Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Niñas y Mujeres

Niña de 6 años es intercambiada a un hombre de 55 por una cabra

AP Photo/Rafiq Maqbool

Un hombre vendió a su hija de seis años para un matrimonio infantil a cambio de una cabra, arroz, té, azúcar y aceite comestible en Afganistán, según un perturbador reportaje.

Esta es otra trágica e impactante historia después de que Said Mohammed Karim, de 60, fuera arrestado a comienzos de mes por casarse con una niña presuntamente secuestrada, también de 6 años de edad.

Hay demasiados puntos comunes entre estas historias.

Sigue leyendo: 8 fotos de mujeres decididas que solo con su presencia redujeron el odio

El hombre que se casó con la niña, llamada Gharibdol, también es una figura religiosa en su pueblo. Seyed Abdolkarim —un mulá de 55 años de la comunidad afgana en Obeh— básicamente compró a la niña en momentos en que su padre se esforzaba por alimentar a su familia.

El padre de la niña dijo que no podía alimentar otra boca y que el matrimonio ayudará a proporcionar más comida para su familia. Las mujeres de la familia no estuvieron de acuerdo.

Se divulgó un video que muestra la legítima reacción de enojo de las mujeres de la familia al enterarse de que este grotesco matrimonio se estaba realizando.

Sigue leyendo: Beyoncé acaba de invertir en una compañía de microcréditos que naturalmente apoya a mujeres

Aunque es difícil entender exactamente qué ocurre en el video, se puede percibir que las mujeres claramente no justifican la decisión del padre.

El padre parece haber justificado su decisión por el hecho de que Abdolkarim, de 55 años, acordó que “no tendría relaciones sexuales con la muchacha hasta que cumpliera 18”.

Según parece, más parientes mujeres —en esta ocasión de la familia de Abdolkarim— se mostraron escépticas ante la situación. Después de que Abdolkarim contrajo nupcias con la niña, la llevó a Firozkoh, en la provincia afgana de Ghor, donde viven algunos de sus familiares.

Al principio, sus familiares pensaron que la niña era su hija después de ver que él la desvestía en la noche.  Así que le preguntaron y quedaron estupefactos por su respuesta.

“No, es mi esposa. Su padre me la dio”, dijo Abdolkarim a sus parientes, según The Observers.

Al escuchar la noticia, la familia de Adolkarim llamó a la policía y a un organismo de defensa de los derechos de la mujer. El organismo trabajará a fin de buscar justicia para Gharibdol, asegurándose de que el padre pierda la patria potestad y ayudando a la madre a divorciarse —un tema delicado y tabú en la cultura afgana.

Gracias a la decidida oposición de las mujeres de la familia, quienes no apoyaron esta atrocidad de abuso infantil, los dos hombres que hicieron la negociación fueron arrestados. Gharibdol vive actualmente en una casa segura con su madre. Fue sometida a un examen en un hospital en Ghor y los médicos no encontraron evidencia de relaciones sexuales.

Lamentablemente, el matrimonio de una niña tan pequeña con un hombre mucho mayor que tiene recursos es demasiado común en Afganistán. La causa es la pobreza. Proveer comida a toda una familia es una carga demasiado grande para muchos. Esa fue la causa principal del matrimonio infantil de Gharibdol.

Sigue leyendo: Una mujer indígena competirá por la presidencia de México en 2018

El argumento del padre para el matrimonio fue que necesitaba alimentar a su familia y no podía costear el alimento para una boca más. Esta es una opción que ningún padre debería tener que considerar jamás. Sin embargo, el hambre sigue obligando a familias en todo el mundo a sacar a las niñas de la escuela y a menudo es la causa de matrimonio a una temprana edad.

Más de 750 millones de personas padecen hambre en el mundo actualmente.

Esta situación es incluso más frustrante debido a que hay suficiente comida en el mundo para alimentar a todos. Si los alimentos se distribuyeran de manera más eficiente y las soluciones para poner fin al hambre involucraran esfuerzos de base, tales como invertir en pequeños productores agrícolas y fomentar empresas en manos de mujeres, los matrimonios entre una niña y un hombre casi 50 años mayor no ocurrirían.

Hay muchos pasos que se pueden dar para hacer que el mundo sea un lugar mejor. Cerrar las brechas en las leyes es un paso importante para poner fin al matrimonio infantil; abordar las causas profundas de la pobreza es igualmente importante. La combinación de estos logros puede cambiar la suerte de niñas como Gharibdol.