El ascenso a la fama de la cantante Lizzo, ganadora de un Grammy, no ha sido fácil. Al perder a su padre a la temprana edad de 21 años, vivió en su coche mientras intentaba lanzar su carrera musical. E incluso a partir de que sus éxitos la llevaran a la cima de las listas musicales internacionales, la artista de 33 años sigue siendo objeto de escrutinio público por su cuerpo y sus elecciones de moda.

Pero Lizzo no deja que sus odiadores sexistas le impidan seguir empoderando a los grupos marginados para que se amen a sí mismos y promover la diversidad racial, sexual y corporal a través de su música.

Tras el lanzamiento del éxito del verano "Rumors", grabado en agosto con Cardi B, está encontrando tiempo para apoyar a Global Citizen Live con una actuación en el Central Park de Nueva York. Antes de la Cumbre del G20 de octubre y de la gran conferencia sobre el clima COP26 de noviembre, este evento de 24 horas de transmisión mundial comienza el sábado 25 de septiembre, con eventos y actuaciones en todo el mundo para defender el planeta y derrotar la pobreza como parte de nuestra campaña Plan de Recuperación para el Mundo.

Lizzo ha dedicado su carrera a defender a las personas de color y a las personas LGBTQ+, cuya salud, seguridad y derechos están cada vez más amenazados. Ahora defiende la campaña de Global Citizen para exigir equidad, cuyo objetivo es garantizar que todo el mundo, en cualquier lugar, tenga las mismas oportunidades de desarrollar todo su potencial.

"Mi movimiento es para todo el mundo. Mi movimiento celebra la diversidad", dijo Lizzo a Junkee en 2019. "Se trata de la inclusión. Se trata de conseguir nuestras flores y dar a cada persona su propio espacio para ser un individuo y hablar de esa individualidad".

Al crecer en Houston, Texas, y después asistir a la Universidad de Houston, Lizzo empezó a labrarse un camino fusionando su formación clásica en flauta con sus habilidades en el rap. De joven, Lizzo luchó con problemas corporales, pero cuando empezó a tener éxito comercial, se convirtió en un símbolo feminista de la positividad corporal y dio prioridad a la promoción de la autonomía de la mujer.

"No tenía suficientes mujeres a las que admirar y no se les daba suficiente espacio en la industria para abrir un camino a las chicas grandes que son morenas y negras y quieren cantar y bailar sin que les hablen mal y se avergüencen de su cuerpo", dijo Lizzo a Vogue.

Las niñas tienen más probabilidades de desarrollar una imagen corporal negativa que los niños debido a los estándares de belleza poco realistas de la sociedad. Las niñas negras y latinas corren aún más riesgo de desarrollar una mala imagen corporal debido a los ideales eurocéntricos perpetuados en los medios de comunicación y el entretenimiento. Cuando las niñas y las mujeres tienen una mala imagen corporal, es más probable que desarrollen problemas de salud mental y una mala autoestima, lo que puede dificultar su rendimiento en la escuela o el trabajo.

Lizzo habla abiertamente de cómo las revistas y la televisión destruyeron su confianza.

"Quieres parecerte a esas cosas y, cuando te das cuenta de que es una imposibilidad física, empiezas a pensar: ‘¿Qué coño me pasa?’", dijo a The Guardian. "Creo que eso me pasó más factura, psicológicamente, al crecer, que lo que cualquiera pudiera haberme dicho".

La estrella en ciernes no dejó que sus dudas le impidieran seguir una carrera musical. Desde entonces, Lizzo ha roto las barreras de género en el rap y se ha convertido en la tercera mujer rapera en encabezar el Billboard Hot 100 sin un artista destacado con su canción de 2017 "Truth Hurts". También se convirtió en la primera cantante negra de R&B en solitario en conseguir el primer puesto del Billboard Top 100 desde Rihanna en 2012 por la misma canción.

Además de animar a sus fans, Lizzo ha utilizado su plataforma para amplificar numerosas causas y recientemente reunió apoyo para crisis humanitarias como el terremoto de Haití y la toma de Afganistán por los talibanes. La estrella, que no se adscribe a una única orientación sexual, tiene un gran número de seguidores LGBTQ+ y ha sido una firme defensora de la comunidad.

Y en abril de 2020, Lizzo actuó como parte del especial One World de Global Citizen: Together At Home, para apoyar a los trabajadores sanitarios que están en primera línea de la pandemia de COVID-19.

Cuando no está usando su voz para llamar la atención sobre cuestiones humanitarias, la cantante comparte su experiencia como nueva vegana, navegando por recetas que ayudan a reducir las emisiones de carbono y a defender el planeta.

Independientemente de la dirección que tome la carrera de Lizzo, está comprometida a seguir luchando por los grupos marginados y a exigir que se les trate con igualdad.

"Siempre he defendido a los desfavorecidos y a los subrepresentados porque yo misma no puedo escapar de eso", comentó a Billboard. "No puedo levantarme un día y no ser negra. No puedo levantarme un día y no ser una mujer. No puedo levantarme un día y no ser gorda. Siempre he tenido esas tres cosas en mi contra en este mundo y como lucho por mí misma tengo que luchar por todos los demás".

En el período previo al Global Citizen Live del 25 de septiembre, únete a Lizzo para movilizar el mundo, una acción a la vez, aquí.


Puedes unirte a la campaña de Global Citizen Live para defender el planeta y derrotar la pobreza tomando acción aquí, y formar parte de un movimiento impulsado por ciudadanos de todo el mundo que están actuando junto con los gobiernos, las empresas y los filántropos para lograr el cambio.

GCL_2021_GLOBAL_ADMAT_BY_CITIES_SEP_21_USE_THIS_ONE.png

Global Citizen Life

Exige igualdad

Lizzo reivindica la equidad defendiendo a los desfavorecidos

Por Leah Rodriguez