Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Ariana Cubillos/AP
Ciudadanía

Hay más de 3 millones de refugiados y migrantes venezolanos

Por qué los Global Citizens deberían preocuparse
La crisis humanitaria en Venezuela ha desplazado a millones de personas, ha creado una inseguridad alimentaria generalizada y ha socavado el sistema de atención sanitaria del país. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre estos temas aquí.


El número de refugiados y migrantes venezolanos ha superado los 3 millones, lo que representa casi una décima parte de la población general del país, según informó el Organismo de Refugiados y Migración de la ONU.

La mayoría de los que huyen buscaron refugio en los países limítrofes, con Colombia absorbiendo el mayor número de venezolanos con más de 1 millón de personas, seguido de Ecuador, Argentina, Chile y Brasil.

"Los países de América Latina y el Caribe han mantenido en gran medida una política de puertas abiertas para los refugiados y migrantes de Venezuela", dijo en un comunicado Eduardo Stein, representante especial conjunto de la ONU para refugiados y migrantes de Venezuela. "Sin embargo, su capacidad de recepción es muy limitada, por lo que se requiere una respuesta más sólida e inmediata de la comunidad internacional para que esta generosidad y solidaridad continúen".

Durante el año pasado, los países anfitriones comenzaron a restringir el acceso a sus fronteras y negar la entrada a los venezolanos. Otros, incluso, han acorralado a refugiados en áreas cercanas a la frontera, impidiéndoles ingresar al país. Además, en Brasil, el presidente electo Jair Bolsonaro ha prometido tomar medidas enérgicas contra los venezolanos que llegan.

Actualmente, la ONU está trabajando para coordinar una respuesta regional a la situación, que se ha convertido en una de las crisis humanitarias más extremas del mundo.

“Esta crisis humanitaria no se puede abordar de manera aislada. "Es fundamental promover una respuesta regional para enfrentar todos los desafíos, en particular temas como necesidades humanitarias, estatus legal, documentación e inclusión", dijo en una declaración Filippo Grandi, director de la agencia de refugiados de la ONU. "El ACNUR está comprometido a aumentar su cooperación con los gobiernos de la región".

El éxodo de Venezuela ha crecido de manera constante en los últimos años, luego de un colapso de la economía del país, el aumento de la inseguridad alimentaria generalizada, un sistema de salud vacilante, una crisis de violencia y mucho más, según publicó la BBC.

Venezuela-Food-Insecurity-Hero.jpgCustomers hold their shopping bags of newly bought corn flour and toilet paper as they line up outside a private supermarket in Caracas, Venezuela, Jan. 16, 2015.
Image: Fernando Llano/AP

En 2014, el precio global del petróleo comenzó a caer en picada, y Venezuela, que depende en gran medida de las ventas de petróleo, comenzó a perder dinero. De repente se hizo difícil para la gente común comprar bienes básicos como arroz. Esto desató una espiral inflacionaria que desplomó la moneda del país generando una pérdida masiva de empleos y alentando al gobierno a recortar sus gastos.

Ahora existe la preocupación de que la inflación podría superar el 1,000,000%, lo que significa que podrían necesitarse carretillas enteras repletas de dinero en efectivo para comprar alimentos básicos como la leche.

Muchos críticos argumentan que la crisis financiera se agravó por la incapacidad del presidente Nicolás Maduro de reestructurar la economía del petróleo. A medida que la crisis empeoraba y la inestabilidad aumentaba, Maduro comenzó a reprimir violentamente a los manifestantes en todo el país y despojó de poder a la legislatura.

Esas acciones autoritarias profundizaron la crisis.

Con el tiempo, los hospitales dejaron de llevar medicinas esenciales, las tiendas de comestibles solo contaban con estantes vacíos, los apagones se convirtieron en algo normal, el tráfico de niños aumentó y se produjeron brotes de enfermedades como la malaria.

Millones de venezolanos, incapaces de encontrar trabajo o alimentar a sus familias, y temerosos de la violencia, huyeron de sus hogares y cruzaron la frontera en busca de estabilidad.

Países como Estados Unidos han tratado de ejercer presión sobre el régimen de Maduro mediante sanciones, pero el presidente no muestra signos de ceder el poder y recientemente ganó las elecciones generales en medio de acusaciones de fraude en las urnas.

"Sospecho que esta situación no se resolverá en el país, pero es más probable que se resuelva como una crisis humanitaria, y fuera de Venezuela con actores internacionales", dijo a Al Jazeera Javier Buenrostro, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México.