Este doctor proporciona atención médica a regiones remotas de México, a través de un sistema de clínicas itinerantes

Autor: Jacky Habib

Meghan Dhaliwal for Global Citizen

Por qué es importante para los Global Citizens
El Objetivo Global número 3 de las Naciones Unidas busca proporcionar que todos en todas partes tengan acceso a la salud y al bienestar. Un enfoque equitativo de la salud garantiza que todos los individuos estén igualmente protegidos en la prevención de enfermedades. Únete a Global Citizen para tomar medidas sobre este tema y más aquí.

Giorgio Franyuti llena el maletero de una camioneta con suministros y equipos médicos y se prepara para un largo viaje desde la Ciudad de México hasta Cochoapa el Grande, donde prestará atención médica a algunas de las personas más empobrecidas del país.

“Los mapas podrían mentir y decir que tomará cinco horas llegar a la ciudad más cercana”, le dijo Franyuti a Global Citizen. “El problema son las montañas”.

Este doctor de 29 años disfruta la aventura de trabajar en comunidades indígenas, remotas, fuera del mapa. Conduce 21 horas antes de llegar a Itia-tio, la primera parada de su viaje a través de Cochoapa el Grande. En cada comunidad, se detiene para establecer una clínica de salud improvisada, donde se queda una noche. 

"Nunca he estado en tales condiciones en otros países del mundo", dijo Franyuti, que ha prestado atención médica en Colombia, Sierra Leona y Ghana, por nombrar algunos. "El gobierno es inexistente. Nadie se atreve a entrar". 

Los titulares de la pobreza, la violencia, los secuestros y la muerte dominan las noticias sobre Cochoapa el Grande, ubicada en el estado de Guerrero, en el suroeste del país.

GiorgioFranyuti_HealthAdvocate_MeghanDhaliwalForGlobalCitizen_011.jpgDr. Giorgio Franyuti, biosecurity expert and founder of the NGO Medical Impact, watches an ambulance speed by on a busy road in Mexico City on Dec. 20, 2020.
Image: Meghan Dhaliwal for Global Citizen

Aunque no hay cifras oficiales de la población de esta zona, Franyuti dice que hay aproximadamente 110 comunidades en Cochoapa el Grande, con 100 a 300 residentes cada una.

Después de atender a los residentes de la comunidad de Itia-tio, Franyuti conduce tres horas más para llegar a San Pedro, para hacer lo mismo. Visita comunidad tras comunidad, cada una con varias horas de diferencia, mientras navega por el desafiante terreno de los caminos sin pavimentar y las ocasionales caídas de rocas de las montañas.

Giorgio Franyuti

Giorgio Franyuti
The team from Medical Impact provides consultations to individuals in the plaza of Dos Rios, in Cochoapa el Grande in December 2020. According to Franyuti, the region has no access to social services, such as education and health care.
Courtesy of Giorgio Franyuti

Giorgio Franyuti

Giorgio Franyuti
The Medical Impact team is pictured at the health center in Itia-tio in Cochoapa el Grande in December 2020. While there are no official figures for the population in this area, Franyuti says there are approximately 110 communities in Cochoapa el Grande, with 100 to 300 residents each.
Courtesy of Giorgio Franyuti

Giorgio Franyuti

Giorgio Franyuti
Team members from Medical Impact make piñatas with local residents in in Cochoapa el Grande. As Franyuti explained, the team makes an effort connect with the communities as they are there.
Courtesy of Giorgio Franyuti

Giorgio Franyuti

Giorgio Franyuti
A Medical Impact team member overlooks the road to get to Itia-tio in Cochoapa el Grande. Due to the remote location of the communities, Franyuti says vaccination is impossible, as he cannot maintain the cold temperatures needed to store and transport vaccines against illnesses, like TB and measles, mumps, and rubella, during the grueling journey to this region.
Courtesy of Giorgio Franyuti

Debido a su ubicación remota y a los desafíos que plantea el mantenimiento de la agricultura, el hambre es galopante en Cochoapa el Grande. El municipio es uno de los más pobres del país, con el 88% de la población viviendo en la pobreza. Según Franyuti, no hay acceso a los servicios sociales, como la educación y la atención de la salud. No hay internet, ni conectividad móvil, ni electricidad.


