Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Medio Ambiente

La deforestación de las tierras indígenas de Brasil alcanzó su máximo en 11 años

Por qué es importante para los Global Citizens
El Amazonas alberga el 10% de la biodiversidad del mundo y es responsable de ayudar a regular el clima global. Sin embargo, con el aumento de la deforestación, la región amazónica está ahora en peligro de ser destruida. El Objetivo Global 15 de la ONU se centra en proteger y promover ecosistemas sostenibles y prevenir la pérdida de biodiversidad. Únete a nosotros y toma medidas sobre este tema aquí.

Hogar de más de 400 tribus indígenas y el 10% de las especies del mundo, las tierras tribales del Amazonas están luchando por sobrevivir debido a la deforestación.

La deforestación de tierras indígenas en Brasil alcanzó un máximo histórico este año, según un estudio realizado por ISA, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo defender los derechos de las comunidades indígenas.

Los datos y las imágenes satelitales del Instituto de Investigación Espacial de Brasil INPE mostraron que la deforestación en las reservas ha excedido las 42,600 hectáreas, un aumento drástico en comparación con años anteriores.

Si bien la deforestación en tierras indígenas había seguido una tendencia descendente desde 2008, comenzó a aumentar nuevamente en 2017. Según el estudio, el 20% de las 424 reservas encuestadas perdieron la mitad de su cubierta forestal y el 10% de sus bosques en total. A otro 5% de las reservas ya no les quedan árboles.


El estudio también revela que los madereros ilegales y los acaparadores de tierras son los principales responsables de la deforestación en tierras protegidas.

Si bien las tierras indígenas están protegidas por ley y, como resultado, solo representan el 4% del bosque total perdido por la deforestación en Brasil, el aumento sigue siendo significativo.

“Las tierras indígenas son una fuerte barrera para la deforestación. Donde hay tribus, hay árboles”, dijo el investigador de ISA Antonio Oviedo. Sin embargo, la tasa de deforestación de este año ha superado la tendencia reciente como resultado de la presión externa ejercida sobre las tierras tribales, agregó Oviedo.

Las invasiones de las reservas han ido en aumento. Como resultado, las comunidades indígenas se han enfrentado a actos de violencia y se han generado incendios forestales deliberados para buscar tierras para pastos de ganado. Activistas y ambientalistas culpan al presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien ha pedido el desarrollo económico de la región amazónica por su preservación.

"La agenda anti-ambiental del presidente Bolsonaro ha eliminado la capacidad de Brasil para combatir la deforestación, ya que favorece a quienes practican delitos ambientales y alienta la violencia contra los pueblos del bosque", dijo Cristiane Mazetti, activista de Greenpeace en un comunicado de prensa.

"Incluso ante un escenario alarmante para la Amazonía, con el aumento de incendios, la deforestación, invasiones de áreas protegidas y violencia contra los pueblos indígenas, el gobierno no ha presentado ninguna política coherente para proteger el bosque y sus pueblos; por el contrario, el gobierno está del lado del crimen ambiental".