Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Medio Ambiente

Las bolsas biodegradables no son tan ‘verdes’ como pensamos

Por qué es importante para los Global Citizens
No todas las alternativas plásticas son iguales, y a menudo es confuso hacer distinciones. Pero como la contaminación plástica se ha convertido en un problema creciente para el planeta, es importante buscar la sostenibilidad en cada oportunidad. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.

En los últimos años, las bolsas plásticas "biodegradables" y "compostables" han sido anunciadas como una posible solución al problema global persistente de los desechos plásticos, pero un nuevo estudio encontró que estas afirmaciones de sostenibilidad no necesariamente se sostienen.

De acuerdo con el estudio publicado en la revista Environmental Science and Technology, cuando se colocaron en diferentes ambientes naturales, varias bolsas biodegradables y compostables no se pudieron descomponer en un período de tres años.

"Los plásticos son tan comunes en nuestros estilos de vida y realmente hemos llegado a este punto de inflexión en el que estamos tratando de minimizarlo", le dijo a Global Citizen Imogen Napper, autor principal del estudio.

"Hay muchos términos alrededor, y quería ver qué significan estos términos", agregó. "¿Se degradarán de una manera ventajosa?".

Napper y un equipo de investigadores enterraron bolsas de plástico biodegradables en el suelo, colocaron otras en ambientes marinos y expusieron otro conjunto a la luz solar prolongada. Luego monitorearon las bolsas durante tres años y encontraron que las bolsas biodegradables no se descomponían en todos los casos.

De hecho, las bolsas incluso podían guardar comestibles después de estar sometidas a estas condiciones.

Cuando se expusieron a la luz solar, las bolsas se fragmentaron en microplásticos, sin descomponerse, un resultado ambientalmente peligroso.

Napper dijo que las condiciones de prueba estaban destinadas a emular lo que sucedería con las bolsas en situaciones de la vida real: el 95% de las más de mil millones de bolsas de plástico que se usan anualmente se desvían a flujos de desechos normales, donde no se reciclan, y con frecuencia terminan contaminando ambientes.

Las bolsas biodegradables son aún más difíciles de desechar adecuadamente, dijo, debido a una falta general de infraestructura. Para que estas bolsas realmente se biodegraden, deben ser recolectadas y enviadas a instalaciones dedicadas con la combinación correcta de elementos.

Napper dijo que actualmente estas instalaciones son difíciles de encontrar, y la mayoría de las personas que usan estas bolsas no las están enviando al lugar correcto. Como resultado, es probable que las bolsas terminen en entornos naturales donde podrían estar causando daños a la vida silvestre.

Los investigadores también estudiaron bolsas "compostables", cuyos resultados fueron un poco mejor. Estas bolsas se descomponen después de tres meses cuando se colocan en ambientes marinos, pero los investigadores tienen que investigar más para determinar si las bolsas se descomponen de una manera que sea segura para los animales. Si simplemente se descomponen en microplásticos, por ejemplo, aún supondrían una amenaza para la vida marina.

Tanto en el suelo como en la luz solar, las bolsas compostables tampoco pudieron descomponerse.

En última instancia, Napper dijo que el estudio destacó áreas de mejora.

Primero, los estándares de etiquetado de la industria deben desarrollarse para describir con mayor precisión las alternativas al plástico. Las etiquetas actuales y las descripciones de los productos pueden ser engañosas.

En segundo lugar, las personas deben estar mejor informadas sobre cómo desechar adecuadamente estas bolsas para que puedan biodegradarse y compostarse según lo previsto.

Finalmente, debe configurarse la infraestructura necesaria para manejarlas o nunca serán una alternativa viable al plástico convencional.

"Cuando ves algo que dice ser ventajoso para el medio ambiente, a menudo lo es, pero sigue haciéndote preguntas, mantente curioso y piensa: ¿Esto realmente ayuda?", dijo Napper.

"No creas que necesitas cambiar el mundo de la noche a la mañana, comienza por algo pequeño y proporcionado a tu estilo de vida", agregó.