Preparar la comida y cocinar. Acarrear agua. Cuidar de los niños. La cantidad de tiempo que se dedica a las tareas y al cuidado de los demás puede no parecer siempre mucho. Pero a la larga, suma, especialmente para las mujeres y las niñas que viven en la pobreza y pertenecen a grupos marginados.

Este fenómeno se denomina trabajo de cuidados no remunerado. No reconocido e infravalorado, esta labor invisible pasa a ser responsabilidad de madres e hijas. El porcentaje de hombres que lo realizan es mucho menor que el de mujeres que realizan tareas similares.

El trabajo no remunerado es esencial para que los hogares y las economías funcionen, pero se valora menos que el trabajo remunerado. Los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados contribuyen de forma sustancial a las economías de los países. Se calcula que el valor total del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado genera entre el 10% y el 39% del producto interior bruto. Contribuye más a la economía que sectores como la manufactura, el comercio o el transporte.

Pero el trabajo no remunerado rara vez recibe tanto reconocimiento. Se calcula que cada día se dedican 16.000 millones de horas al trabajo de cuidados no remunerado. La Organización Internacional del Trabajo descubrió que, si el trabajo de cuidados se valorara igual que otros, representaría una décima parte de la producción económica mundial. Algunos gobiernos dependen del trabajo no remunerado para compensar los servicios públicos, lo que amplía aún más la brecha global de género.

Aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre el trabajo de cuidados no remunerado y por qué es necesario redistribuirlo para lograr la igualdad de género.

¿Qué es la carga asistencial no pagada?

El trabajo de cuidados no remunerado incluye tareas domésticas como cocinar, limpiar, acarrear agua y combustible, cuidar a los niños o a los ancianos. Estas tareas domésticas son esenciales para el buen funcionamiento de la sociedad y la economía, y a menudo se pasan por alto. Las mujeres y las niñas soportan más la carga de estas tareas que los hombres y los niños.

Antes de la pandemia del COVID-19, las mujeres dedicaban tres veces más horas al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que los hombres. Durante la pandemia, el tiempo dedicado al trabajo de cuidados ha aumentado tanto para las mujeres como para los hombres, pero el aumento de este trabajo ha sido mucho mayor para las mujeres. El progreso hacia la igualdad de género podría invertirse como resultado de este aumento de las responsabilidades domésticas de las mujeres.

Las mujeres y las niñas, que son las principales cuidadoras en casa, tienen menos tiempo para asistir a la escuela o conseguir un trabajo. Esto hace aún más difícil salir de la pobreza.

3 datos clave que hay que saber sobre el trabajo de cuidados no remunerado

  • En todo el mundo, el 42% de las mujeres no pueden conseguir un empleo porque son responsables de los cuidados.
  • Las mujeres y las niñas realizan más del 75% del trabajo de cuidados no remunerado en el mundo.
  • En el 89% de los hogares, las mujeres y las niñas realizan la mayoría de las tareas domésticas.

¿A cuántas personas afecta la carga de los cuidados no remunerados?

Las mujeres y las niñas de los países de todo el mundo, independientemente de su situación socioeconómica, realizan una cantidad desproporcionada de trabajo de cuidados no remunerado. Para muchas mujeres, estas tareas se suman a sus trabajos remunerados, creando una "doble carga" de trabajo.

Y muchas mujeres han visto aumentar el cuidado no remunerado de sus hijos a raíz de la pandemia del COVID-19. En los países más pobres de América Latina, Asia y África, el aumento del trabajo no remunerado ha sido más notable en comparación con los países más ricos.

¿A quiénes afecta más el trabajo de cuidados no remunerado y por qué?

Las normas y estereotipos de género omnipresentes refuerzan la creencia de que las funciones de las mujeres y las niñas se limitan al hogar. Debido al cierre de las escuelas y al aumento del trabajo desde casa durante la pandemia, las tareas domésticas se han vuelto más difíciles. Las niñas y las mujeres se han visto obligadas a asumir la responsabilidad de cuidar a los miembros de la familia y a los niños enfermos.

El trabajo de cuidados domésticos no remunerado es menor en las regiones desarrolladas, donde las mujeres dedican el doble de tiempo a estas tareas que los hombres. Es mayor en el norte de África y Asia occidental, donde las mujeres dedican siete veces más tiempo al trabajo no remunerado. En todo el mundo, las mujeres dedican de media unos 38 minutos más al día al trabajo remunerado y no remunerado que los hombres. Y realizan la mayoría de las tareas domésticas en el 89% de los hogares.

Tanto los hombres como las mujeres dedicaron el doble de tiempo al trabajo doméstico no remunerado y al trabajo de cuidados durante la pandemia. Pero las mujeres seguían dedicando unas dos horas más al día que los hombres a estas actividades.

La falta de infraestructura y de tecnología inadecuada dificultan el acceso de las comunidades que viven en la pobreza a necesidades básicas como el agua y la leña. El cambio climático también está aumentando el trabajo no remunerado de las mujeres en la agricultura y la recogida de agua y combustible. Se calcula que en todo el mundo las mujeres y las niñas ya dedican 200 millones de horas diarias a acarrear agua. En el África subsahariana, donde vive la mayoría de los pobres del mundo, sólo el 55% de los hogares están a menos de 15 minutos de una fuente de agua. Las mujeres y las niñas realizan el 70% de la labor de acarrearla.

