Conoce a la mujer combatiendo el impacto desproporcionado del COVID-19 en las comunidades indígenas de Canadá

Autor: Jacky Habib

Daniel Crump for Global Citizen
Por qué es importante para los Global Citizens
El Objetivo Global 3 de las Naciones Unidas pretende garantizar que todo el mundo, en cualquier lugar, tenga acceso a una buena salud y bienestar. Para que las personas puedan tomar decisiones sanitarias con conocimiento de causa, necesitan tener acceso a información objetiva y con base científica. Únete a Global Citizen para actuar y ayudar a acabar con la pandemia aquí.

Cuando la Organización Mundial de la Salud declaró el COVID-19 como pandemia en marzo de 2020, las comunidades indígenas de la provincia canadiense de Manitoba respondieron rápidamente. 

"Cuando se produjo el movimiento, muchas de nuestras comunidades cerraron sus fronteras. Establecieron un cierre que restringía la circulación a los servicios esenciales", dice Carla Cochrane, coordinadora regional de investigación de la Secretaría Sanitaria y Social de las Primeras Naciones de Manitoba. 

"Nuestras comunidades tomaron medidas reales para cerrar sus fronteras antes de los cierres. Las comunidades de las Primeras Naciones intentaron mantener la seguridad de sus comunidades", explica Cochrane a Global Citizen. 

En 2009, cuando la provincia se vio afectada por el virus H1N1, los indígenas estaban sobrerrepresentados entre las personas hospitalizadas, ingresadas en unidades de cuidados intensivos y que murieron como consecuencia del virus. 

"En Manitoba, los pueblos de las Primeras Naciones se vieron muy afectados por el H1N1. Por eso, en cuanto se declaró la pandemia, se formó inmediatamente el Equipo de Respuesta a la Pandemia", explica. 

Cochrane ayudó a coordinar una respuesta a la pandemia en toda la provincia que se centró en el apoyo a las comunidades indígenas. 

Junto con las organizaciones regionales, la Secretaría Sanitaria y Social de las Primeras Naciones de Manitoba creó el Equipo de Respuesta y Coordinación ante la Pandemia de las Primeras Naciones de Manitoba, que estaba formado por subgrupos como el comité de reducción de daños y el grupo de trabajo sobre violencia doméstica. 

En ese momento, la provincia no tenía ningún caso del virus, pero Cochrane dice que la gente estaba en alerta máxima, preocupada de que el virus tuviera un impacto desproporcionado en las comunidades indígenas. 

No fue hasta septiembre de 2020 cuando el virus llegó a las comunidades de las Primeras Naciones de Manitoba. Fue entonces cuando Cochrane, que es Ojibwe y Cree, comenzó a compartir datos sobre el impacto del COVID-19 en las comunidades indígenas de la provincia.

Cochrane tomó los datos oficiales de la provincia sobre el número de casos de COVID-19 -como el número de personas infectadas, en la UCI o que habían muerto a causa del virus- y los puso en plantillas de fácil lectura para compartirlos con las comunidades indígenas. Los datos incluían a las 63 Primeras Naciones de Manitoba, tanto dentro como fuera de las reservas. 

WBS_CarlaCochrane_Canada_DanielCrumpforGlobalCitizen-03 copy.jpgCarla Cochrane is photographed in Winnipeg, Canada in October 2021.
Image: Daniel Crump for Global Citizen

Durante el brote del virus H1N1 en la provincia, Cochrane dijo que la respuesta no estaba bien documentada. Para asegurarse de que esto no volviera a ocurrir, realizó una evaluación del equipo de Coordinación y Respuesta a la Pandemia de las Primeras Naciones de Manitoba -que incluía la evaluación de la respuesta del equipo a la pandemia desde marzo de 2020 hasta marzo de 2021- para documentar la respuesta, los retos y los éxitos, para utilizarlos en caso de futuros brotes. 

"De octubre a marzo, perdimos a 155 miembros de la comunidad", dice Cochrane. "Perdimos a un miembro de la comunidad casi uno por día. Es mucho".

Una vez más, los datos mostraron que el COVID-19 estaba afectando a los indígenas en mayor medida que a la población general. En Manitoba, aunque sólo el 10% de la población era de las Primeras Naciones, éstas representaban el 70% de los casos de COVID-19 de la provincia. Además, mientras que la edad media de los fallecidos por COVID-19 en la provincia era de 83 años para la población general, descendía a 66 para los habitantes de las Primeras Naciones. 

"Aunque digamos números y datos, todos ellos son miembros de nuestra comunidad, de nuestra familia, son personas que conocemos", dice Cochrane.

Durante la pandemia, Cochrane ha sufrido la pérdida de varios amigos y familiares que contrajeron el virus. 

"Fue tan repentino", dice Cochrane sobre su tía, que murió de COVID-19. "Simplemente enfermó y no estaba en el hospital, estaba en casa. Estaba aislada y lo siguiente que sabes es que ha fallecido". 

Cuando falleció Jennifer Garson, una amiga de la escuela secundaria de Cochrane, dijo que la pérdida devastó a la comunidad, sobre todo porque en ese momento Garson, que tenía 38 años, era la persona más joven de la provincia en morir a causa del virus.

"Fue un golpe muy duro porque todo el mundo la conocía y estaba muy conectada con mucha gente y la gente la quería. Estaba con sus padres y una de sus últimas palabras fue 'te quiero'", dice Cochrane. 

"No importa si se trata de una comunidad pequeña o grande: todo el mundo se ve afectado de alguna manera, porque todos se conocen", añade. "Así que la pérdida de un miembro de la comunidad, tiene un efecto dominó".

En marzo de 2021, después de que su comunidad de la Nación Cree de Fisher River vacunara a sus miembros de la reserva, abrieron la vacunación a los miembros de fuera de la reserva, como Cochrane, que vive en Winnipeg.

Cochrane, que estaba entusiasmada por ser vacunada, se subió a su coche y realizó el viaje de 4 horas a su comunidad para recibir la vacuna. 

"Tuve una sensación de alivio, al entender que es una cosa de grupo, no soy sólo yo, sino que estoy haciendo mi parte para ayudar a la comunidad en general", dice.

Mientras estaba en la reserva, con doble máscara y a la distancia, pudo ver a su padre, al que le diagnosticaron cáncer durante la pandemia. Cochrane, que se emociona al hablar de él, dice que para ella, la elección de recibir la vacuna fue una obviedad para proteger a los que son vulnerables o no tienen la opción de vacunarse, incluido su hijo de 5 años.

WBS_CarlaCochrane_Canada_DanielCrumpforGlobalCitizen-02.jpgAs the regional research coordinator at the First Nations Health and Social Secretariat of Manitoba, Carla Cochrane has been collecting and sharing data on COVID-19 cases, highlighting its disproportionate impact on Canada’s Indigenous communities.
Image: Daniel Crump for Global Citizen

Y dice que no es la única que da prioridad a los vulnerables de la sociedad. Cochrane dijo que conoce a algunas personas, que dudaban o incluso se oponían a vacunarse, que optaron por recibir la vacuna COVID-19 para proteger a otros. 

"Con la gripe H1N1, hemos estado allí, hemos experimentado la pérdida y por eso reitera lo importante es hacer nuestra parte y proteger a nuestras comunidades", dice. "Esto demuestra que nos preocupamos. Por las familias, y nos preocupamos por la comunidad".