Lo creas o no, hay momentos en la historia en los que ha parecido que el mundo entero trabajaba al unísono, mirando hacia una única misión. Momentos en los que la evidencia, la necesidad de respuestas colectivas y la voluntad política de la mayoría se alinean para sentar las bases de una visión unida de cómo queremos que sea nuestro mundo y la humanidad. 

El año 2015 fue uno de esos momentos, en el que los gobiernos elaboraron una avalancha de acuerdos y ejércitos de diplomáticos de todo el mundo intercambiaron ideas y se enzarzaron en discusiones nocturnas sobre comas y sinónimos. Todas las agencias de las Naciones Unidas (ONU) se abrían paso a codazos para impulsar sus prioridades. Y la sociedad civil de todos los rincones del mundo luchaba por hacer oír su voz y expresar las necesidades de los ciudadanos del mundo.

Eso fue en 2015, y yo estaba allí. Un diplomático de El Salvador, que hoy quiere contarles su versión de la historia. 

Si eres un fanático de la política global, un entusiasta del desarrollo internacional o un Global Citizen, entonces el acrónimo "ODS" (Objetivos de Desarrollo Sostenible, también conocidos como Objetivos Globales de la ONU) te resultará familiar. Si nunca has oído hablar de los Objetivos Globales, ahora es un momento tan bueno como cualquier otro para conocer los 17 objetivos establecidos por los líderes mundiales en 2015 que han sido diseñados para cambiar tu vida (sí, la tuya). 

Se te perdonaría pensar que la adopción de los Objetivos Mundiales fue lo único emocionante (sí, realmente emocionante) que ocurrió en el estimulante mundo de la ONU ese año. Sin embargo, hubo otras perlas de sabiduría colectiva que vieron la luz en 2015. Si no me creen, solo tienen que buscar en Google "Marco de Acción de Sendai" (donde se utiliza el término "Reconstruir mejor"), y "Acuerdo de París" (por supuesto, es uno que probablemente ya conocerán si han estado leyendo sobre el cambio climático o han seguido la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático de noviembre, COP26). Todos estos documentos acordados por los líderes mundiales se complementan entre sí y nadie debería cometer el error de considerarlos de forma aislada. 

También se te perdonaría que te fueras al otro extremo, pensando que los Objetivos Globales de 2015 eran uno más en la larga cola de documentos producidos en la ONU. Nada más lejos de la realidad. A pesar de los desafíos actuales del multilateralismo (es decir, el trabajo conjunto de varios países) -falta de financiación y de voluntad política para implementación, además de los daños de la pandemia- lo que está escrito en ese documento es poco menos que revolucionario. No estoy bromeando. Deberías leer los Objetivos Globales con un café (fuerte) y pensar en cómo la consecución de cada uno de ellos mejoraría tu vida, tu barrio, tu ciudad, tu país y el mundo en general.

Rubén Escalante-HasbúnImage: supplied by Rubén Escalante-Hasbún.

Si vienes del llamado "Sur Global" (o "mundo en vías de desarrollo", como algunos todavía se refieren a él) y eres lo suficientemente mayor como para recordar la vida antes de los smartphones, entonces probablemente recuerdes otro conjunto de siglas sin pretensiones: ODM (Objetivos de Desarrollo del Milenio), la madre de los actuales Objetivos Mundiales. Los ODM se centraban en objetivos como la erradicación del hambre, la reducción de la mortalidad infantil, la mejora de la salud materna, la lucha contra el VIH/SIDA y la malaria, entre otros. 

Yo estaba en mi país por aquel entonces, y recuerdo cómo de repente surgieron vallas publicitarias y carteles junto a cualquier obra de desarrollo, cualquier centro de vacunación, cualquier ceremonia de corte de cinta en la que se destacaba que teníamos 15 años (hasta 2015) para correr la maratón del desarrollo. Si, por el contrario, eres del llamado "Norte Global" (o "mundo desarrollado", como todavía lo llaman algunos), probablemente no hayas oído hablar mucho de los ODM. ¿Por qué habrías de hacerlo? Ya vivías en el paraíso del desarrollo y no necesitabas que la ONU te dijera qué mejorar para alcanzar el bienestar, ¿verdad? Pues te equivocas. 

