Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Photo by Val Vesa on Unsplash
Medio Ambiente

Esta nadadora completó 100 kms para detener la contaminación plástica

Por qué los Global Citizens deberían preocuparse
Las Naciones Unidas han declarado la guerra a la contaminación plástica debido al enorme daño ambiental que causa. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas al respecto aquí.

La nadadora profesional Sarah Ferguson dice que aprendió a nadar antes de poder caminar, y desde entonces, no ha podido mantenerse lejos del agua.

Al crecer en Sudáfrica, nadó competitivamente durante su infancia y luego como adulta se convirtió en una atleta consumada.

Sin embargo, a lo largo de los años, los amados océanos que ella conocía tan bien comenzaron a llenarse de plástico.

Lo mismo puede decirse de los océanos de todo el mundo. La contaminación plástica en ambientes marinos ha destruído ríos en Indonesia, cubierto bahías en el Caribe y playas en la India.

Y al igual que los activistas en estos lugares, Ferguson quería hacer algo al respecto.

Por eso, su último reclamo ha sido nadar casi 100 kilómetros desde Ponta Dobela en Mozambique hasta Sodwana Bay en KwaZulu-Natal en Sudáfrica, según informó The Independent Online.

El viaje, no continuo, tomó seis días y será parte de un documental que explora el problema de la contaminación plástica.

"El problema de la contaminación plástica es global", dijo Ferguson a Independent Online. "Los animales marinos con los que tuve el privilegio de nadar son esenciales para nuestro ecosistema. No tienen voz para hablar sobre los efectos negativos de la ignorancia y el despilfarro humanos y elijo usar mi voz para abogar por ellos ".

No es la primera vez que Ferguson hace campaña para detener la contaminación plástica. La nadadora se ha asociado con la cadena de supermercados sudafricana SPAR en su esfuerzo por reducir los envases de plástico y promover prácticas sostenibles entre los consumidores.

Ese es parte del mayor esfuerzo de Sudáfrica para que las personas usen alternativas a los plásticos de un solo uso, y prioricen las bolsas de tela.

Ferguson también fundó la organización sin fines de lucro Breathe Conservation para promover la conservación marina.

Los océanos del mundo se ven amenazados por una serie de factores que pueden socavar su integridad futura.

Por ejemplo, las aguas templadas dispersan poblaciones de peces y destruyen arrecifes de coral vivos, las aguas se acidifican y dificultan la reproducción de los crustáceos, la sobrepesca saquea los peces del agua, la contaminación industrial contamina los ecosistemas y camiones enteros de basura llenos de residuos plásticos entran en distintos cuerpos de agua cada minuto.

Los gobiernos de todo el mundo están comenzando a tomar en serio estas amenazas y más de 60 países han restringido los desechos plásticos de alguna manera.

Las personas como Ferguson también están jugando un papel importante en la mitigación del problema del plástico.

Por ejemplo, cientos de jóvenes asistieron recientemente a un "campo de entrenamiento de plástico marino" para aprender cómo promover iniciativas de conservación en sus lugares de origen. En Mumbai, un joven activista Afroz Shah encabezó un esfuerzo de dos años para limpiar toneladas de basura de la playa de Versova. Y la asociación sin fines de lucro del actor Adrian Grenier, Lonely Whale, ha incorporado prohibiciones a los sorbetes de plástico.

Para Ferguson, los plásticos son una cuestión de urgencia existencial.

"Estamos destruyendo el planeta que estamos llamados a cuidar", le dijo a Independent Online. "No es demasiado tarde para cambiar, pero si no cambiamos nuestro comportamiento hoy, la próxima generación puede no tener el privilegio de encontrarse con la vida marina que he tenido la bendición de encontrarme”.