En los últimos dos años, Franyuti ha visitado el municipio casi 20 veces a través de su organización sin fines de lucro Medical Impact - dice que hay inmensos desafíos para proporcionar una adecuada atención de la salud allí. 

Según él, la mayoría de los residentes de las comunidades mueren de enfermedades prevenibles, como la diarrea, la tuberculosis (TB) y la gripe. Debido a que las comunidades son tan remotas, Franyuti dice que la vacunación es imposible, ya que no puede mantener las frías temperaturas necesarias para almacenar y transportar las vacunas contra enfermedades como la tuberculosis, el sarampión, las paperas y la rubéola, a lo largo del agotador viaje por esta región.


A pesar de esta realidad, Franyuti cree que los cambios menores pueden conducir a una mejora masiva de los resultados de salud de estas comunidades. 

Debido a la remota ubicación de las comunidades, Franyuti dice que la vacunación es imposible, ya que no puede mantener las frías temperaturas necesarias para almacenar y transportar las vacunas contra enfermedades como la tuberculosis y el sarampión, las paperas y la rubéola, durante el agotador viaje a esta región.

Aunque no hay cifras oficiales de la población de esta zona, Franyuti dice que hay aproximadamente 110 comunidades en Cochoapa el Grande, con 100 a 300 residentes cada una.

"Con la medicina preventiva -aunque no se siente que se esté logrando algo- una vez que se regresa [a una comunidad] de uno a tres años después, los resultados son masivos", dijo.

Explica que enseñar a las comunidades sobre temas de salud y saneamiento, como el lavado de manos y la salud sexual y reproductiva, tiene un inmenso impacto en su salud a largo plazo.

Después de varias visitas a una comunidad en particular en el curso de un año, Franyuti y su equipo vieron mejoras tan impresionantes que se dieron cuenta de que su presencia ya no era necesaria. Este es el objetivo en cada comunidad, dijo. 

"El desarrollo sostenible no es un sueño, es alcanzable. Si quieres dejar tu huella en el mundo, ayuda a la gente a conseguir un desarrollo sostenible", dijo. "Suena romántico, pero quiero ver a muchos más lograrlo, quiero ver a las personas más alejadas de las comunidades lograrlo".

En una visita a una comunidad en Cochoapa el Grande, Franyuti conoció a Laura, una aspirante a enfermera de 17 años. Se ofreció como voluntaria para traducir entre el español y el mixteco, la lengua hablada por su comunidad indígena. 

Así Franyuti capacita a los miembros de la comunidad en prácticas básicas de salud e higiene y recurre a personas como Laura, que pueden ser actores clave para mejorar el bienestar de su comunidad.

GiorgioFranyuti_HealthAdvocate_MeghanDhaliwalForGlobalCitizen_005.jpgFranyuti stands at one of the collapsed buildings where Medical Impact worked recovery after the devastating earthquake in 2017. Forty-nine people died when the building collapsed. "This is the first time I've been back since 2017... I just have chills."
Image: Meghan Dhaliwal for Global Citizen

"La solución no fue ir como 'salvadores blancos', sino que la clave que promovimos fue enseñarles a resolver el problema por sí mismos", explicó Franyuti.

Después de que se pone el sol, Laura se reúne con su comunidad alrededor de un proyector para la proyección al aire libre de una película popular - un regalo que les hace Franyuti en cada visita. A mitad de camino, la película se interrumpe por un anuncio poco convencional en la que aparece Laura en la pantalla para transmitir un mensaje de salud.  

"Si quieres ver el final de la película, tienen que ver el anuncio", les dice Franyuti a los residentes. 

Su enfoque poco ortodoxo ha ayudado a hacer que Medical Impact, que fundó en 2017 con 26 años, tenga un renombre. 