Te ahorraré todos los aburridos detalles sobre todos los informes, reuniones preparatorias, datos, estadísticas y demás que llevaron al mundo -alrededor de 2012 pero con raíces en los años 90- a darse cuenta de que, a pesar de los éxitos de la implementación de los ODM (que fueron muchos), el desarrollo y, más importante, el desarrollo sostenible, era más complejo de lo que habíamos previsto, por diferentes razones. Otras personas mencionarían otras lecciones aprendidas gracias a los ODM, pero permítanme enumerar estas tres, que personalmente considero importantes: 

1 El desarrollo sostenible no es una etapa a la que se llega y en la que luego se puede estar cómodamente. El desarrollo sostenible es un esfuerzo constante. 

2  El desarrollo sostenible es universal, ya que no es un objetivo exclusivo del "Sur Global". Todos los países tienen margen de mejora, incluso cuando las sociedades de estas regiones del "Sur Global" necesitan apoyo y financiación internacional para avanzar.

3 El desarrollo sostenible no se limita a la salud y la educación (aunque sean esenciales). Los ODM se centraron en acabar con la pobreza y tuvieron un enorme éxito, pero la pobreza es un sistema arraigado de desigualdad social, cultural y política y una manifestación de la privación de derechos humanos. Por lo tanto, era necesario ir más allá del "desarrollo" tradicional, para pensar en otras dimensiones de la pobreza. 

Así que fue así que  tomamos estas lecciones y nos basamos en ellas, incluyendo esas nuevas dimensiones al establecer lo que llegarían a ser los Objetivos Globales. 

Una de estas nuevas dimensiones es que los 17 Objetivos Globales no están ahí "porque sí", sino que se refuerzan mutuamente. Todavía recuerdo a la negociadora colombiana (no mencionaré su nombre) que en 2013 dejó a todos boquiabiertos al presentar un primer borrador de los Objetivos Globales, no como un montón de silos conectados, sino como una torre de jenga o una pared de lego: cada pieza sostiene el conjunto. Si se quita una, el conjunto se tambalea, si no es que se desmorona. 

Sin embargo, la nueva dimensión más revolucionaria de todas es que, además de las tres grandes áreas social, económica y medioambiental, los Objetivos Globales también reconocen la equidad y la justicia para todos como parte del conjunto. Este es el Objetivo Global 16. 

Así que se puede pensar en el desarrollo sostenible, tal y como lo establecen los Objetivos Globales, como una receta para un plato que suena delicioso: "Una vida mejor para todos".

Por supuesto, el nombre real de la receta sería un poco más largo: "Una vida mejor para todos en el mundo sin romper el planeta". O, si se quiere ser fiel a todo el nombre de la receta, que suena menos emocionante, entonces diríamos "una vida mejor para todas y todos los que estamos vivos ahora en el mundo, y las/los que nacerán después, independientemente de sus condiciones, dentro de los límites planetarios". 

Y es aquí, cuando uno se fija en el nombre completo de la receta de este apetitoso manjar y deja de simplificar demasiado las cosas, cuando se da cuenta de que esto no se puede conseguir (o "cocinar", si me permiten la analogía un poco más) sin el calor y la llama de la equidad y la justicia para todos. Sí, el desarrollo sostenible no es un gazpacho. Hay que servirlo bien caliente. 

Todos y cada uno de los 17 Objetivos Mundiales y las 169 metas que los componen (en aquel entonces necesitamos mucho café para sacar todo eso), todas y cada una de las palabras de todo el documento de los Objetivos Mundiales están ahí porque alguien presionó para que estuvieran ahí. 

El Objetivo Global 16 -por la paz, la justicia y las instituciones sólidas- no es una excepción, y aunque su inclusión dentro de los Objetivos Globales tiene que agradecer a muchos cientos de actores, países como el mío en aquel momento también fueron una fuerza detrás de él, por razones obvias. 

