Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Norbert Tsi for the Yes We Can World Foundation
Educación

Este aula convertida en autobús está ayudando a niños migrantes a educarse en la frontera de Estados Unidos

Por qué es importante para los Global Citizens
Los niños que viven en países afectados por conflictos son algunos de los más vulnerables del mundo. Carecen de acceso a las herramientas y recursos que necesitan para superar la pobreza. Para muchos niños migrantes, las escuelas son el único espacio seguro que tienen. Puedes unirte a nosotros y tomar medidas sobre este tema aquí.

A solo unas millas de la frontera de los Estados Unidos en la ciudad mexicana de Tijuana, un programa educativo innovador está trabajando para asegurarse de que los niños migrantes no pierdan horas de aprendizaje.

Durante las últimas tres semanas, la Fundación Yes We Can ha inscrito a 30 niños, de 5 a 12 años, en su nueva iniciativa que tiene lugar en un autobús que fue convertido en aula.

La mayoría de los niños provienen de familias que huyen de la violencia y la pobreza, que han permanecido en refugios durante semanas o meses mientras esperan para solicitar asilo en los Estados Unidos. Mientras tanto, el programa gratuito Yes We Can ofrece educación bilingüe especializada para los niños que tienden a tener poca alfabetización y luchan con habilidades sociales. El autobús tiene capacidad para 80 niños y en unas pocas semanas, el programa aceptará a otros 20 estudiantes.

Yes, We Can acepta a todos los niños, independientemente de su estatus migratorio, según declaraciones de su directora y fundadora, Estefania Rebellon. El programa le proporciona a cada estudiante una mochila, útiles escolares, camisetas y, a finales de este mes, zapatos, explicó Rebellon a Global Citizen.

Screen Shot 2019-08-07 at 12.08.24 PM.pngNorbert Tsi for the Yes We Can World Foundation

El personal de la escuela tiene experiencia trabajando con niños desplazados en América Latina. Para muchos niños, el programa es su primera introducción al inglés, y Rebellon está buscando agregar más maestros que hablen lenguas indígenas.


Muchos de los estudiantes de Yes We Can provienen de Honduras, El Salvador, Guatemala y los estados mexicanos de Guerrero y Michoacán. Sus familias buscan seguridad por varias razones, desde escapar de los altos niveles de delincuencia causados ​​por los carteles de la droga hasta casos de violencia doméstica.

En algunos casos, sus hijos no han estado en la escuela durante más de cinco meses mientras esperan el estado de asilo. Muchos niños tienen que dejar su educación y comenzar a trabajar para mantener a sus familias, y con Yes We Can es la primera vez que asisten a la escuela a tiempo completo, explicó Rebellon.

Los niños que buscan asilo se enfrentan a muchos desafíos, dijo.

"Definitivamente hay una confusión en su bienestar emocional por extrañar el hogar y no estar realmente conscientes o preparados para lo que están pasando", agregó Rebellon. "Muchos de los niños están en un estado de confusión".

Screen Shot 2019-08-07 at 12.09.30 PM.pngNorbert Tsi for the Yes We Can World Foundation

Durante un ejercicio reciente, Rebellon dijo que algunos estudiantes comenzaron a dibujar a sus perros y familiares que extrañan.

Sin apoyo, los niños afectados por conflictos pierden la oportunidad de alcanzar su máximo potencial y reconstruir sus comunidades. Según la UNESCO, los niños en países afectados por conflictos tienen más del doble de probabilidades de no asistir a la escuela en comparación con aquellos en países que no son afectados por conflictos.

Screen Shot 2019-08-07 at 12.10.42 PM.pngNorbert Tsi for the Yes We Can World Foundation




Además, los padres de estos niños informaron que ya están viendo cambios positivos en sus hijos desde que comenzaron en Yes We Can. Antes de inscribirse en el programa, los padres informaron a Rebellon que sus hijos tenían problemas para dormir y controlar su ira. Ahora tienen algo más en lo que centrarse: la educación.

Una madre le dijo a Rebellon que esta era la primera vez que se sentía segura enviando a sus hijos a una escuela donde no tenía que preocuparse por los secuestros o los disparos. Otra dijo que su hijo ahora está motivado para ir a clases, mientras que antes tenía que obligarlos a ir.

"Estamos tratando de hacer todo lo posible para que esto sea accesible para ellos y que no tengan ningún obstáculo que les impida ir a la escuela y tener una educación", dijo Rebellon.

Ella misma ha visto mejorar el bienestar emocional de los estudiantes, junto con su atención, sentido de confianza y habilidades de escritura. El programa también tiene como objetivo ayudar a los niños a sentir que están construyendo una comunidad a través de diferentes actividades, como hacer que ayuden a pintar las paredes del autobús.

Rebellon, quien también es actríz, comenzó Yes We Can porque ella misma fue una niña migrante. Llegó a los Estados Unidos desde Colombia cuando tenía 10 años para escapar de las amenazas de muerte hechas contra su padre, y la escuela la ayudó a superar muchos desafíos. En última instancia, el "cambio de hogar" la inspiró a convertir el autobús en una escuela, según informó Reuters.

Rebellon también espera poder ofrecer este programa en el lado estadounidense de la frontera y, finalmente, lanzar un programa educativo para adolescentes que opere en tiendas de campaña fuera de los refugios.