Dile a los líderes mundiales que es hora de reconocer el trabajo de cuidados no remunerado

Únete en la lucha por el reconocimiento del valor económico del trabajo no remunerado en todo el mundo. ¡Firma ahora!

Lo que hay que saber:

  • Las mujeres y las niñas realizan la mayor parte del trabajo de cuidados, pero no reciben una compensación justa ni protección
  • Los gobiernos y el sector privado tienen la oportunidad de empezar a valorar adecuadamente el trabajo no remunerado.
  • Los responsables de la toma de decisiones deben elaborar un plan para convertir el trabajo no remunerado en remunerados.

Más información acerca de esta causa:

Sabemos que el valor del trabajo de cuidados no remunerado constituye una parte enorme de la economía mundial, y que las mujeres y las niñas dedican a ello el triple de tiempo que los hombres y los niños. Aunque en las últimas décadas se ha avanzado mucho en el empoderamiento de las mujeres y las niñas mediante cambios legales y políticos, oportunidades educativas y la lucha contra los estereotipos de género, las mujeres y las niñas siguen estando desproporcionadamente excluidas de las oportunidades de empoderamiento económico.

El trabajo no remunerado, el cuidado y el trabajo doméstico realizado en gran medida por las mujeres y las niñas nos afecta a todos. Este trabajo consiste en todo, desde la cocina y la limpieza, la obtención de alimentos y agua, el trabajo agrícola familiar, el cuidado de los niños y los ancianos, y mucho más. Debido a las largas horas dedicadas a estas tareas, las mujeres y las niñas suelen tener menos tiempo para participar en la economía a través de un empleo formal.

Se calcula que el valor total del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado supone entre el 10% y el 39% del PIB total de un país, lo que significa que en algunos países es una parte mayor de la economía que muchos otros sectores como el manufacturero o el del transporte. Sin embargo, la participación de las mujeres en la fuerza laboral formal se ha estancado en los últimos 30 años, y la brecha salarial de género a nivel mundial tardará más de un siglo en cerrarse al ritmo actual de cambio.

Necesitamos que los líderes introduzcan y apliquen políticas para reducir y redistribuir el trabajo de cuidados no remunerado, lo que puede suponer un cambio de juego para las mujeres y las niñas de todo el mundo. Esto creará más oportunidades de empleo, mejorará el acceso a la protección social, aumentará la tasa de permanencia de las niñas en las escuelas y sentará las bases para el progreso económico general de las mujeres y las niñas.

Pero sólo podremos hacerlo realidad con el apoyo de los Global Citizens. Firma esta petición urgente, y llevaremos tu voz a los responsables de la toma de decisiones en el camino hacia el Foro Generación Igualdad que se realizará en junio de 2021.