Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Vulnerable members of population receive COVID-19 Emergency Food Parcels in Bomi, Liberia.
© Vannette Tolbert/WFP
Global Citizen PreguntaCombate la pobreza

¿Qué podemos hacer para que el hambre no aumente de nuevo después de la pandemia del COVID-19?


¿Por qué es importante para los Global Citizens?
Miles de millones de personas en el mundo no tienen acceso a la comida nutritiva y cientos de millones enfrentan malnutrición. Naciones Unidas insta a los países a erradicar el hambre para 2030, y el Plan de recuperación para el mundo de Global Citizen exhorta a los líderes mundiales, empresas, filántropos y a los Global Citizens a tomar medidas. Puedes unirte a nosotros y tomar acción en esta cuestión aquí.

Una de las muchas repercusiones de la pandemia del COVID-19 es un incremento en los índices de hambre en todo el mundo

Los sistemas de comida han sido afectados, un sinnúmero de familias no han podido comprar alimentos y las escuelas, donde los niños reciben comidas nutritivas de manera fiable, permanecen cerradas. Como resultado, los avances en el Objetivo Global 2: Hambre cero han sido entorpecidos. 

En la actualidad, muchos países tratan de un modo desesperado prevenir las condiciones semejantes a la hambruna; además de garantizar al mismo tiempo que las poblaciones más vulnerables tengan acceso a la comida nutritiva. 

La pandemia ha evidenciado de una forma dolorosa lo que era claramente evidente durante años: la crisis del hambre global, como la pobreza, es totalmente prevenible.

Paul Newnham, director de SDG2 Advocacy Hub, conversó con Global Citizen sobre el impacto del COVID-19 en la seguridad alimenticia y cómo podemos superar la crisis de hambre global. 

screen_shot_2021-03-03_at_105031_am.png__948x728_q85_crop_subsampling-2_upscale.png

Global Citizen: ¿De qué forma la pandemia del COVID-19 empeoró la crisis de hambre global?

Paul Newnham: 690 millones de personas sufrían hambre o malnutrición en 2019. La pandemia del COVID-19 podría agregar hasta 132 millones más a las estimaciones sobre la desnutrición. Con las prioridades de los gobiernos cambiando para resolver las presiones de la pandemia, los presupuestos de ayuda internacional fueron recortados, priorizados o canalizados de nuevo, lo cual amenaza a muchas personas vulnerables que viven en la miseria y dependen de estas organizaciones internacionales para su sustento.

¿Qué puntos de tensión reveló la pandemia en el sistema alimenticio global?

La buena comida es vulnerable a los trastornos. La pandemia mostró la fragilidad de los sistemas alimenticios. Por los confinamientos, las estanterías de los supermercados estaban vacías mientras las existencias de comida seguían paradas en las fábricas, la leche se tiraba por el drenaje y la comida se pudría en los campos. Esto también mostró las interconexiones de los sistemas. 

El factor de riesgo incrementado del COVID-19 para las personas obesas y con sobrepeso así mismo evidenció la crisis de salud generada por la falta de acceso y asequibilidad a los alimentos nutritivos y saludables. 

Historias relacionadas 30 de Junio de 2020 El programa mundial de alimentos lanza la respuesta de ayuda más grande en toda su historia para el COVID-19

¿De qué manera pueden los países proteger mejor los sistemas alimenticios para enfrentar crisis futuras?

Los buenos alimentos posibilitan el progreso. Esto debe ser un planteamiento sistémico, empezando con el futuro en mente. ¿Qué futuro deseamos todos? Un futuro donde haya comida saludable para todos. ¿Cómo logramos esto? Una transformación total de los sistemas alimenticios, desde el agricultor hasta el consumidor.

Los sistemas alimenticios deben resistir impactos e incrementar su sostenibilidad para prevenir trastornos futuros. Para lograr esto, los países deben acatar un planteamiento sistémico; comenzando por la agricultura —a través de apoyos para los agricultores y la práctica de métodos sostenibles, hasta terminar con el consumidor — al fomentar elecciones de alimentos saludables y sostenibles. Esto apoyará la transformación de los sistemas alimenticios que se necesita, a un sistema alimenticio que beneficie a la gente y al planeta.  

covid-19-hunger-rise-pandemic-wfp-full-frame.jpg__2100x1400_q85_crop_subject_location-1050,700_subsampling-2_upscale.jpgEl PMA entrega raciones de galletas de alto contenido energético a hogares de niños ahora que las escuelas están cerradas por el COVID-19. Image: © Mehedi Rahman/WFP

La pandemia ha incrementado el número de personas que vive en condiciones semejantes a la hambruna. En términos generales, ¿podrías exponer de qué manera los grupos humanitarios están asistiendo a estas poblaciones?

