El mundo no está en camino de lograr la igualdad de género para 2030. Según un informe publicado por ONU Mujeres este mes, podrían necesitarse cerca de 300 años para lograr la plena igualdad de género al ritmo actual de progreso (léase: demasiado lento).

La pandemia mundial, los conflictos, el cambio climático y una dura reacción contra la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres están reduciendo aún más las perspectivas de igualdad de género, según el informe. La violencia contra las mujeres sigue siendo elevada; las crisis sanitarias, climáticas y humanitarias mundiales han aumentado aún más el riesgo de violencia, especialmente para las mujeres y niñas más vulnerables; y las mujeres se sienten más inseguras que antes de la pandemia. 

Sin embargo, las niñas y las mujeres tienen la clave para acabar con el hambre, salvar el planeta e impulsar la economía, pero no sin más apoyo.

Por eso, como parte de nuestra campaña del Festival Global Citizen, tenemos la misión de empoderar a las niñas AHORA. El Festival Global Citizen 2022 forma parte de una campaña mundial que hace un llamamiento a los líderes mundiales para acabar con la pobreza extrema AHORA, con eventos paralelos en el Central Park, en Nueva York, y en la Black Star Square, en Accra, Ghana, el 24 de septiembre.

Hacemos un llamado a los líderes mundiales, a las grandes empresas y a las fundaciones filantrópicas para que suban a los escenarios de nuestros festivales y anuncien nuevos compromisos para acabar con la pobreza extrema AHORA, entre los que se incluyen: aumentar el financiamiento; tomar acción climática; empoderar a las mujeres y a las niñas a través de inversiones críticas en educación, salud sexual y reproductiva y empoderamiento económico; y mitigar el colapso del sistema alimentario mundial. 

¿Por qué es tan urgente? Basta con echar un vistazo a estos impactantes datos sobre la desigualdad de género en el mundo, extraídos del nuevo informe de la ONU

1. Más de 380 millones de mujeres y niñas viven en la pobreza extrema.

Eso es más que toda la población de Estados Unidos que vive con menos de 1,90 dólares al día. 

Y lo que es peor, si las tendencias actuales continúan, en 2030 habrá más mujeres y niñas viviendo en la pobreza extrema en el África subsahariana que en la actualidad. No es ese el camino que queremos.

De hecho, la mayoría de los pobres del mundo son mujeres. ¿Por qué? La pobreza afecta de forma desproporcionada a las mujeres porque no tienen tantas oportunidades como los hombres de recibir una educación, trabajar o tener propiedades. 

2. Más de 1.200 millones de mujeres y niñas viven en lugares donde el acceso seguro al aborto está restringido.

El acceso al aborto es una parte central de la salud y los derechos sexuales y reproductivos (SDSR), esencial en la misión de lograr la igualdad de género y acabar con la pobreza extrema. 

Sin embargo, sigue siendo ilegal en varios países y está restringido en muchos otros, con más de 1.200 millones de mujeres y niñas en edad reproductiva (15-49 años) que viven en países y zonas donde el acceso al aborto está restringido, y 102 millones que viven en lugares donde el aborto está totalmente prohibido, según el informe.

El aborto inseguro es una de las principales causas de mortalidad materna, aunque se puede prevenir. Se calcula que cada año se producen 25 millones de abortos inseguros que provocan la hospitalización de unos 7 millones de mujeres al año en los países en desarrollo, y hasta el 13,2% de las muertes maternas en el mundo.

Las repercusiones de los embarazos no planificados también pueden impedir que las mujeres y las niñas continúen su educación y sus carreras, lo que repercute en sus ingresos. Un estudio realizado en varios países de África, como Kenia, Ruanda y Uganda, por ejemplo, reveló que el 56% de las adolescentes de poblaciones de difícil acceso que habían abandonado la escuela estaban embarazadas o lo habían estado recientemente. 

3. Cada año se casan 12 millones de niñas menores de 18 años.

El matrimonio infantil es el matrimonio formal (o informal) de un niño menor de 18 años. La mayoría de las veces se trata del matrimonio de una niña con un niño o un hombre mayor.

El matrimonio infantil sigue siendo frecuente en muchas partes del mundo, y se agrava durante las crisis humanitarias: ya sean conflictos, pandemias o cambio climático, siendo las niñas de los hogares rurales más pobres las que más sufren.

El informe de la ONU afirma que en 2021, casi 1 de cada 5 mujeres de entre 20 y 24 años se casó antes de cumplir los 18 años, en todas las comunidades. Las niñas de familias ricas de Bangladesh han sido obligadas a casarse cuando eran niñas. Las refugiadas sirias desplazadas por el conflicto han sido casadas antes de estar preparadas. Niñas estadounidenses de familias cristianas han sido víctimas del matrimonio infantil. Y las niñas que viven en la pobreza en Myanmar han sido casadas con hombres mayores en China.

Para erradicar el matrimonio infantil de aquí a 2030, el informe aconseja que se avance 17 veces más rápido que en la década anterior.

4. Una mujer o niña es asesinada por alguien de su propia familia cada 11 minutos. 

Desde el asesinato de Sarah Everard en el Reino Unido a manos de un agente de policía en activo hasta una joven de 19 años a la que se prendió fuego tras rechazar las insinuaciones de su agresor en la India, la violencia contra las mujeres y las niñas está generalizada en todo el mundo.

Pero las mujeres y las niñas no sólo tienen que preocuparse por la violencia a manos de extraños, sino también de sus allegados. El informe añade que, a nivel mundial, más de 1 de cada 10 mujeres y niñas de entre 15 y 49 años fueron objeto de violencia sexual y/o física por parte de su pareja en 2021.

