Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Flickr / Bernard Spragg. NZ
Medio Ambiente

Los caracoles de mar podrían perder su caparazón debido al cambio climático

¿Por qué los Global Citizens deberían preocuparse?
A medida que el cambio climático se intensifica en todo el mundo, los animales terrestres y marinos se enfrentan a amenazas existenciales. A menos que los gobiernos comiencen a reducir las emisiones, muchas criaturas podrían extinguirse. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.


Los caracoles y otros crustáceos podrían tener problemas para formar su caparazón en el futuro a medida que el cambio climático se intensifique, según indica un nuevo estudio publicado en Frontiers in Marine Science.

Los océanos del mundo absorben alrededor del 30% del dióxido de carbono que se libera en la atmósfera, y la cantidad de dióxido de carbono que se disuelve en los océanos se ha incrementado drásticamente a lo largo del siglo pasado a medida que las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando a través de la quema continua de combustibles fósiles.

Esto está causando que las aguas del océano sufran una serie de reacciones químicas comúnmente denominadas acidificación del océano, que causa que los iones de carbonato disminuyan y que los iones de hidrógeno aumenten, disminuyendo los niveles generales de pH en el proceso.

Los animales marinos que forman caparazones, conchas y otras superficies duras, como el coral, dependen de los iones de carbonato como bloques de construcción en sus procesos de calcificación. A medida que los océanos se acidifican, esa sustancia fundamental se está volviendo escasa y la supervivencia de estas criaturas está en peligro.

El equipo de investigadores que publicó sus hallazgos quería ver cómo los caracoles marinos se enfrentarían en condiciones marinas similares a las esperadas en el año 2100, por lo que viajaron a una filtración volcánica marina frente a la costa de Japón, donde los niveles de dióxido de carbono son mucho más altos de lo normal.

Allí, recolectaron varios gastrópodos de concha de Tritón, que son grandes caracoles de mar depredadores.

Después de realizar pruebas, los investigadores descubrieron que estos caracoles de mar eran mucho más pequeños que sus compañeros en otras regiones del mundo y que sus conchas eran mucho más débiles.

"La acidificación del océano es una clara amenaza para la vida marina, actuando como un factor de estrés para muchos animales marinos", dijo el Dr. Ben Harvey, profesor asistente en el Centro de Investigación Marina Shimoda de la Universidad de Tsukuba y coautor del informe, en un comunicado de prensa. "Aquí descubrimos que la capacidad de las conchas de Triton para producir y mantener sus conchas se vio obstaculizada por la acidificación de los océanos, y el agua de mar corrosiva las hace más suaves, más delgadas y menos densas".

"La extensa disolución de sus conchas tiene profundas consecuencias para los animales calcificados en el futuro, ya que no es algo que puedan controlar biológicamente, lo que sugiere que algunas especies calcificadas podrían ser incapaces de adaptarse al agua de mar acidificada si las emisiones de dióxido de carbono continúan aumentando sin control”, agregó.

A medida que empeoran las condiciones marinas en todo el mundo, los caracoles, cangrejos, langostas, corales y muchas otras criaturas podrían extinguirse.

A veces los animales marinos se desintegran en estas condiciones extremas. Los científicos ya han descubierto que los pterópodos, o mariposas marinas, se disuelven dentro de los 45 días de colocarse dentro de niveles de pH similares a los previstos para 2100. Los pterópodos son una fuente crucial de alimento para el plancton, las ballenas, el salmón y otras criaturas.

Mientras tanto, los arrecifes de coral ya están siendo eliminados en todo el mundo a medida que los océanos se calientan y acidifican.