Este finalista del Cisco Youth Leadership Award usa la tecnología para luchar contra la discriminación en las Filipinas

Ryam Yap/Micromedia for Global Citizen
Por qué es importante para los Global Citizens 
El Objetivo Global 10 hace un llamado para que todas las sociedades tomen acción para reducir las desigualdades, y eso significa poner fin a la exclusión social y financiera a la que se enfrentan millones de personas con discapacidades, condiciones de salud crónicas, adicciones y otros problemas. Proyectos sociales como el de Virtualahan ayudan a comprobar que ponerle fin a esta exclusión es posible y que reduce la pobreza a largo plazo. Para saber más acerca de cómo los Objetivos Globales trabajan para acabar con la extrema pobreza, y para tomar acción para lograrlos, únete a nosotros aquí. También puedes votar por uno de los tres finalistas para el Cisco Youth Leadership Award 2020 aquí.

El proyecto social de Ryan Gersava, Virtualahan, nació de una necesidad. Respondió a la necesidad de este hombre de 27 años de crear su propio empleo después de ser excluido del mercado laboral, mientras generó una solución expansible para las personas que se enfrentaban a la discriminación en Filipinas. 

Gersava creció en la pobreza dentro de una comunidad rural, pero al utilizar la tecnología para acceder a la educación pudo aplicar para un curso en un colegio y terminar una licenciatura médica. A pesar de su logro, fue rechazado para un trabajo como graduado después de haber cumplido con todos los procesos de reclutamiento por el simple hecho de su diagnóstico médico. 

“Básicamente, nadie me dio trabajo, así que me di trabajo a mi mismo”, le dice con una sonrisa a Global Citizen durante una video llamada desde su casa en Davao City. Y tiene suerte de haberlo hecho, porque Gerseva no es el único en perder el acceso a oportunidades de trabajo por algo que está totalmente fuera de su control. 

En Filipinas, explica, es muy común que las empresas exigen un certificado médico a sus potenciales empleados, algo que afecta a todos, desde los trabajadores que recién comienzan y tienen pocas habilidades hasta los ejecutivos de empresa. Cualquier señal de un problema médico o una discapacidad, o una condición neurológica, como el autismo, puede resultar en el rechazo por parte de un patrón.

“Automáticamente excluye a las personas con cualquier diagnóstico”, explica Gersava. “Eso es lo que me pasó a mí, yo pasé por todos los demás procesos para el puesto con éxito, y estaban a punto de ofrecerme un contrato. Sin embargo, el examen médico fue entregado unas semanas después y me reprobaron porque tengo una enfermedad incurable, hepatitis B, y eso me convierte en un lastre para el departamento de recursos humanos”. 

GCPrize2020_Ryan Gersava_Ryam Yap Micromedia for Global Citizen_001.jpgRyan Gersava walks in Davao City, Philippines. "Virtualahan was born with a mission to break down employment barriers for people with disabilities and other disadvantaged members of our society," says Gersava.
Image: Ryam Yap/Micromedia for Global Citizen

Una de las razones por las que contrajo la enfermedad es por la falta de acceso a las vacunas durante su niñez. La hepatitis B crónica afecta a alrededor de una de cada 10 personas en Filipinas. 

Esta práctica laboral continúa a pesar de las leyes que estipulan que las agencias gubernamentales y las empresas privadas con más de cien empleados deben asegurarse que empleen a personas con discapacidades, para asegurar que éstas forman el uno por ciento de su planta laboral como porcentaje mínimo. 

“Actualmente, las empresas están muy lejos de cumplir con ese uno por ciento”, dice Gersava. Y agrega que menos del 10% de las empresas cumplen con las reglas que estipulan que hagan ajustes razonables para sus empleados que padecen condiciones o discapacidades crónicas por ejemplo, al proveer la realización de modificaciones para las personas ciegas o con sordera. 

Puede haber discriminación en contra de las personas en base a sus circunstancias personales, o también han sido excluidas por sus experiencias de vida, explica Gersava. “La discriminación afecta a las personas con discapacidades, pero también a los padres, sobre todo a las madres solteras, las ex trabajadoras sexuales, a los ex adictos, ex prisioneros, por ejemplo”, dice. 

GCPrize2020_Ryan Gersava_Ryam Yap Micromedia for Global Citizen_005.jpgRyan Gersava is pictured working on his computer at home in Davao City, Philippines. "I started Virtualahan because I was denied of employment after being diagnosed of an incurable disease that could have been prevented if I had access to vaccination as a
Image: Ryam Yap/Micromedia for Global Citizen

Es esa exclusión sistemática que atrapa a las personas en la pobreza, y Gersava intentó encontrar una solución al fundar Virtualahan. La organización lanzó un programa de capacitación que utiliza herramientas digitales para hacer posible el acceso al empleo remoto, y tiene la ambición de largo alcance de poner fin a la discriminación dentro del marcado laboral en su país. 

Ahora, Gersava ha sido nombrado como uno de los tres finalistas para el Global Citizen Prize: Cisco Youth Leadership Award 2020, un premio que homenajea a los jóvenes activistas que trabajan por el cumplimiento de los Objetivos Globales de Naciones Unidas para terminar con la pobreza extrema. El premio otorga $250 mil para apoyar a la organización del activista ganador. 

Hemos lanzado una votación pública para ayudarnos a elegir el ganador del Cisco Youth Leadership Award 2020. Puedes saber más acerca de los tres finalistas, y votar por quien crees que debe ganar aquí

El nombre de Virtualahan significa “escuela virtual”, una combinación de las palabras “virtual” y “escuelahan”, basada en la palabra en español de escuela. Sus programas capacitan a las personas en el ámbito digital, y para empleos a los cuales hay acceso de manera remota: diseño digital, merchandising, y edición de video, etc.  