5. Hay más mujeres y niñas desplazadas por la fuerza que nunca

El informe estima que unos 44 millones de mujeres y niñas fueron desplazadas forzosamente a finales de 2021, ya sea por el cambio climático, la guerra, los conflictos o las violaciones de los derechos humanos, un nivel récord.

Para las mujeres, el desplazamiento no es el final de sus problemas, sino sólo el principio. A menudo pierden sus propiedades, bienes, medios de subsistencia y acceso a la atención sanitaria. También las expone a mayores riesgos de violencia, tráfico y abusos sexuales. 


6. 130 millones de niñas siguen sin ir a la escuela en todo el mundo. 

En todo el mundo, las niñas pierden de forma desproporcionada el acceso a la educación. Un tercio de las niñas más pobres del mundo, de entre 10 y 18 años, nunca han asistido a la escuela, y en las zonas rurales, el 61% de las niñas no asisten a la escuela secundaria. 

La pandemia del COVID-19 también provocó más pérdidas de aprendizaje en las niñas que en los niños, y un mayor riesgo de enfrentarse al trabajo infantil, la violencia de género, el matrimonio precoz y el embarazo.

Sin embargo, la educación de las niñas es parte integral de prácticamente todos los aspectos para acabar con la pobreza extrema. Cuando las niñas reciben una educación de calidad, se benefician todos los ámbitos de su vida y sus comunidades. Mantener a las niñas en la escuela apoya el crecimiento económico, promueve la paz y ayuda a combatir el cambio climático. Las mujeres que completan la educación secundaria pasan a tener mayores ingresos, ya que cada año adicional de escolarización aumenta los ingresos de una niña cuando es adulta hasta en un 20%.

7. Las mujeres se hacen cargo de 512.000 millones de horas de cuidado infantil no remunerado en todo el mundo.

Mayoritariamente son las mujeres las que realizan las tareas del hogar. En el caso de las mujeres y niñas que viven en la pobreza y pertenecen a grupos marginados, y las mantiene alejadas de las escuelas y el trabajo. 

Este fenómeno se conoce como trabajo de cuidados no remunerado. No reconocido e infravalorado, este trabajo invisible recae en gran medida sobre las madres y las hijas. 

La pandemia, como la mayoría de las cosas, lo ha agravado. En 2020, el cierre de escuelas, centros preescolares y guarderías provocó un aumento estimado de 512.000 millones de horas de cuidado infantil no remunerado para las mujeres en todo el mundo. Eso supone más de 57.000 décadas de trabajo no remunerado. 

8. Casi 1 de cada 3 mujeres sufrió inseguridad alimentaria en 2021

El mundo está sumido en una crisis de hambre sin precedentes y creciente. Una devastadora convergencia de conflictos, cambio climático y COVID-19 ya había puesto a algunos de los más pobres del mundo bajo una enorme presión, pero la guerra en Ucrania amenaza ahora con empujar a millones de personas a la clasificación más aguda del hambre que existe: la hambruna.

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de sufrir inseguridad alimentaria, y la brecha de género va en aumento. A nivel mundial, en 2021, casi 1 de cada 3 mujeres experimentó inseguridad alimentaria moderada o severa, y se prevé que solo empeore si no se toman medidas de inmediato.

9. Podrían necesitarse otros 286 años para eliminar las leyes discriminatorias para las mujeres y las niñas. 

Las leyes que consagran la igualdad de género (como pagar a hombres y mujeres el mismo dinero por el mismo trabajo), que prohíben la discriminación contra las mujeres y que garantizan la igualdad de derechos son cruciales para asegurar que las mujeres tengan los mismos derechos y protecciones legales. Pero en muchos países siguen existiendo lagunas y, al ritmo actual, pueden pasar hasta 286 años para asegurar estos marcos legales. 

10. Sólo 1 de cada 3 directivos o supervisores es mujer.

El techo de cristal sigue siendo fuerte y lo será durante algún tiempo. 140 años, concretamente, hasta que las mujeres alcancen la paridad al ritmo actual de cambio, según el informe. 

11. Las mujeres sólo ocupan el 26,4% de los escaños parlamentarios

En julio de 2022, las mujeres ocupaban poco más de una cuarta parte de los escaños parlamentarios en todo el mundo. En 23 países, ocupaban menos del 10% de los escaños. 

El informe advierte que esto no va a cambiar pronto, ya que la fecha más temprana para la lograr paridad se prevé para 2062.


El Festival Global Citizen hace un llamamiento a los líderes mundiales, las empresas y los filántropos para que hagan más de lo que nunca han hecho antes para acabar con la pobreza extrema AHORA. A través de nuestra campaña mundial y con escenarios en dos lugares emblemáticos, el Central Park de Nueva York y la Black Star Square en Accra, uniremos a líderes, artistas, activistas y Global Citizens de todo el mundo el 24 de septiembre para lograr una ambiciosa agenda política centrada en empoderar a las niñas y las mujeres, adoptar medidas climáticas, romper barreras sistémicas y elevar las voces de los activistas. Estés donde estés en el mundo, puedes unirte a la campaña y pasar a la acción ahora mismo descargando la app de Global Citizen.


Global Citizen Festival is calling on world leaders, corporations, and philanthropists to do more than they’ve ever done before to End Extreme Poverty NOW. Through our global campaign and with stages in two iconic locations — NYC’s Central Park and Accra’s Black Star Square — we will unite leaders, artists, activists, and Global Citizens around the world on Sept. 24 to achieve an ambitious policy agenda focused on empowering girls and women, taking climate action, breaking systemic barriers, and lifting up activists and advocates. Wherever you are in the world, you can join the campaign and take action right now by downloading the Global Citizen app.

News

Exige igualdad

11 datos impactantes sobre la desigualdad de género en el mundo

Por Tess Lowery