Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

A sick migrant child is cared for at a temporary shelter after she and her mother were released from detention June 20, 2019 in Del Rio, Texas.
Carolyn Cole/Los Angeles Times/Getty Images
Ciudadanía

La jefe de derechos humanos de la ONU horrorizada por las condiciones de los migrantes en Estados Unidos

Por qué es importante para los Global Citizens
A miles de migrantes y solicitantes de asilo en la frontera de los Estados Unidos se les ha negado sistemáticamente los derechos humanos básicos, incluido el acceso a alimentos de calidad, agua y atención médica. Las Naciones Unidas instan a todos los países a tratar a los migrantes y solicitantes de asilo con dignidad y respeto. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, criticó duramente las condiciones en los campos de detención de migrantes a lo largo de la frontera sur de los Estados Unidos, según informó Reuters.

Bachelet dijo que los campamentos no cumplen con los estándares básicos de derechos humanos e instó al gobierno de los Estados Unidos a comenzar a abordar muchas de las preocupaciones planteadas por activistas, periodistas y legisladores. En los últimos meses, las escenas de niños y adultos migrantes abarrotados en espacios reducidos e insalubres e historias de tratos crueles por parte de agentes de inmigración han provocado llamamientos a la acción en todo Estados Unidos y el mundo.

"Como pediatra, pero también como madre y ex jefa de estado, estoy profundamente sorprendida de que los niños se vean obligados a dormir en el piso en instalaciones superpobladas, sin acceso a atención médica ni alimentos adecuados y con malas condiciones de saneamiento", dijo Bachelet, quien fue presidenta de Chile de 2006 a 2010 y de 2014 a 2018.

Los Estados Unidos han adoptado durante mucho tiempo un enfoque agresivo de los cruces fronterizos de indocumentados desde México, deteniendo y deportando a cientos de miles de personas cada año, pero históricamente ha centrado sus esfuerzos en las personas acusadas de delitos.

Sin embargo, en los últimos años, la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha adoptado una política de "tolerancia cero" que se centra en el enjuiciamiento penal y la deportación de personas indocumentadas por cruzar la frontera, incluidos los solicitantes de asilo que tienen el derecho legal de pedir por su seguridad en Estados Unidos.


Los Estados Unidos también han delegado a México para impedir que los solicitantes de asilo ingresen a los Estados Unidos en violación del derecho internacional.

El objetivo principal de la política fronteriza del país ha sido la detención de migrantes y solicitantes de asilo, a menudo manteniéndolos en centros de detención inseguros, según publicó el New York Times.

Las condiciones en los campamentos de detención varían, pero en el peor de los casos, niños y adultos han sido detenidos en cuartos fríos y diminutos sin suficiente espacio para recostarse, donde a menudo se les niega el acceso a jabón, cepillos de dientes, agua y alimentos, de acuerdo a lo publicado por el New York Times.

Ha habido informes frecuentes de que a los migrantes se les niega la atención médica adecuada y se enferman debido a las condiciones insalubres a las que se enfrentan en las instalaciones. Durante el año pasado, al menos siete niños murieron mientras estaban detenidos por el gobierno, en comparación con cero en los 10 años anteriores.

La política de "tolerancia cero" fue ampliamente condenada en 2018 cuando se reveló que el gobierno estaba separando a miles de niños de sus padres en la frontera, muchos de los cuales permanecen separados hasta el día de hoy. Un nivel similar de condena está ocurriendo ahora, a medida que surge más información sobre los centros de detención.

Bachelet dijo que los migrantes y solicitantes de asilo deben ser recibidos con respeto y dignidad en la frontera de los Estados Unidos, y que se les debe proporcionar atención médica de calidad, alimentos, agua y servicios psicosociales.

"En la mayoría de estos casos, los migrantes y los refugiados se han embarcado en peligrosos viajes con sus hijos en busca de protección y dignidad y lejos de la violencia y el hambre", dijo Bachelet.

"Cuando finalmente creen que han llegado a salvo, pueden encontrarse separados de sus seres queridos y encerrados en condiciones indignas", agregó. "Esto nunca debería suceder en ninguna parte".