Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

AP
PartnerAgua y Saneamiento

¿Cómo pueden convertirse las aguas residuales en energía renovable?

Por Jens Berggren, Director de Comunicaciones, Instituto Internacional del Agua de Estocolmo

Hace unos 10 años, en 2007, el British Medical Journal realizó una encuesta entre sus lectores sobre el avance médico más importante desde que la revista se publicó por primera vez en 1840.

Obviamente había algunos contendientes fuertes, como los descubrimientos de antibióticos y la anestesia, pero el premio principal se lo llevó el inodoro y el área de saneamiento.

Y es importante destacar que este año, los ganadores del Premio de Agua de Estocolmofueron los profesores Bruce Rittmann y Mark van Loosdrecht, quienes han estudiado, inventado y construido nuevas formas de trabajar con microbios, para mejorar la conversión de aguas residuales en recursos como agua, energía y nutrientes. Esto podría significar un paso significativo hacia un mayor y mejor tratamiento de los desechos en el mundo.

El 80% de las aguas residuales del mundo es arrojada sin tratamiento a nuestros cuerpos de agua. La carga bacteriológica de esta gran mala administración es obviamente horrible en sí misma, con 1.800 millones de personas que consumen agua contaminada con heces. Para empeorar las cosas, la contaminación de nuestras aguas dulces inevitablemente conduce a la contaminación de nuestros mares. Los mares se sobrealimentan con nutrientes fertilizantes, causando proliferaciones de algas que privan a los fondos marinos de oxígeno, dando lugar a las llamadas "zonas muertas" donde no pueden vivir peces o crustáceos. Entonces, aunque el inodoro ha sido muy beneficioso para la salud de la humanidad en los últimos siglos y medio, algunos de los desafíos se han trasladado, de nuestras ciudades a nuestros mares, en lugar de resolverse.

Creo, entonces, que la clave para resolver el saneamiento es comprender que los contaminantes, en lugar de ser algo inherentemente malo, son algo potencialmente valioso que se encuentran en el lugar equivocado, en una mezcla inadecuada o en una concentración incorrecta. El desafío es, en primer lugar, descubrir dónde puede ser valioso un compuesto con estas habilidades o cómo se puede convertir y, en segundo lugar, comprender cómo separarlo, moverlo y refinarlo con seguridad.

La mayor parte del material orgánico que obstruye varios de los cuerpos de agua del mundo utiliza el oxígeno disuelto en el agua cuando se descompone. Los nutrientes liberados crean un auge de crecimiento en la superficie que aumenta la cantidad de material orgánico en descomposición. Cuando se agota el oxígeno, las bacterias anaeróbicas comienzan a convertir el material orgánico restante en gas metano, un gas de efecto invernadero 70 veces más potente que el dióxido de carbono. Pero el metano también es un excelente combustible en los motores de combustión, que contiene más energía por kilogramo que otras fuentes de combustible, como el diesel. Al quemar el metano, se convierte en dióxido de carbono y agua, lo que reduce en gran medida su potencial de calentamiento global.

Se estima que las aguas residuales contienen entre 5 y 10 veces la energía requerida para tratarla, así como también todos los nutrientes contenidos en nuestros alimentos y otros compuestos de nuestros artículos domésticos. Todos estos podrían ser rescatados de las aguas residuales o convertidos en materias primas, creando una economía circular.

Los galardonados con el Premio del Agua de Estocolmo 2018 han encontrado formas de mejorar la producción de recursos valiosos de nuestras plantas de tratamiento, al tiempo que reducen los costos de construcción y operación. Y las posibilidades de utilizar microbios para limpiar nuestras aguas convirtiéndolas en bioplásticos y otros polímeros están apenas en su infancia. Por lo tanto, en lugar de ver las plantas de tratamiento como lugares donde se maneja la suciedad, deberíamos empezar a verlas como fábricas de energía y materias primas de alta tecnología.

Sin dudas, el manejo en el área de saneamiento parece tener un gran potencial. A veces se ha dicho que el agua podría ser el nuevo petróleo, refiriéndose a ella como una fuente potencial de inestabilidad regional. ¿Podría ser que el saneamiento sea el nuevo petróleo por su capacidad de proporcionarnos energía mientras nos protege de enfermedades y el cambio climático?