Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Algal Bloom.
Zachary Haslick/Aerial Associates Photography, Inc./NOAA
Medio Ambiente

Científicos descubrieron una zona muerta del tamaño de Florida en el Golfo de Omán

Un grupo de científicos identificaron recientemente una zona muerta tan grande como Florida en el Golfo de Omán. El área de alrededor de 170 kilómetros cuadrados ahora está desprovista de vida marina debido, en gran parte, al cambio climático y la contaminación humana.

El tamaño cada vez mayor de las zonas muertas en el océano amenaza a las poblaciones de animales en nuestros océanos y conduce a la destrucción de la vida submarina. Pero los científicos dicen que el daño no tiene que ser permanente. Un estudio ha pedido una mayor investigación del Golfo de Omán para comprender cómo gestionar las pesquerías y los ecosistemas del Océano Índico Occidental para evitar que se amplíen las zonas muertas.

Las zonas muertas se crean cuando el agua tibia se lava sobre aguas más frías y profundas, produciendo las condiciones perfectas para que las algas florezcan y absorban la luz del sol en la superficie del agua. Con el aumento de la escorrentía humana que puede consistir en aguas residuales, fertilizantes o cualquier otro material orgánico. Cuando estas masas orgánicas se hunden hasta el fondo y comienzan a descomponerse, las bacterias que se alimentan de ellas roban oxígeno de otras formas de vida marina.

A medida que la temperatura del agua aumenta y las algas crecen más rápidamente, la cantidad y el tamaño de las zonas muertas en los océanos aumentan. La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia publicó un análisis mundial en enero confirmando que las zonas muertas agotadas por el oxígeno se han expandido en varios millones de kilómetros cuadrados en el último siglo.

Pero varias medidas pueden ayudar a detener la propagación de zonas muertas y revertir su efecto devastador.

En 2010, la EPA estableció una carga máxima diaria total de contaminación para la Bahía de Chesapeake, uno de los cuerpos de agua más afectados por las zonas muertas. La EPA puso a la bahía de Chesapeake en una "dieta contaminante", limitando la cantidad de material orgánico y sedimentos que podrían ingresar legalmente a la bahía y vio que los niveles de nitrógeno disminuyeron en un 8% entre 2009 y 2015.

En un estudio reciente, un equipo de científicos de Global Ocean Oxygen Network (GO2NE) también descubrió que abordar las causas de la contaminación y el cambio climático, crear zonas de no captura para proteger la vida marina en aguas con bajos niveles de oxígeno y mejorar los niveles bajos de oxígeno, junto al seguimiento y monitoreo de oxígeno en todo el mundo, podrían ayudar a combatir el problema.


Global Citizen trabaja para apoyar el Objetivo 14 de Desarrollo Sostenible: conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos. Actúa aquíy ayuda a las comunidades de todo el mundo a resistir desastres climáticos.