La comida nutritiva salva vidas. En 2020, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) potenció la capacidad de su cadena de suministro extensa y su experiencia en la logística para apoyar a la comunidad humanitaria y de la salud al implementar rápidamente una estructura de “Servicios comunes” diseñada para ser flexible y orientarse por los requisitos del socio. 

El PMA actúa de manera urgente para evitar la catástrofe y proteger logros pasados a través del reforzamiento de la resiliencia de la comunidad. Por ejemplo, incrementando los alimentos vitales y el apoyo a la  nutrición. 

Hay una urgencia enorme de proveer la nutrición adecuada a las mujeres embarazadas y a los niños menores de 2 años, porque incluso los brotes pequeños de desnutrición en esa ventana de 1,000 días causan impactos irreversibles en la salud y el desarrollo cognitivo y físico, con el riesgo de convertir una crisis a corto plazo en una crisis a largo plazo e intergeneracional.

Save the Children lanzó Protect a Generation, nuestra respuesta global a la crisis del COVID-19, para actuar rápidamente con el fin de prevenir, mitigar y responder al impacto devastador de la pandemia. La respuesta tiene cuatro prioridades respaldadas por el compromiso global a la calidad, la rendición de cuentas y a la colaboración: mitigar el impacto de la pandemia en la supervivencia de los niños; ayudar a los niños a aprender, a mantenerse a salvo y a regresar a las escuelas; apoyar la subsistencia de las familias y la seguridad alimenticia a través de redes seguras; y garantizar la seguridad de los niños, las familias y las comunidades.

Historias relacionadas 23 de Febrero de 2021 ¿Cómo vamos a detener la crisis de hambre en el mundo?

Los pequeños agricultores producen una parte importante del abastecimiento de los alimentos del mundo. ¿De qué manera los países pueden apoyarlos mejor para protegerlos del cambio climático y mejorar los medios de vida?

La buena comida empieza con los agricultores. Tenemos que respetar su importancia en la sociedad e incluirlos en las mesas redondas al encontrar soluciones para mejorar los medios de vida y protegerlos contra el cambio climático. También debemos incentivar [a los agricultores] con una actitud buena “por la gente y el planeta”: invertir en los agricultores que están cultivando productos de la biodiversidad que son más nutritivos, mejor equipados para las irregularidades climáticas y que regeneran la tierra.

Se necesita invertir en la investigación para encontrar maneras innovadoras que garanticen que producimos suficiente comida que respeta al medio ambiente natural y está dentro de los límites planetarios. 

Gropos como CGIAR necesitan crecer de manera radical para que puedan impulsar soluciones para diversos problemas del sistema alimenticio. La inversión al nivel de la agricultura y la inversión en el almacenamiento y en los sistemas de refrigeración ayudarán a reducir el desperdicio de alimentos y a crear un ingreso más estable para estos productores. Garantizar que estos pequeños agricultores tengan acceso a los mercados también es esencial. Mejorar los medios de vida de los pequeños agricultores y hacer que esta profesión sea deseable es crucial para atraer a nuestros agricultores del futuro. 

hunger-farmer-soultion-cgiar.jpg__2100x1400_q85_crop_subject_location-1050,700_subsampling-2_upscale.jpgAgricultores trabajan en su campo cerca de Hanoi, Vietnam. Image: Chris de Bode/CGIAR



La alimentación deficiente y la desnutrición afectan a más de dos mil millones de personas a nivel global y esta cifra incrementa anualmente. ¡Qué puede hacerse para mejorar la nutrición en general?

La buena comida es nutritiva. Hay una doble responsabilidad en la nutrición. Conforme los países se desarrollan, tienen acceso a los alimentos baratos y muy procesados, de este modo, los índices del sobrepeso y [la obesidad] incrementan, así que se necesitan mejores políticas para tener acceso a los alimentos asequibles, seguros y nutritivos. Estos alimentos también deben ser atractivos.  

Producimos la comida suficiente para alimentar a 10 mil millones de personas pero desperdiciamos muchísimo; además, dos mil millones de personas aún sufren desnutrición, así que hace falta un cambio en la distribución de la comida. 


Puedes saber más aquí sobre cómo el Plan de recuperación del mundo de Global Citizen trabajará para combatir el COVID-19, uniendo a los líderes del mundo y los gobiernos, artistas y animadores, filántropos, al sector privado, entre otros, con el fin de remediar la pandemia para todos. Puedes unirte a la campaña y comenzar a tomar acción con nosotros ahora mismo, aquí.


Traducción de Adam Critchley