El sistema alimentario mundial está roto. Para demasiada gente, la buena comida es demasiado cara y los alimentos asequibles no siempre son nutritivos. Para empeorar las cosas, la agricultura industrial perjudica al medio ambiente, destruye los bosques, contamina el suelo y agota las fuentes de agua. Y el sistema alimentario actual ni siquiera es eficiente: aproximadamente un tercio de toda la comida producida se desperdicia, se tira para que se pudra y libere gases de efecto invernadero.

El impacto del cambio climático, por su parte, está dificultando la producción de ciertos tipos de alimentos a medida que proliferan las sequías; el aumento de las temperaturas calcina los cultivos y el agua se vuelve más escasa en varios puntos de cultivo.

En este contexto, a veces puede parecer que cada bocado de filete que te llevas a la boca está alimentando la crisis climática. Y básicamente tendrías razón: aunque cualquier bocado individual es trivial, ciertos alimentos causan grandes problemas medioambientales cuando se hacen muy populares.

Afortunadamente, hay tantos alimentos que son buenos para el planeta, las comunidades y tu salud, que encontrar alternativas no debería ser demasiado difícil. Aquí tienes cinco favoritos que quizá quieras cambiar por algo un poco más respetuoso con el medio ambiente.

1. Tostada de aguacate

Avocado toast with an eggImage: Wesual Click via Unsplash

Los aguacates siempre han sido un alimento básico en la cocina mexicana y centroamericana, pero en la última década se convirtieron en un éxito en las ciudades de todo el mundo. Y el consiguiente aumento de la demanda de esta fruta tan delicada ha hecho que las comunidades agrícolas talen los bosques para hacer sitio a los nuevos árboles de aguacate, que casualmente requieren enormes cantidades de agua. El crecimiento de los cultivos de aguacates también ha provocado un mayor uso de pesticidas y fertilizantes que perjudican a la fauna. Como la mayoría de los aguacates se cultivan en América Latina, a menudo se transportan a grandes distancias en vehículos que funcionan con combustibles fósiles.

Alternativas amigables con el clima: Saltea algunas verduras locales de temporada y ponlas sobre una rebanada de pan. Si vives cerca de una granja de aguacates, no dudes en comer todos los aguacates que quieras. Los aguacates de comercio justo también son mucho mejores para el medio ambiente y las comunidades agrícolas.

2. Hamburguesa

person holding a hamburgerImage: Photo by rawpixel on Unsplash

Popularizada por las cadenas de comida rápida, central en las tradiciones veraniegas, pocos alimentos son tan icónicos como la hamburguesa. Pero esas hamburguesas de res (de las que los estadounidenses consumen 50.000 millones cada año) son responsables de más deforestación, contaminación, uso de agua y gases de efecto invernadero que casi cualquier otra categoría de alimentos. De hecho, por cada 100 gramos de proteína de carne de vacuno se liberan 50 kilogramos de emisiones de gases de efecto invernadero, lo que supone hasta 50 veces la huella de la misma cantidad calórica de la mayoría de las verduras.

El ganado criado en granjas industriales, por su parte, aumenta la posibilidad de que surjan patógenos peligrosos, y el uso excesivo de antibióticos por parte de las empresas ha dado lugar a bacterias y virus resistentes a la intervención. A raíz de la pandemia de COVID-19, los riesgos para la salud pública asociados a las granjas industriales han sido objeto de un mayor escrutinio.

Alternativas amigables con el clima: Cualquier hamburguesa de origen vegetal. Algunas de las principales marcas de carne falsa imitan de forma convincente el sabor y el tacto de la carne de res, pero las hamburguesas vegetarianas más tradicionales tienen sus propios sabores únicos.

3. Chocolate con leche

ChocolateImage: Flickr / LongitudeLatitude

Debido al insaciable amor de la humanidad por todo lo relacionado con el chocolate, la producción de cacao se ha convertido en un gran negocio en muchos países tropicales. Pero esta demanda ha conducido a tasas asombrosas de deforestación y uso de pesticidas. En Costa de Marfil, las explotaciones de cacao han devastado parques nacionales y bosques protegidos. Y a medida que se agrava el cambio climático, los entornos ideales para el cultivo del cacao están desapareciendo, lo que obliga a los agricultores a invadir zonas antes vírgenes.

El impacto climático del chocolate se agrava cuando se añade leche de vaca para hacer las suculentas golosinas que se disfrutan en Halloween. La industria láctea mundial mantiene unos 270 millones de vacas que eructan y emiten gases de metano, requieren enormes cantidades de alimento y agua, y contaminan las zonas circundantes.

Alternativas amigables con el clima: El chocolate negro hecho con cacao cultivado de forma sustentable que apoye la salud de los bosques y las comunidades circundantes. Tendrás que pagar más, comer menos y hacer tu investigación, pero comprar chocolate que regenere el medio ambiente global te ayudará a sentirte bien mientras alimentas tu gusto dulce.

4. Sushi

SushiImage: Flickr / San

Si alguna vez has intentado hacer sushi en tu cocina, sabrás que todo el proceso es un arte, desde la preparación del arroz hasta el enrollado y el corte. Pero la omnipresencia del sushi ha tenido un coste medioambiental, gracias a la industria pesquera mundial. En los últimos años, las investigaciones han revelado que los enormes barcos pesqueros están agotando rápidamente las poblaciones de peces, al tiempo que matan a millones de otros animales y contaminan los ecosistemas marinos. Para empeorar las cosas, los métodos de arrastre industrial que barren el fondo del océano generan tantas emisiones de gases de efecto invernadero como la industria aérea.

Alternativas amigables con el clima: Sushi vegano o sushi hecho con atún aleta amarilla, atún blanco u otros tipos de pescado capturados de forma sostenible.

5. Café

Coffee CupImage: Nick van den Berg via Unsplash

Si hay un cultivo responsable de alimentar indirectamente la crisis climática, probablemente sea el café, en el sentido de que ha alimentado el ritmo implacablemente destructivo de la economía mundial al permitir a los trabajadores aumentar exponencialmente su productividad. A medida que ha crecido la demanda de café, los agricultores industriales se han adueñado del mercado, lo que ha provocado una deforestación generalizada y la contaminación del agua y el suelo. Ahora, el aumento de las temperaturas globales amenaza con reducir a la mitad la producción mundial, ya que los granos de café sólo pueden cultivarse en condiciones específicas. Quieras o no, el cambio climático puede obligarte a buscar una alternativa a esa taza de café diaria.

Alternativas amigables con el clima: Varios tés, como el matcha, la yerba mate y el té negro. También puedes probar algunos de los cafés con mezcla de hongos que prometen la energía del café sin que se produzca un colapso. Y si te sientes realmente audaz, puedes suprimir por completo las bebidas energéticas y abrazar la sensación desconocida de estar bien descansado por primera vez en años.


Puedes unirte a la campaña de Global Citizen Live para derrotar la pobreza y defender el planeta actuando aquí, y formar parte de un movimiento impulsado por ciudadanos de todo el mundo que están actuando junto con los gobiernos, las empresas y los filántropos para lograr el cambio.



Global Citizen Life

Combate la pobreza

5 alternativas a tus alimentos favoritos amigables con el medio ambiente

Por Joe McCarthy