Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Flickr / Diana House
Salud

Este peligro mortal para la salud podría extenderse en los cuerpos de agua de todo el mundo

Por qué es importante para los Global Citizens
La proliferación de algas es un fenómeno mundial en crecimiento que puede destruir la vida silvestre y causar daño a los humanos. El cambio climático aumenta la probabilidad de que crezcan algas, lo que hace que sea más urgente para los países reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas relacionadas aquí.


Según informó recientemente CNN, se han cerrado seis playas en la región francesa de Bretaña debido a las floraciones alarmantes de algas que están relacionadas tentativamente con dos muertes.

Inicialmente, se pensaba que los dos hombres que murieron, de 18 y 70 años, se habían ahogado mientras nadaban, algo trágico pero común en el país. Pero los equipos ahora están investigando exactamente cómo murieron, y los científicos están señalando que los contaminantes nocivos liberados por las algas florecen en el área como un posible culpable.

Las seis playas están actualmente cercadas y tienen carteles de alerta que advierten sobre gases tóxicos, según CNN.

La proliferación de algas (crecimiento excesivo de algas) crece durante los meses de verano cuando las poblaciones de algas comunes crecen repentinamente de manera desproporcionada, impulsadas por la escorrentía industrial o agrícola u otros factores de estrés ambiental, como las temperaturas extremadamente altas. El crecimiento exponencial de las algas drena el oxígeno de su ambiente, causando la muerte masiva de la vida silvestre local, mientras que también emite gases y libera venenos que son potencialmente letales para los humanos.

Los científicos advierten que la proliferación de algas plantea una crisis de salud pública urgente y en gran parte oculta en todo el mundo que debe abordarse de manera agresiva a través de campañas educativas y regulaciones ambientales.

El contacto con la proliferación de algas puede causar náuseas, problemas en la piel, daño al hígado, cáncer e incluso la muerte.

Las floraciones de algas también amenazan los entornos locales y las economías. A medida que la proliferación de algas se apodera de un cuerpo de agua, pueden destruir toda la vida silvestre en su interior, dañando ecosistemas vibrantes y destruyendo el turismo y las industrias pesqueras.

Las fuentes de agua potable también pueden ser contaminadas por la proliferación de algas, lo que lleva irremediablemente a la escasez de agua.

En los últimos años, el cambio climático ha aumentado la probabilidad de la proliferación de algas, según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. A medida que las emisiones de gases de efecto invernadero se acumulan en la atmósfera, más calor queda atrapado en los cuerpos de agua del mundo. Las algas florecen en aguas más cálidas y pueden crecer más rápido al calentar los lagos y océanos.

Además, la intensificación de las tormentas y los fenómenos meteorológicos causan más incidentes de inundaciones que transportan fertilizantes de las granjas y otras escorrentías industriales a los cuerpos de agua, alimentando la proliferación de algas. Mientras tanto, el aumento del nivel del mar por las capas de hielo derretido crea mejores condiciones para que las algas se desarrollen, señala la EPA.

En resumen, el empeoramiento del cambio climático, en combinación con la actividad industrial irresponsable, ha provocado una explosión en la proliferación de algas.

En los Estados Unidos, el Environmental Working Group realizó un seguimiento de 255 floraciones de algas en 2018, en comparación con solo tres en 2010.

Las floraciones de algas generalmente son identificables por una película de color verde azulado que crean en un cuerpo de agua, pero a menudo pueden ser difíciles de distinguir de las condiciones normales del agua. Sin un monitoreo ambiental adecuado, puede ocurrir una proliferación de algas en una zona de playa o lago popular; y cuando las personas nadan en estos cuerpos de agua, están expuestas a niveles potencialmente letales de toxinas.

Por eso es esencial que las autoridades locales vigilen continuamente las condiciones del agua, de acuerdo con indicaciones de la EPA. Los reguladores ambientales también deben hacer cumplir mejor las reglas en granjas y empresas que liberan contaminantes en cuerpos de agua.

De lo contrario, los lagos y las playas podrían convertirse en lugares prohibidos para las personas de todo el mundo.