Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Flickr/sj liew; Allan Lee; Calle v H.
Medio Ambiente

Un millón de animales y plantas amenazadas por la actividad humana

Por qué es importante para los Global Citizens
El último informe de las Naciones Unidas sobre biodiversidad es el análisis más completo que se haya realizado y muestra un futuro sombrío de un planeta en crisis. El informe insta a los países a buscar un futuro más sostenible. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.

La actividad humana está dañando tan profundamente la salud del planeta y alrededor de 1 millón de especies de plantas y animales, sin mencionar bacterias y hongos, podrían extinguirse en las próximas décadas, según un nuevo informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

La desaparición de ecosistemas completos, bosques repletos de vida silvestre que se convertirán en tierras de monocultivo o arrecifes de coral vibrantes que darán paso a matas de algas estériles, está creando reacciones en cadena que están destruyendo el equilibrio global de la vida silvestre en formas que amenazan a la sociedad humana. Nunca antes una especie individual causó una aniquilación tan generalizada y, a menos que se tomen medidas rápidas para detener estas tendencias, la pérdida de vidas será irreversible, según los expertos que hablaron con Global Citizen.

"Confiamos en la naturaleza para obtener aire limpio, confiamos en ella para obtener agua fresca, confiamos en ella para los alimentos que comemos: las cosas básicas que los humanos necesitamos para sobrevivir. Todo proviene de la naturaleza", dijo a Global Citizen Ellen Ketterson, directora del Instituto de Resiliencia Ambiental de la Universidad de Indiana.

"Lo que sabemos es que todo está conectado", agregó Ketterson, quien no participó en el informe. “Si empiezas a sacar especies de los ecosistemas, su estabilidad se desestabilizará y no sabemos cuáles serán los puntos de inflexión exactos. Es mucho mejor estar seguro que lamentarlo".


El informe de la IPBES no se basa en nuevas investigaciones. En su lugar, se trata de una revisión exhaustiva de más de 15,000 artículos científicos y cifras gubernamentales de 150 expertos de 50 países. El informe proporciona información y cohesión a investigaciones científicas dispares y llena los vacíos de conocimiento, sugiere posibles intervenciones y muestra cómo los avances en la tecnología dibujan claramente una imagen de un planeta en crisis.

"La publicación del informe es una intervención de conciencia", dijo Gabe Filippelli, director del Centro de Salud Urbana de la Universidad de Indianápolis. "Nadie tomará ninguna medida si no ve el problema".

El informe dice que la humanidad ya ha causado una reducción del 20% en la vida silvestre global. Casi el 40% de las especies de anfibios, el 33% de los mamíferos marinos y el 30% de los arrecifes de coral podrían desaparecer este siglo. Más de la mitad de todos los animales terrestres también podrían perder los hábitats que necesitan para sobrevivir.

Estas cifras se unen a una serie ya alarmante de ejemplos de cómo está en marcha la sexta extinción en masa en la historia de la Tierra. Un informe de 2018 encontró que la humanidad causó la muerte del 83% de toda la vida silvestre, en términos de biomasa.

Filippelli dijo que algunos de los impulsores de la extinción masiva, como el cambio climático y la acidificación de los océanos, son difíciles de revertir porque las emisiones de gases de efecto invernadero que causan estos cambios ambientales ya se han liberado a la atmósfera. Al mismo tiempo, hizo hincapié en deben reducirse futuras emisiones para evitar un mayor daño al planeta.

Sin embargo, muchos de los impulsores de la pérdida de biodiversidad pueden abordarse rápidamente, dijo.

"Algunas de estas cosas son imparables, por lo que debemos hacer todo lo posible para mitigar los impactos negativos a nivel local, al mismo tiempo que mantenemos nuestros ojos en el nivel global", dijo Filippelli.

Por ejemplo, los gobiernos pueden actuar de inmediato para detener la deforestación global, que se debe principalmente a la agricultura, la tala, la extracción de recursos y el desarrollo excesivo. Promover la reforestación sobre la deforestación en sí tendría enormes beneficios ecológicos en todo el mundo.

La extracción de recursos, que se ha triplicado en la última década, ha causado el 90% de la pérdida global de biodiversidad.

Los países pueden crear reservas de vida silvestre salvaguardadas de la explotación que permitirían la recuperación de las especies. De manera similar, el desarrollo humano y la expansión urbana pueden reconstruirse para priorizar la sostenibilidad. En lugar de verter concreto sobre el suelo y talar bosques, los desarrolladores y planificadores urbanos pueden crear una infraestructura que no interfiera tan dramáticamente con la vida silvestre.

Para ilustrar el rápido agotamiento de los recursos de la Tierra: “la biomasa animal está compuesta sobre todo por humanos ahora. Lo que hemos hecho es cortar la naturaleza, fragmentar y aislar a muchas poblaciones y reducir enormemente la abundancia de la mayoría de los animales grandes, y esto no puede continuar mucho más allá", dijo Don Waller, profesor de biología en la Universidad de Wisconsin-Madison.

La contaminación es otra amenaza para la vida silvestre que puede mitigarse de manera efectiva simplemente al prohibir las toxinas dañinas. La sobrepesca puede reducirse a través de un mejor manejo global de la pesca. La propagación de especies invasoras, que ha aumentado en un 70% desde la década de 1970, también puede reducirse a través de una mejor regulación global.

En las últimas décadas, estas tendencias, y muchas otras, han hecho que los ecosistemas se vacíen. "Hemos visto la transición de ecosistemas diversos a muy simples", dijo Filippelli. "No es que no tengan vida, es que están dominados por uno o dos organismos, en lugar de miles".

"En el momento en que pierdes un arrecife de coral diverso por un coral y algas, básicamente pierdes la mayoría de los nichos ecológicos y de alimentos, y literalmente pierdes el nicho espacial. Los arrecifes de coral en sí mismos son estructuras 3D muy complejas y "permiten que muchos organismos diferentes ocupen físicamente ese lugar, mientras que una estera de algas es básicamente un ecosistema plano".

Los efectos de esta simplificación en la sociedad humana son difíciles de predecir, pero los primeros signos muestran cómo minimiza los rendimientos de los cultivos mundiales y aumenta la propagación de enfermedades.

"El simple hecho de contar las especies puede no transmitir suficientemente el riesgo al que nos enfrentamos y creo que el informe hace un buen trabajo para explicar nuestra interdependencia", dijo Ketterson.

"Si seguimos avanzando, estaremos en problemas", agregó.