Las personas que se enfrentan a todo tipo de retos, los cuales resultan en su exclusión del mercado laboral pueden aplicar para participar. “A pesar del hecho de que tenemos antecedentes diversos, nosotros como grupo compartimos la lucha común de no poder ser contratados, y mucho menos para un trabajo digno”, dice Gersava. 

Desde su lanzamiento en el 2015, la organización ha apoyado a más de 600 personas a graduarse de sus programas, y explica que un 78% de sus graduados recientes ha conseguido trabajo. Un elemento crucial del programa es el aprendizaje en línea, ya que el 80% de las personas discapacitadas en Filipinas vive en zonas rurales, sin el acceso físico a oportunidades de empleo, según la organización. 

Virtualahan se enfoca en la capacitación de las personas en puestos orientados a la tecnología, ya que esos puestos pueden ser desempeñados de manera remota y requieren de una capacitación que dura menos tiempo que los trabajos que requieren una licenciatura de alguna universidad. También es un segmento de la economía que está en crecimiento. 

“Ahora una persona con alguna discapacidad puede convertirse en un analista de datos, no tienen que conformarse con un trabajo bajo cualificado o mal pagado”, explica. 

Otro elemento clave del programa, y lo que ayuda a hacerlo único, según Gersava, es que incluye entrenamiento de formas de vida, y no solo el entrenamiento de habilidades, guiado por un psicólogo residente.  

“El entrenamiento ayuda a las personas a adquirir confianza y procesar las experiencias negativas que han sufrido”, explica Gersava. “Hemos desarrollado un curriculum basado en la teoría de la autodeterminación, alentamos a los participantes a aceptar su identidad y discapacidad. También les enseñamos los orígenes de la desigualdad social, y entrenamos a las personas para que sean líderes y embajadores de sus respectivas comunidades”.  

Y es a través de su construcción de comunidades y su red de graduados que las personas que trabajan en Virtualahan esperan expandir su impacto. “Tenemos a personas que trabajan en Accenture, Microsoft, en datos, en blockchain, en start-ups, etc”, dice Gersava. “Nuestra meta final es demostrar a los negocios que emplear personas con discapacidades es una inversión positiva”.

“Los patrones nos cuentan que, por haber contratado a personas discapacitadas, han visto el beneficio de la lealtad por parte de sus empleados, y de la innovación, ya que se incluye un rango más amplio de perspectivas dentro de los procesos al interior de su empresa”, agrega. “Al mismo tiempo, los candidatos externos pueden apreciar que es una empresa que invierte en sus empleados y que tiene una consciencia social”.  

Historias relacionadas 17 de Noviembre de 2020 Esta finalista del Cisco Youth Leadership Award distribuye toallas sanitarias a miles de mujeres en los barrios más pobres de ...

Gersava percibe un efecto dominó con estas experiencias positivas: Mientras más graduados del programa Virtualahan consigan trabajos, más impactos tendrán en sus lugares de trabajo, y a la vez se eliminarán más barreras para las personas con discapacidades, o para las personas excluidas en todas partes. 

“Queremos empezar a crear franquicias sociales”, dice Gersava. “Queremos que otras organizaciones utilicen nuestro modelo y que lo reproduzcan. Nuestra meta es que por lo menos 100 empresas se integren, y las cuales capacitarán a miles de personas”. 

La empresa ha tenido algo de éxito. Cuenta Gersava que la empresa Microsoft le ha encargado a Virtualahan administrar su programa incluyente de reclutamiento para la región asiático-Pacífico, mientras el gobierno filipino también está interesado en el trabajo que Virtualalan lleva a cabo. 

Para los participantes, la oportunidad de entrenarse y encontrar trabajo valioso después de toda una vida de discriminación es inmensa. Y eso es lo que hace tan satisfactorio el trabajo de Gersava y sus colegas, dice. 

Durante la pandemia del COVID-19 en el año 2020, quizá el proyecto haya cobrado más importancia aún. Algunos aspectos del programa de Virtualahan se han expandido para abrirlo a los trabajadores que han quedado sin empleo como resultado de la recesión económica. 

“Así nos dimos cuenta que esto era algo que podría funcionar de manera más amplia. Podría ser útil para las poblaciones de refugiados en Irak, o en Siria, y podría ser utilizado por la población sin techo de Estados Unidos o en otros países”, dice Gersava. 

GCPrize2020_Ryan Gersava_Ryam Yap Micromedia for Global Citizen_008.jpgRyan enjoys breakfast with his family. "My lived experience of growing up in extreme poverty and then being denied of employment helped me to meet people with similar stories. I shared their reality and that inspiration gave birth to our mission."
Image: Ryam Yap/Micromedia for Global Citizen

Y mientras los líderes mundiales buscan políticas cada vez más ambiciosas y transformacionales para impulsar la recuperación del COVID-19, dice Gersava que priorizar la inclusión de las personas con problemas de salud de largo plazo, o con discapacidades, será clave para combatir la pobreza. 

“Como una organización pequeña lo hemos logrado, ahora sólo hace falta replicarlo”, dice. 

------ 

Únete a Global Citizen en diciembre de 2020 para homenajear a esos líderes que han dado un paso adelante en medio de retos globales sin precedentes, y para tomar acción y lograr crear el mundo que todos queremos, un mundo justo, ecuánime y equitativo. 


La ceremonia de premiación que se transmitirá en vivo y por streaming de manera digital también incluirá historias inspiradoras de la fuerza humana, además de presentaciones inolvidables de artistas, activistas y líderes globales para recordarnos que, juntos, todos saldremos de este año más fuertes. Puedes saber más acerca del Global Citizen Prize aquí.

Traducción: Adam Critchley

GCPrize_2020_Host_Card_post_SP.png