Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Ciudadanía

Trabajadores del sector hotelero contribuyen a salvar a víctimas de la trata de personas en Ciudad de México

Anastasia Moloney

BOGOTÁ, 5 de mayo (Fundación Thomson Reuters) - Un anciano flanqueado por varias mujeres jóvenes se chequea en un hotel, un cliente reserva varias habitaciones en el mismo piso y nunca se registra su salida de las habitaciones, otro trae a un grupo de huéspedes y camina directamente hacia el ascensor del hotel sin registrarse.

Todos estos son posibles indicios de la trata de personas por lo que el sector hotelero de Ciudad de México ha decidido capacitar a su personal para detectar e informar sobre dichas señales.

Esta iniciativa del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, un grupo de la sociedad civil, y la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México, que abarca 251 establecimientos hoteleros, tiene como objetivo capacitar este año al menos a 2.000 empleados de hotel en toda la capital.

Sigue leyendo: Niña de 6 años es intercambiada a un hombre de 55 por un cabra

El personal de al menos seis hoteles, en su mayoría de 5 o más estrellas, ha recibido capacitación sobre el tráfico de personas desde que la iniciativa comenzó en marzo, indicó Luis Wertman, presidente del Consejo Ciudadano, que es el organismo que brinda la capacitación.

"Consideramos el crimen de trata de personas como una cadena. Y las cadenas están compuestas de varios eslabones. Uno de los eslabones (o instrumentos) más usados por los traficantes son los hoteles," dijo Wertman a la Fundación Thomson Reuters en una entrevista telefónica.

"Si cuentas con personas capacitadas en la recepción del hotel, los empleados de limpieza, botones, cualquier persona que trabaje en el hotel, pueden reconocer fácilmente cuando alguien está en el establecimiento en contra de su voluntad".

Las habitaciones de los hoteles pueden usarse para filmar pornografía, una actividad en la que mujeres y niños son explotados sexualmente, o como base por los traficantes y sus víctimas antes de que las víctimas sean vendidas para tener sexo o realizar trabajos forzados y sean transportadas a otras partes de México, dijo Wertman.

En México, y en toda América Latina, la forma más común de trata de personas involucra a mujeres y niñas que son obligadas al comercio sexual.

Casi 380.000 personas están atrapadas en la esclavitud moderna en México, según el Índice de esclavitud global de 2016 elaborado por el grupo de derechos humanos Walk Free Foundation.

Wertman dijo que cuando el personal del hotel formula preguntas a los huéspedes de la manera correcta, puede ayudar a detectar posibles casos de trata de personas.

No deberían hacerse preguntas como, “¿Está aquí en contra de su voluntad?” Sino más bien, “Disculpe señor, ¿Qué la relación tiene con el huésped?”, señaló.

Sigue leyendo: Una mujer indígena competirá por la presidencia de México en 2018

“A partir de ese tipo de preguntas y respuestas rápidas puede observar cuando algo no está bien”.

El personal del hotel envía informes confidenciales sobre presunta trata de personas al Consejo de Ciudadanos, que a su vez los remite a las autoridades "de confianza", entre ellos la policía y los fiscales, que hacen un seguimiento e investigan los casos, dijo Wertman.

“¿Se puede confiar en todas las autoridades? De acuerdo a nuestra experiencia, la respuesta es no. Ahora bien, si nos preguntamos: ¿hay autoridades confiables? La respuesta es sí,” indicó Wertman.

La ley contra la trata de personas promulgada en México en 2012 castiga a los condenados por el delito con hasta 40 años de prisión.

Eloy Rodríguez, presidente de la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México, dijo que los hoteleros tienen un papel que desempeñar en la lucha contra la esclavitud moderna.

Los hoteles están abiertos al público y, por ello, son vulnerables," dijo Rodríguez. "La gente mala y los delincuentes utilizan los hoteles; por ello, ser parte de esta iniciativa es una forma de evitar el tráfico de personas."

La próxima iniciativa es colocar en los cuellos de 30.000 botellas de agua en habitaciones de hotel de la Ciudad de México etiquetas contra la trata de personas con un número directo a las autoridades, finalizó.