Dedicar más tiempo a los cuidados no remunerados significa tener menos tiempo para el trabajo remunerado, la participación política, el autocuidado, el descanso y el ocio. El trabajo de cuidados no remunerado también puede mermar la confianza en sí mismas, así como el desarrollo personal de las niñas a través del juego y la socialización.

¿Cómo se relaciona la carga de los cuidados no remunerados con el fin de la pobreza extrema?

Los cuidados no remunerados son un obstáculo para que las mujeres tengan pleno acceso a sus derechos humanos, especialmente para las mujeres que viven en la pobreza. Cuando las niñas y las mujeres dedican más tiempo al trabajo de cuidados no remunerado que los hombres, tienen menos oportunidades de recibir una educación o conseguir un trabajo remunerado.

Un estudio descubrió que las tasas de pobreza por sexo y género son más amplias entre las mujeres de 25 a 34 años. Es entonces cuando los hogares suelen enfrentarse a mayores gastos de cuidado de los hijos y las mujeres tienen menos tiempo para el trabajo remunerado. Incluso antes de la pandemia del COVID-19, las mujeres tenían menos probabilidades de formar parte de la población económicamente activa. Y la pandemia del COVID-19 ha orillado a unas 28 millones de mujeres mayores de 25 años a abandonar el mercado laboral. Esto las pone en mayor riesgo de dependencia económica y de vivir en la pobreza. Según el Foro Económico Mundial, 47 millones de mujeres podrían verse sumidas en la pobreza extrema en 2021, y se prevé que las diferencias salariales entre hombres y mujeres no hagan más que aumentar.

¿Quiénes son los actores clave que se ocupan de los cuidados no remunerados?

La Declaración y la Plataforma de Acción de Pekín incluyeron el trabajo de cuidados no remunerado como una de las principales barreras para la igualdad de género en 1995, y sigue siendo un gran obstáculo en la actualidad. Organizaciones de todo el mundo siguen luchando por el empoderamiento económico de las mujeres para elevar las comunidades.

La Fundación Bill y Melinda Gates está trabajando para entender mejor el trabajo de cuidados no remunerado y apoyar estrategias probadas para derribar las barreras a las que se enfrentan las mujeres y las niñas. La fundación se ha asociado con socios para recoger y analizar datos, crear y probar políticas, y apoyar a los gobiernos en la aplicación de cambios para promover la igualdad de género.

La Fundación Gates ha comprobado que las políticas que permiten una mayor flexibilidad laboral (como el trabajo desde casa o las opciones de horarios no tradicionales) permiten a las mujeres participar en la fuerza de trabajo y ganar un salario digno. La fundación también aboga por que los planes de recuperación de COVID-19 aborden el cuidado de los niños para avanzar en la igualdad de género.

La agencia de las Naciones Unidas para la igualdad de género, ONU Mujeres, ha presentado programas políticos para prevenir la pobreza entre las mujeres abordando los cuidados no remunerados. La agencia ha señalado cómo los permisos de maternidad y paternidad remunerados, el cuidado de los niños, el transporte y las infraestructuras básicas pueden reducir la pobreza al proporcionar seguridad de ingresos. La organización también ha creado un explicador interactivo sobre el trabajo de cuidados no remunerado para ayudar a las personas a evaluar su carga de trabajo doméstico.

¿Qué medidas podemos tomar todos contra los cuidados no remunerados?

Los defensores de los derechos de las mujeres de todo el mundo están presionando para que se reconozca el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. Quieren aumentar la visibilidad del tema y proporcionar el tiempo y los recursos necesarios para que hombres y mujeres compartan las tareas domésticas. Hay muchas formas de ayudar a marcar la diferencia: contabilizar el trabajo de cuidados no remunerado en las estadísticas, reconocer su lugar en la economía, compensar a las mujeres por sus contribuciones y tener en cuenta el trabajo de cuidados no remunerado al tomar decisiones políticas.

Los gobiernos y el sector privado tienen la oportunidad de empezar a valorar adecuadamente el trabajo de cuidados no remunerado. Los Global Citizens pueden pedir a los líderes mundiales que introduzcan y apliquen políticas para reducir y redistribuir el trabajo de cuidados no remunerado. La creación de nuevas oportunidades de empleo, la mejora del acceso a la protección social y la facilitación de la permanencia de las niñas en la escuela contribuirán a promover el progreso económico de las mujeres y las niñas. Puedes apoyar a Global Citizen #ActForEqual para redistribuir los cuidados no remunerados aquí.


Aclaración: La Fundación Bill y Melinda Gates es socio de financiamiento de Global Citizen


Puedes unirte a la campaña de Global Citizen Live para derrotar la pobreza y defender el planeta tomando acción aquí, y formar parte de un movimiento impulsado por ciudadanos de todo el mundo que están actuando junto con los gobiernos, empresas y filántropos para lograr un cambio.

GCL_2021_GLOBAL_ADMAT_PlusMumbai_IG_Post-ES (1).png

Global Citizen Explains

Exige igualdad

Trabajo de cuidados no remunerado: todo lo que necesitas saber

Por Leah Rodriguez