Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Photo by Yannis Papanastasopoulos on Unsplash
Medio Ambiente

Sir David Attenborough pide leyes globales para proteger los océanos

Por qué es importante para los Global Citizens
Los Objetivos Mundiales de las Naciones Unidas hacen un llamamiento a los países para que protejan los océanos del mundo, que proporcionan alimentos, regulan el clima y mantienen las economías. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.


Sir David Attenborough instó recientemente a los líderes mundiales a adoptar leyes internacionales para proteger los océanos, durante las reuniones de primavera del Banco Mundial en Washington, DC, Estados Unidos.

El defensor del medio ambiente dijo que el cambio climático está matando los arrecifes de coral, la pesca excesiva está llevando a especies marinas cruciales como el atún rojo al olvido, y la acidificación de los océanos está dificultando la supervivencia de animales frágiles. En general, si los océanos disminuyen, entonces el resto de la vida en la Tierra estará en peligro, dijo.

La única solución, agregó, es promulgar leyes que frenen severamente las emisiones de gases de efecto invernadero, la sobrepesca y la contaminación.

"Los océanos absorben dióxido de carbono, proporcionan trabajo para las comunidades costeras y nos alimentan", dijo. “Sin embargo, no solo permitimos su destrucción, sino que a menudo lo subvencionamos e incentivamos”.

"Debería haber alguna ley para los bienes comunes oceánicos", agregó. "Cuanto más tiempo lo dejamos, más difícil se vuelve el problema, y más caro, y con el tiempo se vuelve tan grande que no se puede resolver".

Attenborough, quien presentó una vista previa de los clips de su nueva serie de Netflix, Nuestro planeta, destacó la difícil situación de los arrecifes de coral como emblemáticos de los océanos en su conjunto.

"Los océanos ahora se están calentando rápidamente con consecuencias devastadoras en las comunidades marinas", dijo. "En ninguna parte se ve esto más claramente que en nuestros arrecifes costeros".

El coral es extremadamente sensible a los aumentos de temperatura y, a medida que los océanos se vuelven más cálidos, los arrecifes están experimentando un proceso conocido como decoloración, que es cuando expulsan a las plantas simbióticas que les dan vida y se vuelven blancas.

Cuando los corales experimentan múltiples eventos de blanqueamiento, pueden morir. Para 2050, a los científicos les preocupa que esta tendencia destruya la gran mayoría de los arrecifes de coral.

Attenborough también habló sobre cómo se captura el atún rojo a tasas tan altas en todo el mundo que podrían extinguirse. De hecho, un tercio de todas las especies de peces se están sobrepescando peligrosamente.

"En nuestro afán por capturar más peces, estamos extrayendo el capital de nuestros mares", dijo. "Es insostenible y perjudicial".

Attenborough dijo que poco de lo que había visto pasar en los océanos le da esperanza, pero dio un ejemplo que podría sugerir un camino a seguir.

En los últimos años, las ballenas jorobadas cerca de la Antártida han regresado luego de ser cazadas a menos del 10% de sus niveles históricos.

"Lo único que me llama la atención en este contexto es la asombrosa resistencia de los mares", dijo. "En este período tan corto de tiempo, las ballenas han pasado de la fatalidad a la vida en crecimiento: es fantástico".

Añadió: "La capacidad de los mares para regenerarse es incluso mejor que la vida en tierra".

Attenborough formó parte de una sesión organizada conjuntamente por Global Citizen en las reuniones de primavera del Banco Mundial llamada "From Source to Sea", en la que expertos y líderes gubernamentales examinaron cómo la contaminación marina está dañando los océanos y discutió posibles soluciones.

"La contaminación marina es mucho más que plástico", dijo Peter Thomson, un diplomático de Fiji. "Se trata de aguas residuales, pesticidas, exceso de fertilizantes, residuos industriales".

Catherine McKenna, ministra de medio ambiente de Canadá, instó a los países a adoptar una política de prohibición de plásticos que desarrolló su país, y Dag-Inge Ulstein, ministra de desarrollo internacional de Noruega, dijo que solo un enfoque global puede proteger los océanos. Además, destacó la importancia de los marcos internacionales como la Iniciativa PROBLUEdel Banco Mundial.

"Tenemos que dejar de tratar el océano como si fuera un basurero", dijo McKenna. "Tenemos que dejar de contaminar nuestros océanos, tierra y aire; solo así obtendremos soluciones".