Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

On 1 July 2016, an Iñupiat girl Amaia, 11, standing on a ice floe on a shore of the Arctic Ocean in Barrow, Alaska in the United States of America
Photo by Vlad Sokhin/UNICEF
OpinionMedio Ambiente

El ingreso básico universal podría combatir el cambio climático y la pobreza extrema

Los gobiernos de todo el mundo están declarando “emergencias climáticas y ambientales” para resaltar las formas insostenibles en que los humanos, en pocas generaciones, han transformado el planeta.

Hemos hecho suficiente concreto para cubrir toda la superficie de la Tierra en una capa de 2 milímetros de espesor. Se ha fabricado suficiente plástico difícil de reciclar. Producimos anualmente 4,8 mil millones de toneladas de nuestros cinco principales cultivos y 4,8 mil millones de cabezas de ganado. Hay 1,2 mil millones de vehículos motorizados, 2 mil millones de computadoras personales y más teléfonos móviles que los 7,6 mil millones de personas en la Tierra.

A nivel mundial, las actividades humanas mueven más suelo, roca y sedimentos cada año de lo que se transporta mediante todos los demás procesos naturales combinados. Las fábricas y la agricultura eliminan tanto nitrógeno de la atmósfera como todos los procesos naturales de la Tierra. El clima global se está calentando tan rápido que hemos retrasado la próxima era glacial.

Entramos en el Antropoceno y dejamos atrás las condiciones planetarias estables de los últimos 10,000 años que permitieron el desarrollo de la agricultura y la civilización compleja.


La red de culturas globalmente interconectada de hoy se basa en un entorno global estable. Entonces, ¿cómo diseñamos políticas nacionales e internacionales para hacer frente a esta emergencia mundial climática y ambiental?

Un estudio publicado recientemente en Nature Sustainability intentó resumir y evaluar los diferentes tipos de políticas que podrían usarse para salvar nuestro medio ambiente.

El estudio se basa en el concepto de los límites planetarios desarrollado por un equipo de académicos dirigido por el investigador en sostenibilidad Johan Rockström y el científico sobre el sistema de la Tierra Will Steffen. Ellos definieron nueve límites físicos ambientales que, si se superaban, podrían dar lugar a cambios abruptos y graves repercusiones para la civilización humana.

Ya hemos cruzado tres de estos límites cambiando el clima, destruyendo la biodiversidad e interrumpiendo los ciclos de nitrógeno y fósforo a través de la agricultura.

Este estudio se centró exclusivamente en los límites físicos de la vida humana en la Tierra y no abordó las dinámicas subyacentes del capitalismo de consumo que gobiernan la mayor parte de la vida humana. En contraste, la economista Kate Raworth combina las necesidades físicas y sociales de la humanidad al incluir agua, alimentos y salud junto con la educación, el empleo y la igualdad social. Entre estos dos conjuntos de necesidades hay un espacio operativo justo para la humanidad.

Vivir en este espacio, según Raworth, exige un desarrollo económico inclusivo y sostenible, que se está conociendo como "economía de la donut". La idea central se basa en que diseñemos nuestras políticas económicas para cuidar el planeta y todos los que están en él.

El estudio de Nature Sustainability se centra en políticas de comando y control, como impuestos, subsidios y multas, en lugar de analizar qué es lo que impulsa el consumo. Esencialmente, los autores aplican políticas antiguas para tratar de solucionar el problema del Antropoceno, que, dada su escala, necesita un nuevo conjunto de ideas.

Uno de ellos es el ingreso básico universal (UBI): una política que garantizaría un pago financiero a todos los ciudadanos, incondicionalmente, sin ninguna obligación de trabajar, a un nivel por encima de sus necesidades de subsistencia.

Los ensayos a pequeña escala de UBI muestran que el logro educativo es más alto, los costos de atención de salud disminuyen, los niveles de emprendimiento, tanto en número de personas como en porcentaje de éxito, y aumentan los niveles de felicidad. Sin embargo, el UBI hace más que esto: podría romper el vínculo entre trabajo y consumo.

Romper esto podría, si se maneja con cuidado en el tiempo, reducir drásticamente los impactos ambientales al disminuir la velocidad de la producción y el consumo de cosas que actualmente alimentan un crecimiento económico sin trabas. Podríamos trabajar menos y consumir menos, y aun así satisfacer nuestras necesidades. El temor por el futuro disminuiría, lo que significa que no tendríamos que trabajar más por el miedo de no tener trabajo en el futuro. Esto es especialmente importante ya que la automatización y las máquinas inteligentes competirán cada vez más con los humanos para la mayoría de los trabajos.

Un uso argumentado de la UBI devolvería el dinero no gastado a su origen, lo que significa que el dinero no se podría ahorrar. Las personas ricas podrían no usarlo en absoluto, pero esto garantizaría que los elementos esenciales sean asequibles para los más pobres.

La UBI por lo tanto eliminaría la pobreza extrema y reduciría la dependencia. Le daría a la gente la capacidad de decir "no" a trabajos indeseables, lo que incluye muchos trabajos perjudiciales para el medio ambiente, y en cambio podrían decirle "sí" a oportunidades que a menudo están fuera de su alcance. Con la UBI todos podríamos pensar a largo plazo, mucho más allá del siguiente día de pago. Podríamos cuidarnos a nosotros mismos, a los demás y al mundo en general.

Podríamos trabajar en una segunda política radical de reparación ambiental, que nacería de la idea simple pero profunda de asignar la mitad de la superficie de la Tierra en beneficio de otras especies.

Para 2050, más de dos tercios de la población mundial vivirá en ciudades. Nos hemos convertido en una especie urbana, con el mundo fuera de las grandes ciudades cada vez más salvaje. Hay una oportunidad de devolver esta tierra a su estado salvaje prehumano. La restauración forestal a gran escala ya está en marcha, con compromisos en 43 países para restaurar 292 millones de hectáreas de tierras degradadas en bosques, 10 veces el área del Reino Unido.

La UBI le daría a las personas el derecho a elegir cuando se trata de satisfacer sus propias necesidades básicas. Y haría lo mismo por las necesidades de otras especies: les proporcionaríamos las condiciones para que prosperen y administren su propio bienestar. En lugar de confiar en las ideas del siglo XX, necesitamos políticas cuidadosamente diseñadas que podrían impulsar a la sociedad hacia un nuevo modo de vivir en una nueva época.

Este cambio significa romper el ciclo de producción y consumo que está destruyendo las condiciones que han permitido que nuestra red global de civilizaciones complejas florezca. Nuestro clima global y la emergencia ambiental no se resolverán con cambios modestos en los impuestos. Los cambios más intensos significarán cambiar la forma en que vivimos para reducir radicalmente el sufrimiento y permitir que las personas y la vida silvestre se desarrollen.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lee el artículo original aquí.


Por Mark Maslin, Profesor de Ciencias del Sistema de la Tierra, University College London (UCL), y Simon Lewis, Profesor de Ciencias del Cambio Global en la Universidad de Leeds y UCL.