Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Nicole Hernandez, from Guerrero, Mexico holds on to her mother as they wait with other families to request political asylum in the United States, across the border in Tijuana, Mexico on June 13, 2018. The family has waited for about a week in this Mexican border city, hoping for a chance to escape widespread violence in their home state.
Gregory Bull/AP
Ciudadanía

Líderes políticos y religiosos del mundo condenan la política estadounidense de separar a los niños inmigrantes

Por Joanna Prisco

Traducción: Erica Sánchez

Mientras más de 2,000 niños migrantes permanecen detenidos y enjaulados en las estaciones fronterizas de los Estados Unidos, las imágenes de sus condiciones de vida similares a las de las prisiones y las grabaciones de audio de sus sollozos desesperados se están compartiendo en todo el mundo.

En respuesta, un creciente número de figuras de la ONU, líderes religiosos y políticos han expresado indignación por la política de "tolerancia cero y separación de la familia" de la administración Trump, calificándola de inmoral, abusiva y una violación de los derechos humanos.

Zeid Ra'ad al-Hussein, alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, se expresó en contra de esta política durante su discurso más reciente en Ginebra, según un informe en The Hill.

"La idea de que cualquier estado buscará disuadir a los padres infligiendo este tipo de abuso a los niños es desmesurada", dijo al-Hussein, citando declaraciones hechas por la presidenta de la Academia Estadounidense de Pediatría, Colleen Kraft, a BuzzFeed News esta semana, llamando a este tipo de políticas una forma de abuso contra los niños.

"El trauma de la separación puede causar un daño irreparable al desarrollo de por vida, ya que altera la arquitectura cerebral de un niño", dijo Kraft.

El ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, también emitió un comunicado condenando este tipo de prácticas.

"Hay maneras efectivas de garantizar el control fronterizo sin exponer a las familias al trauma psicológico duradero de la separación entre padres e hijos", dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi. "El ACNUR está listo para apoyar a los Estados Unidos en la implementación de alternativas humanas y seguras".

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, cimentó aún más la oposición a la política el lunes, y afirmó que los niños refugiados y migrantes no deben quedar traumatizados por estar separados de sus padres, según publicó Reuters.

En una reunión de inmigración en el Vaticano, el Papa Francisco afirmó que los inmigrantes no son números, sino personas con sentimientos que necesitan protección permanente, y agregó que "se debe mostrar una preocupación particular por los niños migrantes y sus familias", según informó CruxNow.

La declaración extendida del Vaticano, informada por VOA News, señaló:

"Los niños son los que más sufren la migración forzada. Debemos responder de manera efectiva a los desafíos creados por estos flujos, equilibrando los principios de solidaridad, subsidiariedad y corresponsabilidad".

De vuelta en suelo estadounidense, la Diócesis Católica Romana de Tucson, el Obispo Edward J. Weisenburger incluso llegó a sugerir que habría "sanciones canónicas" para los católicos involucrados en la separación de los niños de los miembros de la familia en la frontera.

Mientras sus compañeros de grupo no estuvieron de acuerdo con castigar a los agentes de la patrulla por seguir órdenes, el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, el cardenal Daniel DiNardo, emitió una declaración denunciando la aplicación de leyes que separan a los padres indocumentados de sus hijos cuando ingresan a este país.

"Las familias son el elemento fundamental de nuestra sociedad y deben poder permanecer juntas", dice la declaración de DiNardo. "Si bien la protección de nuestras fronteras es importante, podemos y debemos hacerlo mejor como gobierno y como sociedad, para encontrar otras formas de garantizar esa seguridad. Separar a los bebés de sus madres no es la respuesta y es inmoral".

La Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore, se hizo eco de esos sentimientos en su cuenta de Twitter, haciendo hincapié en la importancia de los derechos de los niños.

A las voces de repudio se sumaron las declaraciones de las ex cuatro primeras damas, senadores y celebridadesque vienen denunciando la política de los niños migrantes de Trump. Mientras tanto el propio presidente Trump se ha mantenido firme en sus declaraciones públicas. En el anuncio de ayer de un nuevo brazo de la 'fuerza especial' de los militares, abordó el tema proclamando que Estados Unidos "no será un campo para inmigrantes, no bajo mi supervisión", informó NBC.

Global Citizen realiza campañas para ayudar a los inmigrantes y refugiados. Puedes tomar medidas e involucrarte aquí.