Si miramos el Objetivo Global 16, podemos reducir su rimbombante nombre a tres elementos principales (recordemos que cada palabra fue minuciosamente negociada y peleada para que se mantuviera allí) 1. Sociedades pacíficas e inclusivas, 2. Justicia para todos, 3. Instituciones eficaces, responsables e inclusivas (que es la jerga diplomática para "Estados que realmente sirven a sus poblaciones"). 

Países como el mío lo sabían, como una de las grandes lecciones de los ODM. ¿Cómo se puede conseguir un desarrollo sostenible si la gente tiene miedo de salir a la calle debido a la violencia social? ¿Cómo hacerlo si la gente no puede acceder a la justicia cuando se le ha negado el acceso a buenos servicios públicos? ¿Cómo se puede ofrecer una buena educación y sanidad y reducir la pobreza si las calles están inundadas de armas pequeñas ilícitas? ¿Cómo pueden los ciudadanos exigir responsabilidad a sus gobiernos cuando la corrupción es galopante y el dinero público -y la financiación internacional- se desvía en beneficio de la pequeña élite? ¿Cómo puede hacerlo, aún el gobierno mejor intencionado cuando el Estado ni siquiera ejerce el control sobre su propio territorio, o cuando la población está atrapada y dividida en conflictos o en guerra civil? 

Si por casualidad vives en una parte del mundo donde estas cuestiones no te quitan el sueño, considérate afortunado y, por favor, no des por sentadas estas preciosas cosas.

Por ello, se idearon diferentes metas específicas tanto dentro del Objetivo 16 como en toda la agenda, para garantizar que los beneficios de la implementación de todos los demás Objetivos Globales llegaran realmente a los más vulnerables. Sin esto, el tan repetido mantra de "no dejar a nadie atrás" sería simplemente una mentira. 

Hay dos pequeños secretos que revela el Objetivo 16 (pausa para el suspenso). El primero, la razón de ser del Objetivo 16, es que el desarrollo sostenible no puede lograrse sin su espejo, los derechos humanos. 

El segundo tiene que ver con la diferencia que se percibe entre el desarrollo sostenible y los derechos humanos y que a muchos gobiernos les encanta utilizar en esas noches de insomnio de la negociación: presentar las cosas como "desarrollo" desvía la responsabilidad, da prioridad a la acción colectiva (cooperación y financiación) por encima de la responsabilidad individual (léase: del Estado) y es un enfoque más bien descendente (es decir, el Estado da algo a la gente). 

En cambio, enmarcar el mismo concepto como "derecho humano" no permite pasar la pelota, no depende de la cooperación internacional (tienes derecho a alo sólo por ser humano, no porque tu gobierno tenga recursos), y es un enfoque más bien ascendente (el titular del derecho, tú, tienes derecho a él y el Estado es responsable ante tí). 

La mayoría de los Objetivos Globales también pueden leerse a través del código de los derechos sociales, económicos y culturales. Sin embargo, el Objetivo 16, visto a través del prisma de derechos humanos, es diferente, ya que se entiende mejor a través del código de los derechos civiles y políticos, lo que pone nerviosos a muchos gobiernos. El Objetivo 16 es el mejor ejemplo de cómo los derechos humanos, el desarrollo sostenible y la paz y la seguridad no son tres silos, sino un continuo virtuoso. Es el lugar donde se encuentran los tres pilares de Naciones Unidas.

Cualquier esfuerzo por parte de cualquier Estado para empujar el Objetivo 16 al fondo del montón y dejarlo de lado en las discusiones sobre los Objetivos Globales debe ser analizado teniendo esto en cuenta. La inclusión del Objetivo 16 fue un logro político que probablemente no sería posible en nuestro mundo actual de finales de 2021 y debe ser preservado. 

Una verdad más, el hecho de que los Objetivos Globales tengan que ser alcanzados juntos en tándem, es la piedra angular de todo este esfuerzo global colectivo. Sin embargo, sigo viendo compartimentación, jerarquización y desigualdad en el seguimiento, y aunque todos deberíamos apoyar la implementación de todos los Objetivos Globales, no deberíamos permitir que el Objetivo 16 sea visto como algo más que lo que debe ser: una parte esencial de la receta, el elemento que une las tres dimensiones del desarrollo sostenible.  

