Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Masa Osada/Flickr
Finanzas e Innovación

Científicos crearon una alternativa natural al plástico

Por qué los Global Citizens deberían preocuparse
Gran parte del plástico de un solo uso del mundo, incluida la envoltura de plástico utilizada comúnmente para evitar que los alimentos se echen a perder, termina en vertederos y océanos donde destruyen ecosistemas y dañan la vida marina. Esta alternativa plástica podría ayudar a reducir el problema plástico mundial al proporcionar un reemplazo biodegradable para estos plásticos de un solo uso. Toma medidas para reducir la contaminación plástica aquí.



Los científicos han creado un material flexible, derivado naturalmente de cáscaras de cangrejo y árboles que podrían reemplazar las envolturas de plástico.

El mundo ha producido 9 mil millones de toneladas de plástico desde que el material se inventó por primera vez en la década de 1950. La gran mayoría no se recicla. En la actualidad, los plásticos y embalajes de un solo uso son un importante contribuyente a los desechos plásticos a nivel mundial. Alrededor de 25 millones de toneladas de envases de plástico, incluidas las envolturas de plástico, terminan en los océanos todos los años.

Pero los investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia han creado un nuevo material que podría ayudar a frenar el uso del plástico en el mundo y evitar el desperdicio de alimentos. En lugar de envolver los alimentos en plástico, el material se construye en base a alimentos usando dos aerosoles alternados. Los aerosoles contienen quitina, que se puede encontrar en las conchas de cangrejos, langostas y gambas, combinado con celulosa que se encuentra en las fibras de los árboles. Las capas de aerosoles forman una capa protectora alrededor de los alimentos que es transparente y totalmente compostable cuando se seca.

El equipo encontró que este material biodegradable puede ser incluso más efectivo que una envoltura de plástico para mantener frescos los alimentos.

"Nuestro material mostró una reducción del 67% en la permeabilidad al oxígeno en algunas formas de PET (tereftalato de polietileno, comúnmente utilizado en el plástico)", explicó el investigador y profesor J. Carson Meredith en un comunicado de prensa. "Lo que significa que podría, en teoría, mantener los alimentos frescos por más tiempo".

Los científicos se inspiraron para crear el material después de estudiar el uso de quitina como parte de un proyecto diferente. Pero pronto descubrieron que las propiedades vegetales de las fibras de los árboles proporcionaban un gran complemento a la quitina.

"Reconocimos que debido a que las nanofibras de quitina están cargadas positivamente, y los nanocristales de celulosa están cargados negativamente, podrían funcionar bien como capas alternas en los recubrimientos porque formarían una buena interfaz entre ellos", dijo Meredith.

El equipo espera que el material ayude a reducir el empaquetamiento de alimentos, que probablemente aumente a medida que la población mundial crezca sin alternativas más ecológicas.

"Habíamos estado buscando nanocristales de celulosa durante varios años y explorando formas de mejorar los que se usan en composiciones más livianas y envases de alimentos, debido a la gran oportunidad de mercado para los envases renovables y compostables, y la importancia de los envases de alimentos en general a medida que la población continúa creciendo", dijo Meredith.

Sin embargo, es poco probable que el material esté disponible públicamente en el corto plazo. Aunque la celulosa se puede cosechar de manera sostenible de la pulpa de madera, la celulosa producida en masa no está disponible aún, y los costos de producción del material son demasiado altos para que esté ampliamente disponible por el momento.

Mientras tanto, ya existen varias alternativas al plástico que podrían ayudar al mundo a obtener otra victoria en la lucha contra la contaminación y el cambio climático.