Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Students wait eagerly for their lunch from cafeteria servers at Seliba Primary School in Sharpeville, Gauteng province, South Africa on Sept. 17, 2019.
© UNICEF/UNI205801/Hearfield
Alimentos y Hambre

La globalización ha causado una nueva epidemia de desnutrición, según un informe

Por qué es importante para los Global Citizens
La desnutrición amenaza el potencial de los niños en todo el mundo. Las Naciones Unidas instan a todos los países a ponerle fin al hambre para 2030 e invertir en campañas de nutrición para proteger la salud de los niños. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.

A medida que la globalización transforma la producción y distribución de alimentos, están surgiendo nuevas formas de desnutrición, que ponen en peligro la salud de miles de millones de personas, según un nuevo informe de UNICEF.

Aunque más familias tienen ahora más acceso que nunca a los alimentos, las dietas en la mayoría de los países giran en torno a los mismos productos altamente procesados y preenvasados recubiertos con aditivos. Como resultado, los problemas de salud causados por la desnutrición se están disparando, especialmente para los niños que son particularmente vulnerables a los peligros de los malos hábitos alimenticios.

“A medida que los supermercados, las tiendas y las cadenas de comida rápida se vuelven omnipresentes, familias y comunidades están dejando atrás sus dietas tradicionales, a menudo más saludables, en favor de las dietas modernas, generalmente llenas de alimentos procesados con un alto contenido de grasas saturadas, azúcar y sodio y bajos en nutrientes esenciales y fibra”, escribe UNICEF en su reciente informe.


Este cambio está causando un aumento de la desnutrición, hambre oculto y personas con sobrepeso.

De hecho, más de la mitad de todos los niños en el mundo padecen hambre oculto, que ocurre cuando no obtienen suficientes vitaminas y minerales esenciales. Mientras tanto, se estima que 1 de cada 3 niños no está creciendo a su máximo potencial debido a la desnutrición, que es cuando los niños no obtienen suficientes nutrientes. Además, la obesidad infantil está aumentando en todos los países del mundo.

uni212573.jpg__2100x1575_q85_crop_subject_location-1050,790_subsampling-2_upscale.jpgImage: © UNICEF/UNI212573/Hubbard


El consumo de alimentos ultraprocesados prepara a los niños para una variedad de problemas de salud de por vida que incluyen diabetes, enfermedades cardíacas, trastornos de microbiomas, y trastornos autoinmunes, entre otros. Su falta de salud, a su vez, perjudica su rendimiento escolar, disminuye su potencial profesional y genera enormes costos de atención médica.

La desnutrición en niños menores de cinco años puede provocarles un retraso en el crecimiento, un fenómeno que perjudica el desarrollo físico y cognitivo.

El informe dice, además, que las compañías multinacionales están transformando la forma en que producen, comercializan y venden los alimentos en todo el mundo. Las agresivas campañas de marketing que venden productos refinados están habitualmente dirigidas a los niños con jingles pegadizos y animaciones divertidas.

"Sin una regulación efectiva es imposible para los niños escapar de esta corriente constante de comercialización de alimentos en la televisión, de forma impresa, o a través de canales digitales", dice el informe.

UNI152471 copy.jpgTwo girls, both 5, stand in a day care centre in Kabul, Afghanistan. The girl on the left suffers from stunting.
Image: © UNICEF/UNI152471/Dragaj

El alto contenido de sal, azúcar y grasa de los alimentos procesados los hace extremadamente adictivos, lo que genera que los niños los busquen. Al mismo tiempo, los bajos precios de estos alimentos procesados eliminan alternativas más saludables, lo que resulta en la formación de pantanos de alimentos, es decir deja a la comunidad solo con una alta proporción de opciones de alimentos procesados y rápidos.

Los gobiernos están comenzando a luchar contra este problema de los sistemas alimentarios. Se están organizando campañas de nutrición para fortalecer los alimentos y promover el consumo de verduras y frutas, se están promulgando regulaciones para limitar las campañas de comercialización engañosas y se está apoyando a los pequeños agricultores que producen cultivos nutritivos.

UNI209837.jpgYerzhan, 10, is selecting snacks while grocery shopping in Kazakhstan. About 20 percent of children aged 6-9 and 10 per cent of children under 5 years are overweight or obese in Kazakhstan due to a combination of unhealthy diets and a lack of exercise.
Image: © UNICEF/UNI209837/Karimova

El informe reconoce que 785 millones de personas aún no tienen suficiente comida para comer en todo el mundo. Esto es desnutrición en el sentido tradicional: hambre que roe el estómago de una persona, lo que afecta su capacidad para funcionar.

Por otra parte, el progreso contra el hambre crónica se ha estancado en los últimos años. Mientras tanto, el cambio climático y los conflictos podrían provocar que muchas más personas se queden sin alimentos en las próximas décadas.

UN0327538.jpgWomen and men buy and sell food and other good at the Kutupalong-Balukhali mega-camp, Cox's Bazar on June 24, 2019.
Image: © UNICEF/UN0327538/Brown

Pero el mundo puede ponerle fin al hambre extremo y la desnutrición para 2030 si se adoptan las políticas adecuadas, los sistemas alimentarios priorizan los cultivos sostenibles y saludables, y la educación nutricional se generaliza.

"La buena alimentación y la nutrición no solo son la base de la salud de los niños y el desarrollo de la sociedad en general, sino que también son un derecho humano básico del niño", dice el informe.

UN0272553.JPGTribal mothers work in attend counselling session at Nutrition Kitchen Garden (NKG) at Nutrition Rehabilitation Centre in Orchha, Narayanpur, Chattisgarh, India.
Image: © UNICEF/UN0272553/Altaf Qadri


"Como comunidades, padres, gobiernos, corporaciones alimentarias, comercializadores y ciudadanos del mundo tenemos la responsabilidad colectiva de poner las necesidades de los niños en el corazón de nuestros sistemas alimentarios", agrega.