Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Hyttalo Souza/Unsplash
Salud

Italia prohíbe que los niños no vacunados vayan a la escuela después de un brote de sarampión

Por qué es importante para los Global Citizens
Un brote de sarampión en Italia ha generado una campaña de salud pública a gran escala para contener la enfermedad. Las enfermedades infecciosas como el sarampión pueden ser derrotadas cuando la suficiente cantidad de personas de una población es  vacunada contra ella. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.

La tarea para la casa en Italia es arremangarse y vacunarse.

Según la nueva ley de Lorenzin del país, los estudiantes menores de 6 años que asistan a la escuela sin la prueba de que han sido vacunados serán enviados a casa, según informó la BBC. Para estudiantes entre las edades de 6 y 16 años, no proporcionar los documentos de vacunación adecuados resultará en que sus padres reciban una multa de 500 euros.

La nueva ley es el último paso que da el país en su campaña para contener un brote de sarampión que obligó al gobierno a declarar el estado de emergencia en noviembre pasado. Entre febrero de 2017 y enero de 2018, se reportaron más de 5,000 casos de sarampión en Italia. Si bien los casos de sarampión parecieron disminuir hacia fines del año pasado, a medida que se intensificaban las campañas de salud pública, en enero se duplicaron con creces en comparación con el mes anterior.

La ley de Lorenzin busca reforzar aún más las tasas de vacunación.

"En general, tener una ley sin cumplimiento no funciona; realmente se debe hacer cumplir para tener un impacto", dijo a Global Citizen Daniel Salmon, director del Instituto de Seguridad de Vacunas de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins.

Salmon describió cómo los brotes de sarampión pasados ​​en los Estados Unidos han sido contenidos a través de campañas que se basaron en leyes que excluyen a los niños no vacunados de las escuelas. Mientras más de 500 personas murieron de sarampión en los Estados Unidos a lo largo de la década de 1960, el número de muertes se redujo a 89 en 1970 y continuó disminuyendo, casi desapareciendo a finales de siglo, debido a campañas coordinadas de salud pública.

En los últimos años, las tasas de vacunación de Italia se redujeron a alrededor del 80% de la población, lo que permitió que el sarampión, una enfermedad que alguna vez se pensó que se erradicó en gran parte del mundo, se recuperara. Desde el inicio del último brote, el país ha podido aumentar las tasas al 95%, alcanzando el nivel recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

Cuando una población alcanza una tasa de vacunación del 95%, alcanza lo que se conoce como "inmunidad comunitaria".

"Ciertas personas no pueden vacunarse por razones médicas o son muy jóvenes", dijo Salmon.

"La idea detrás de la inmunidad de la comunidad es que si tienes una proporción suficientemente alta de personas vacunadas o inmunes, esto evita la introducción de la enfermedad en la población".

El gobierno italiano ya está advirtiendo a las familias sobre la nueva ley. En Bologna, por ejemplo, más de 300 familias recibieron una carta que estipulaba los nuevos requisitos escolares, que entraron en vigencia el lunes. En áreas con altas tasas de vacunación, la ventana de cumplimiento será más flexible, según informó la BBC.

El brote de sarampión en Italia fue impulsado en gran medida por el creciente número de padres que renunciaron a los requisitos de vacunación ya sea por razones médicas, religiosas o filosóficas.

La desinformación difundida por el movimiento "anti-vacunas" fue un factor importante en este declive, según publica la BBC, pero Salmon explica que poner el énfasis en este movimiento en Italia y en otros lugares es erróneo.

“No hay mucha gente que se oponga ideológicamente a las vacunas; hay muchos padres que tienen inquietudes y hacer que las leyes sean más estrictas no va a abordar esas inquietudes", dijo. “Necesitamos escuchar a los padres, necesitamos entenderlos, debemos abordar sus inquietudes”.

"Si un padre entra a una instalación y dice 'leo en internet que hay formaldehído en las vacunas y me asusta', el médico necesita la capacitación y la paciencia para lidiar con esa preocupación", agregó. "Los médicos son la fuente más creíble para los padres, pero a menudo no están equipados con las herramientas y la capacitación para tener estas conversaciones".

En lugar de demonizar a los padres que tienen inquietudes o pueden estar mal informados, Salmon dijo que los países deben hacer un mejor trabajo invirtiendo en campañas educativas y remunerando a los médicos por disipar mitos y tranquilizar a las personas.

"Los funcionarios de salud pública y los padres comparten el deseo de proteger a los niños y tenemos que trabajar para desarrollar ese deseo", dijo.