Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Alimentos y Hambre

Este restaurante español toma el dinero de los ricos para alimentar a los pobres

Atlantic Group, Inglés con Expertos

Todas las mañanas, el popular restaurante Robin Hood en Madrid, España, abre sus puertas a la hora del desayuno. Las mesas del restaurante están copadas todo el día, por lo que es imposible acudir al lugar sin reservar previamente, y hay que tomar en cuenta que el restaurante cierra poco después del almuerzo. Sin embargo, antes del atardecer, el lugar se transforma.

Con más de dos turnos de trabajo en la noche, el restaurante sirve comida gratis a las personas sin hogar. Con las ganancias obtenidas durante el día se financian los alimentos que se sirven en la mesa por la noche.

Sigue leyendo:  Brasil soluciona el hambre de los niños más pobres con 'alimento para mascotas humanas'

Este proyecto solidario es dirigido por el sacerdote católico Ángel García Rodríguez, de 80 años, conocido cariñosamente en la comunidad como el "Padre Ángel". El sacerdote es el fundador de una organización sin fines de lucro llamada Mensajeros de la Paz, un grupo que, además del restaurante, emplea a unas 3.900 personas para brindar servicios sociales en España que apoyan a ancianos, huérfanos y drogadictos. Con más de 5.000 voluntarios, la organización también ejecuta proyectos en 50 países en desarrollo.

El restaurante está abierto 24 horas diarias y ofrece café gratis, refugio y espacio para que los huéspedes duerman en el lugar fuera del horario de servicio. Alimenta a más de 100 personas todas las noches, y después de atraer a hombres (y mujeres) que con alegría vienen de su trabajo en hoteles de lujo cercanos, hay planes en curso para involucrar a chefs famosos con el fin de ofrecer un servicio aún más especial una vez a la semana. 

Según un informe de NPR, las reglas del restaurante son sencillas. La conexión WiFi es gratuita y para el uso de todos, hay un teléfono móvil disponible para realizar llamadas y se permite cantar siempre que no se moleste a los demás clientes. La reportera de NPR, Lauren Freyer, grabó su experiencia en el lugar en un podcast para el programa All Things Considered.

Sigue leyendo: Nuestro insaciable apetito por el aguacate está matando los bosques de México

España tenía la imperiosa necesidad de albergar una acción compasiva tan activa y práctica. Se trata de un país sacudido por la crisis financiera , con una tasa de desempleo del 20 por ciento. Casi la mitad de los jóvenes del país están desempleados.

"Quiero que coman con la misma dignidad que cualquier otro cliente", señaló el padre Ángel en una entrevista a NPR. "Y con la misma calidad, con copas de cristal, no de plástico, y en una atmósfera de amistad y conversación".

A diferencia de la estrategia del héroe homónimo inglés, no es necesario robar a los ricos para alimentar a los pobres en Madrid. Los clientes pagan de buena gana y acuden en forma masiva. El comensal paga $11,80 para pedir cualquier plato de un menú de costo fijo , y las reservaciones están completamente copadas para los próximos dos meses. !Así que prepárense para esperar en la fila!

Sigue leyendo: Si le importa la humanidad, no adquiera estos 6 alimentos

El padre Ángel dirige, en total, cuatro restaurantes Robin Hood en Madrid, y hay que tener en cuenta que tres de las nuevas sucursales fueron abiertas el mes pasado. Sin embargo, el fundador de la organización espera llevar la marca aún más lejos, y mantiene conversaciones para abrir otro Robin Hood en Miami, Florida. En efecto, la idea se está globalizando. En un perfecto ejemplo de fe hecha realidad y sin discriminación, el Padre Ángel está remodelando la sociedad alimentando a los pobres donde los encuentre.