Uno de los motores actuales más importantes de la aplicación del Objetivo 16 son los "Pathfinders", y me gustaría presentárselos.

Los pioneros de las sociedades pacíficas, justas e inclusivas son un grupo de 39 Estados miembros de la ONU, organizaciones internacionales, asociaciones mundiales, la sociedad civil y el sector privado, que trabajan para acelerar la acción para implementar las metas establecidas en el Objetivo 16. 

En septiembre de 2017, los Pathfinders lanzaron la Hoja de Ruta para Sociedades Pacíficas, Justas e Inclusivas (actualizada en 2019) y pretenden lograr un cambio medible en relación con estas metas en sus países, trabajando a nivel nacional e internacional. También abordan los grandes retos de aumentar la ambición, incrementar la voluntad política y establecer una agenda de políticas y aprendizaje en tres áreas clave: promover la justicia para todos, reducir a la mitad la violencia mundial y abordar la exclusión y la desigualdad, es decir, el espíritu del Objetivo 16.

Si tu país es miembro de los Pathfinders (puedes encontrar una lista completa aquí), por favor, interésate en ver qué está haciendo tu gobierno - y qué más podría hacer - para asegurarse que la justicia y la equidad formen parte de nuestros esfuerzos globales para implementar toda la agenda de los Objetivos Globales. 

Si tu país no es miembro, pregúntate por qué puede ser y pídele a tu gobierno que dé ese paso. El edificio del desarrollo sostenible podría tambalearse, o desmoronarse, si se elimina la pieza esencial de la justicia y la equidad. Hay que evitarlo.

Cuando los Objetivos Globales se adoptaron finalmente en septiembre de 2015, yo había terminado mi misión diplomática en la ONU en Nueva York, y me había trasladado a Ginebra. 

Recuerdo la emoción de aquella ocasión, vista desde lejos, como un éxito colectivo para la comunidad internacional, como un éxito para mi propio país, y como un triunfo personal, ya que muchas palabras que llegaron a la versión final, también en el Objetivo 16, eran palabras por las que yo había luchado. 

Seis años después, muchos de los que participamos en esa negociación tenemos sentimientos encontrados sobre el camino que hemos recorrido hasta ahora, y el que queda por delante. Sin embargo, sigo siendo un optimista del vaso medio lleno y me inspira ver cómo, aunque sea lentamente, los Objetivos Globales se traducen en cambios reales en la vida cotidiana.

Por otro lado, sigo viendo que los que se quedan atrás siguen siendo excluidos debido a las cuestiones que precisamente se abordan en el Objetivo 16, desde la violencia social, hasta el crimen organizado, pasando por los conflictos provocados por el hombre y los desastres humanitarios, la corrupción, la desigualdad, la falta de respuesta de los Estados, la discriminación y la falta de acceso a la justicia. Por lo tanto, la comunidad internacional, los Pathfinders, tú y yo, debemos seguir luchando para que el Objetivo 16 esté en primera línea, como elemento esencial transversal de toda la agenda. 

El Grupo de Trabajo sobre la Justicia, que ha inspirado un movimiento mundial a favor de la justicia centrada en las personas, así como el trabajo de Global Citizen sobre la equidad y la justicia como parte de su campaña “Un Plan de Recuperación para el Mundo 2021” son ejemplos de trabajo en esta dirección. 

El desarrollo sostenible y, dentro de él, el acceso a la justicia y la igualdad, no son cosas lejanas, sino que te conciernen a tí y a todos los que te rodean. Como Global Citizen, por favor, infórmate. Por favor, interésate. Involúcrate. Al fin y al cabo, los Objetivos Globales se refieren a ti. ¡Hazlos tuyos!

Opinion

Exige igualdad

Yo estuve allí cuando nació el Objetivo Global para la Paz y la Justicia. Ahora quiero que luches por él.

Por Rubén Escalante-Hasbún