmas de peticiones, tuits y correos electrónicos. La GPE también elogió el compromiso de los Global Citizens al ayudar a hacer que este financiamiento vital suceda.

Geoffrey Adlide, el manager para activismo y comunicación de la GPE, afirmó sobre los esfuerzos de campaña de los Global Citizens: “Global Citizen ha logrado una mezcla excelente de música pop y política, al reunir a artistas, activistas y personas inspiradoras para erradicar la pobreza extrema juntos”.

gpe_germanycasestudy_v2_twt-stream-email-1-2_5.png

“Juntos [con nuestros socios de] la sociedad civil, Global Citizen ha exhortado al gobierno alemán a redoblar esfuerzos para mejorar la educación global”, agregó. “Alemania ha hecho una contribución importante. [La nación] ha duplicado su donación a la GPE tres veces: de €7 millones (2017) a €18 millones (2018), después a €37 millones (2019) y finalmente a €75 millones (2020)”.

Después de este éxito, Global Citizen sigue haciendo campaña para garantizar que todos los niños del mundo puedan ir a la escuela y tengan acceso a las oportunidades que vienen con el acceso a la educación.

“La educación es la clave para una vida determinada por uno mismo y un motor vital en la lucha contra la pobreza”, afirmó Carolin Albrecht. “La crisis del coronavirus de manera dolorosa muestra los efectos diversos de cerrar las escuelas y los efectos que la falta de educación tienen en los niños. Por ello en Global Citizen continuaremos haciendo todo lo que podamos para garantizar que cada niño, sin importar dónde haya nacido, tenga acceso a 12 años de educación de alta calidad, equitativa y libre; y seguiremos exhortando al gobierno federal a hacer una contribución justa e incrementar los fondos para la GPE a €110 millones anualmente”.


Puedes unirte a nosotros y tomar medidas aquí para ayudar a exhortar al gobierno alemán a incrementar una vez más su compromiso financiero con la GPE —esta vez a €110 millones— antes del reaprovisionamiento financiero de la GPE en 2021. Conoce más sobre el esfuerzo global para mejorar la educción en la lucha contra la extrema pobreza aquí.