Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

U.S. Border Patrol agents conduct intake of illegal border crossers at the Central Processing Center in McAllen, Texas, Sunday, June 17, 2018.
US Customs and Border Patrol/Flickr
Ciudadanía

Estados Unidos incumple el plazo para reunir familias separadas

Por qué los Global Citizens deberían preocuparse
Muchos inmigrantes que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México huyen de conflictos violentos, pobreza extrema y persecución. Vienen en busca de seguridad, oportunidades y asilo. La política de la administración Trump de separar a las familias en la frontera ha sido ampliamente criticada como una violación de los derechos humanos. 


El mes pasado, un juez federal ordenó a la administración Trump reunir a familias separadas en la frontera entre Estados Unidos y México, estableciendo un plazo de dos semanas para los niños menores de 5 y 30 días para todos los niños separados de sus padres.

El martes, esa fecha límite venció y aún hay docenas de niños en custodia federal que no se han reunido con sus familias.

Solo cuatro de los 102 niños menores de cinco años detenidos se habían reunido con sus padres a partir del martes por la mañana, y cuando se acercaba la fecha límite, los funcionarios y las organizaciones sin fines de lucro se apuraron para ayudar a reunir a las familias. El gobierno se propuso el objetivo de devolver hasta 34 niños más para el final del martes, pero aún no se ha confirmado si pudieron hacerlo o no.

Sin embargo, incluso si las autoridades lograron elevar el número total de niños reunidos a 38 para el final del martes, la cifra aún está muy por debajo de los 54 niños que el gobierno había dicho que regresaría con sus familias antes de la fecha límite, informó CNN.

Muchos de estos niños han estado detenidos durante semanas, incluso meses, alejados de sus padres. Y para algunas familias reunidas el martes, lo que debería haber sido un momento feliz se volvió agridulce ya que los niños que no habían visto a sus padres en meses lloraron por los trabajadores sociales y, en algunos casos, apenas reconocieron a sus padres, informó The New York Times.

Las agencias gubernamentales han atribuido la demora en reunir a las familias a motivos de seguridad.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) "podría haber transferido a todos los niños bajo el cuidado del HHS a un padre si no tomamos en cuenta la seguridad del niño", dijo el martes el jefe de personal del HHS, Chris Meekins, a la prensa.

Sin embargo la jueza Dana Sabraw, quien ordenó la reunificación de las familias señaló que es obligación del gobierno reunir a las familias y que las autoridades no deben imponer requisitos innecesarios a los padres para demostrar que son "buenos patrocinadores" de sus propios hijos.

"Lo que el gobierno tiene que mirar es si el padre no es apto o es un peligro", dijo Sabraw el martes.

Al menos 14 niños no volverán a reunirse con sus padres por diversos motivos: no pudieron verificarse sus antecedentes penales o porque fueron objeto de reclamos de abuso válidos, informó CBS. Más de una docena de niños no son elegibles para reunirse con sus padres por varias razones.

En total, más de 2.300 niños fueron separados de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México debido a la política de "tolerancia cero" de la administración Trump y de enjuiciamiento a la inmigración ilegal, lo que desató la indignación pública. Aunque la política de "tolerancia cero", que llevó a la práctica de separar familias, técnicamente permanece en su lugar, ya no se aplica debido a limitaciones de capacidad.

El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva el 20 de junio revocando la política de su administración, llamando a las autoridades a dejar de separar a las familias. Sin embargo, la orden proponía que las familias migrantes permanecieran detenidas juntas, pero los centros de detención y agencias fronterizas de los EE. UU. no tienen el espacio físico o los recursos para hacerlo.

Los niños que se reúnan con sus familias están siendo liberados de la custodia del HHS. ICE, Inmigration and Customs Enforcement, la agencia que supervisa los centros de detención para inmigrantes adultos, liberará a los padres que se reúnan con los niños, pero les colocará tobilleras electrónicas para garantizar que asistan a las audiencias programadas en la corte y así poder monitorear su status de inmigración, de acuerdo a lo informado por los funcionarios de ICE.

De los 102 niños menores de cinco años que siguen bajo custodia del gobierno, la administración espera reunir a 75 niños con sus padres, algunos de los cuales ya fueron deportados sin sus hijos.

Sin embargo, se trata de un pequeño porcentaje del número total de niños separados de sus padres en la frontera en los últimos meses. La administración ahora tiene solo 15 días para reunir a cientos de niños migrantes con sus familias para cumplir con el plazo impuesto por la corte.