Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

A fisherman unravels his net as he prepares to head out on his wooden boat to fish, in the waters on the edge of the Cite Soleil slum, in Port-au-Prince, Haiti, Oct. 22, 2018.
Dieu Nalio Chery/AP
Alimentos y Hambre

El rápido calentamiento de los océanos podría estar destruyendo millones de alimentos

Por qué es importante para los Global Citizens
Los océanos proporcionan una fuente vital de alimentos para miles de millones de personas y el cambio climático amenaza con destruir los ecosistemas marinos. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.


El cambio climático está causando que los océanos se calienten aproximadamente un 40% más rápido de lo que estimaba un análisis previo de las Naciones Unidas, una tasa que podría tener graves consecuencias para los medios de vida de las personas y los alimentos de todo el mundo en los próximos años, según publicó The New York Times.

La investigación, publicada el jueves en la revista Science, genera preocupación para los millones de personas que dependen de los océanos para su alimentación y seguridad económica, y viven en áreas que son vulnerables al aumento del nivel del mar y podrían verse afectadas como consecuencia de tormentas más fuertes.

Los océanos han absorbido el 93% del exceso de calor atrapado en la atmósfera mundial por las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por la actividad humana, como consecuencia del cambio climático.

Como resultado, los océanos se han visto más afectados que los entornos terrestres en las últimas décadas y los científicos solo han comenzado a comprender el alcance total de estos cambios en los últimos años.

La vida marina es altamente susceptible a los cambios de temperatura y las olas de calor marino récord que se han producido en los últimos años han desintegrado ecosistemas enteros que tardaron miles de años en formarse.


A medida que estos ecosistemas se fragmentan y desaparecen, los sistemas humanos que dependen de ellos están en peligro.

De acuerdo con el Banco Mundial, los océanos generan un valor económico de $1.5 billones en valor económico y más de 60 millones de personas trabajan en la pesca y la acuicultura. El pescado que se captura anualmente proporciona nutrición esencial a miles de millones de personas en todo el mundo, especialmente aquellos que viven en la pobreza.

Pero esta vasta red de actividad económica podría verse seriamente afectada a medida que los océanos continúan calentándose.

Las temperaturas más altas interrumpen la vida marina de varias maneras.

De acuerdo con la UNESCO, los arrecifes de coral se están muriendo de estrés por calor, destruyendo vastas redes de vida en el proceso.

Los arrecifes albergan a miles de criaturas marinas, proporcionan defensas naturales a las comunidades costeras contra las tormentas, ofrecen abundantes oportunidades de pesca que proporcionan nutrición esencial a las personas y generan miles de millones en ingresos por turismo anualmente.

En otras partes, las temperaturas más altas están provocando que los peces migren a nuevos lugares, lo que limita sus rangos históricos y, como resultado, desplace a otros peces. Las Naciones Unidas temen que estos patrones migratorios cambiantes resulten en conflictos a medida que las jurisdicciones pesqueras nacionales se vean afectadas.

Animales tan diversos como tortugas y caracoles de mar tienen problemas para reproducirse cuando los océanos se calientan y se acidifican, y las plagas aprovechan las nuevas condiciones para devastar hábitats.

Por ejemplo, los erizos se multiplicaron por 60 en la costa de California cuando una "mancha" de agua caliente se movió hacia el área y procedió a destruir los magníficos bosques de algas marinas que le otorgan sustento a las economías locales.

Además de las temperaturas más cálidas, la vida en los océanos está siendo seriamente afectada por la pesca excesiva, la contaminación plástica e industrial y las aguas acidificadas.

A menos que se tomen medidas urgentes para revertir estas tendencias, la captura de peces en el futuro podría limitarse a las granjas pesqueras y los estanques koi.

"Ya sea en la costa o en alta mar, lejos de todo, salvaguardar la biodiversidad marina es vital para asegurar el uso sostenible a largo plazo de los recursos naturales preciosos", dijo en un comunicado Irina Bokova, Directora General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.