Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Flickr / Florida Sea Grant
Salud

Casi todo lo que consumes está contaminado por microplásticos, según un nuevo informe

Por qué es importante para los Global Citizens
Los residuos plásticos se han convertido en una crisis ecológica urgente, e incluso podrían amenazar la salud humana. Las Naciones Unidas hacen campañas para que los países reduzcan la producción de plástico y hagan un mejor trabajo en la gestión de sus desechos. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.


De acuerdo con un nuevo informe publicado el miércoles en la revista Environmental Science & Technology de la American Chemical Society, una persona promedio ingiere al menos 50,000 microplásticos al año entre los alimentos que consume.

Sin embargo, la cantidad real podría ser mucho mayor, ya que el equipo de investigadores solo pudo revisar los datos de alimentos que representan el 15% de la dieta promedio de un estadounidense. Los investigadores también encontraron que las personas respiran una gran cantidad de microplásticos cada año.

El estudio ilustra además las formas complejas en que la contaminación plástica ha contaminado el medio ambiente global.

Estudios anteriores han demostrado cómo las personas consumen plástico a través del agua embotellada y del grifo, así como incluso en la sal. Otros estudios han demostrado cómo el plástico se impregna el aire y se los puede encontrar en las heces de las personas.

Un estudio de 2018 estimó que la persona promedio consume 70,000 microplásticos por año simplemente por los diminutos trozos de plástico que flotan en el aire que caen sobre los alimentos después de ser colocados en un plato.

Los investigadores de este nuevo informe se basaron en datos de 26 análisis anteriores de microplásticos que se encuentran en peces, bivalvos, la miel, la sal, el azúcar, la cerveza, el agua y el aire, entre otros.

Luego consultaron las pautas dietéticas de los Estados Unidos para calcular cuántos microplásticos consumiría una persona según sus niveles diarios de ingesta de calorías.

El análisis adicional sobre otros tipos de alimentos, como el pan, las frutas y la carne, debería realizarse en una investigación de seguimiento para obtener una comprensión más precisa del consumo total de plástico.

"Es muy probable que haya grandes cantidades de partículas plásticas en otros alimentos",le dijo a The Guardian Kieran Cox, candidato a Ph.D. de la Universidad de Victoria en Canadá que dirigió la investigación. "Podrías estar yendo a los cientos de miles".

Los efectos en la salud del consumo de microplásticos no están claros, pero es probable que transporten toxinas al cuerpo y que incluso puedan incrustarse en el tejido donde pueden causar reacciones inflamatorias perjudiciales. Los animales marinos, mientras tanto, mueren regularmente por el consumo accidental de plástico.

Evitar los microplásticos es difícil, porque contamina los alimentos en todas las etapas de su recorrido desde el punto de producción hasta el mostrador de la cocina.

Sin embargo, las personas comunes pueden tomar algunas medidas para reducir significativamente la cantidad de plástico que ingieren. Primero, los investigadores alientan a las personas a beber agua del grifo por sobre el agua embotellada porque contiene mucha menos contaminación microplástica.

Además, el apoyo a las empresas que están invirtiendo en alternativas plásticas es una muy buena opción.

Finalmente, evitar los plástico de un solo uso optando por comprar a granel, llevar bolsas de mano al realizar las compras y el uso de recipientes reutilizables para comer puede reducir significativamente la exposición al plástico.

"Eliminar el plástico de un solo uso de su vida y respaldar a las empresas que se están alejando de los envases de plástico va a tener un impacto no trivial", le dijo Cox a The Guardian. “Los hechos son simples. Estamos produciendo mucho plástico y esto está terminando con los ecosistemas de los cuales somos parte”.