"Odio las reuniones. Odio los informes", dijo. "Creo que es una gran pérdida de tiempo y dinero. Verán ahora, durante la pandemia de COVID-19, que las reuniones no resuelven los problemas, sino la acción. La acción cambia el mundo, así que me concentro en la acción".

Poco después de iniciar esta organización sin fines de lucro, México fue golpeado por dos poderosos terremotos, con sólo 11 días de diferencia, en Oaxaca y Ciudad de México. Mientras el equipo de Franyuti respondía a los desastres, él transmitió en vivo su trabajo en las redes sociales. 

Medical Impact, que cuenta con un equipo de menos de 20 empleados y 400 voluntarios, se centra en la prestación de servicios de atención primaria de la salud a las poblaciones indígenas y de migrantes indocumentados en México.

GiorgioFranyuti_HealthAdvocate_MeghanDhaliwalForGlobalCitizen_Dip copy.jpg(L) Dr. Franyuti stands by a shelf in his home designated the "memory wall." On this wall are trinkets, drawings, toys, scrap papers, badges, and more from all corners of the world. (R) A drawing from a child in Cochoapa that Dr. Franyuti has kept.
Image: Meghan Dhaliwal for Global Citizen

Franyuti dice que el temor a ser detenidos y enviados de vuelta a sus países impide que los migrantes busquen atención médica. Además, los factores sociales comunes entre estos grupos, como la pobreza y la malnutrición, agravan los problemas de salud y los hacen más vulnerables a enfermedades como la tuberculosis.

Según Franyuti, la tuberculosis está masivamente sin diagnosticar en la población migrante del país. Es una enfermedad infecciosa, la TB impacta principalmente en los pulmones y puede ser mortal.

"Esta enfermedad es la que más me importa porque afecta a los más alejados. La tuberculosis es una cuestión de igualdad, no sólo una enfermedad infecciosa", dice.

Medical Impact, que ofrece pruebas de tuberculosis a los migrantes, se ha asociado con el gobierno de México para entregar a los pacientes que dan positivo en las pruebas de la enfermedad, protegiendo al mismo tiempo su identidad. Esto garantiza que los migrantes puedan recibir una atención adecuada sin tener que preocuparse por la deportación.

Aunque la tuberculosis puede prevenirse y existe una vacuna que forma parte del programa nacional de inmunización infantil del país, Franyuti dice que la vacuna, Bacille Calmette-Guérin, es escasa en casi todo México.

"Ni siquiera se puede encontrar en la Ciudad de México", dijo. "Incluso puedes tener el dinero y no puedes conseguirlo debido a las restricciones en las adquisiciones".

Aunque es frustrante, Franyuti se centra en lo que puede controlar: crear un impacto colaborando estratégicamente con el gobierno y otras organizaciones sin fines de lucro, aprovechando sus recursos cuando sea posible.

Dice que Medical Impact lleva a cabo la mayoría de su trabajo sin tener que asegurar su propio presupuesto. Por ejemplo, Franyuti intercambió sus servicios como médico con una organización que le dio acceso a su camioneta, que utiliza en sus visitas a Cochoapa el Grande.

GiorgioFranyuti_HealthAdvocate_MeghanDhaliwalforGlobalCitizen_002FF.jpgDr. Giorgio Franyuti stands for a portrait in the Roma Norte neighborhood of Mexico City on Dec. 20, 2020.
Image: Meghan Dhaliwal for Global Citizen

"Esa es la parte maravillosa - puedes lograr cosas. No necesitas grandes presupuestos, no tienes que tener un asiento en la ONU, no tienes que tener la aprobación presidencial. Puedes ser un ciudadano normal... y salir a cambiar el mundo", dijo. 

"La gente me dice que cambiar el mundo no es posible, pero es muy posible - y es muy fácil."


Si el año 2020 nos ha enseñado algo sobre la salud mundial, es la importancia de las vacunas. World’s Best Shot es una serie de perfiles dedicada a compartir las historias de los activistas por las vacunas en todo el mundo.


Esta serie de artículos ha sido posible con el financiamiento de la Bill and Melinda Gates Foundation. Cada artículo fue producido con plena independencia editorial.


Traducción de Adam Critchley.