Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Leon Seibert, Unsplash
NewsExige igualdad

Violencia digital: Instan a las empresas tecnológicas a proteger los derechos de las mujeres

Por Lin Taylor

LONDRES, 4 de enero (Fundación Thomson Reuters) - Cuando el novio de Priya publicó una foto de ella desnuda en Internet, le dijo que le daría un impulso de confianza al convertirla en objeto de deseo para otros hombres.

En cambio, ella se sintió impotente al saber que alguien a quien amaba había compartido una foto íntima sin su consentimiento.

"Dijo: todas estas personas sueñan con tenerte, pero que solo yo puedo tenerte", relató a la Fundación Thomson Reuters desde Mumbai, sin querer revelar su nombre real.

La historia de Priya es, lamentablemente, muy común.

Ha habido un aumento global en el acoso online de mujeres y niñas en el último año, generalmente por parejas abusivas o ex parejas que están atrapadas en casa frente a una pantalla debido al encierro como consecuencia del coronavirus, según ONU Mujeres.

Para Priya, fue el comienzo de una serie de violaciones a la privacidad cuando su novio comenzó a controlar su presencia online.

"Caminaba constantemente sobre cáscaras de huevo. Puede que no sea violencia física, pero significaría que soy una puta avergonzada (por hablar con la gente en línea) o me preocupaba por la reacción que desencadenaría mi comportamiento, lo que siempre significaba problemas para mí", dijo.

Espacio hostil

A medida que las restricciones mundiales empujan a más personas a conectarse, es probable que el abuso de género digital empeore ahora que Internet es una necesidad absoluta y no hay escapatoria, dijo Azmina Dhrodia, investigadora principal de la World Wide Web Foundation.

"Toda la forma en que usas la web ha cambiado. Ya no se ve como un lujo, realmente es un salvavidas para muchos de nosotros. Pero eso conlleva ciertos riesgos, especialmente si eres mujer", dijo Dhrodia, quien investiga sobre derechos digitales para mujeres y niñas.

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, más de la mitad de las niñas y mujeres jóvenes habían experimentado el abuso en línea, según una encuesta mundial realizada el año pasado por la Web Foundation, una organización cofundada por el inventor de la web Tim Berners-Lee.

Compartir imágenes, videos o información privada sin consentimiento, conocido como doxxing, fue el tema más preocupante, según la encuesta de febrero a más de 8,000 encuestados.

Dhrodia dijo que la violencia en línea era una manifestación de la discriminación existente que enfrentan las mujeres fuera de línea, por lo que no es sorprendente que haya proliferado bajo el COVID-19.

"Es un espacio hostil y se ha vuelto más hostil porque todos estamos en línea mucho más tiempo", dijo.

Las niñas de hasta 8 años también han sido objeto de abuso, y 1 de cada 5 mujeres jóvenes abandonan o reducen el uso de las redes sociales, según una encuesta realizada en octubre por el grupo de derechos de las niñas Plan International.

Casi la mitad de las niñas atacadas habían sido amenazadas con violencia física o sexual, según la encuesta. Muchos dijeron que el abuso tuvo un costo mental y una cuarta parte se sentía físicamente insegura.

"Es un hecho aleccionador porque si se piensa en cuánto trabajo se está haciendo en términos de inclusión digital y de que la gente se conecte", dijo Neema Iyer, directora del grupo de derechos digitales Pollicy, con sede en Uganda.

Aunque hay más mujeres en línea que nunca, hay un 17% menos de mujeres que de hombres con acceso a Internet en todo el mundo, según la agencia de la ONU Unión Internacional de Telecomunicaciones.

"Pensar que después de todo este esfuerzo, las mujeres se conectan, experimentan violencia y son rechazadas fuera de línea. Y ese es realmente el propósito: silenciar a las mujeres y mantenerlas en su lugar", dijo.


Control Digital 

Desde el brote de COVID-19, todos los tipos de violencia contra mujeres y niñas, en particular el abuso doméstico, se han intensificado, con albergues llenos y líneas de ayuda en algunos lugares que han quintuplicado las llamadas, dice ONU Mujeres.

Si bien muchas víctimas son el objetivo de ex parejas vengativas, otras son señaladas por extraños que piratean sus cuentas de redes sociales para robar fotos e información.

También ha habido un aumento en el software espía, el stalkerware y otro software de monitoreo en línea, dijo la abogada Akhila Kolisetty, cofundadora de End Cyber Abuse, que trabaja principalmente para abordar el abuso digital en el sur de Asia.

"Mientras la gente trabaja en casa, los abusadores están coaccionando a las personas para que compartan contraseñas, coaccionando a las personas para que compartan imágenes íntimas como parte de una relación abusiva o rastreando la actividad de alguien en línea", dijo Kolisetty.

Es un problema que llevó a la artista india Indu Harikumar a documentar la violencia doméstica en línea el otoño pasado, presentando la historia de Priya como parte de su proyecto de arte.

"Alguien me dijo que si las personas no comparten contraseñas en las relaciones, entonces está sucediendo algo turbio", dijo Harikumar, quien ilustró historias de abuso digital enviadas de forma anónima por sus seguidores de Instagram.

Retraso legal

Los activistas dicen que el acoso sexual en línea es difícil de regular y, a menudo, solo está parcialmente cubierto por la legislación, que varía en cada país, con investigadores, abogados y defensores de todo el mundo trabajando para cubrir las lagunas legales.

El abogado de derechos humanos Kolisetty dijo que India, Canadá, Inglaterra, Pakistán y Alemania se encuentran entre un pequeño número de países que han prohibido el abuso sexual basado en imágenes, donde las imágenes privadas se comparten sin consentimiento.

Pero con la tecnología avanzando tan rápidamente, las leyes se están quedando atrás, según expertos y defensores legales.

Por ejemplo, muchos países no tienen leyes para las formas emergentes de abuso digital como "deepfakes", donde el rostro de una mujer puede superponerse a un video porno y compartirse en aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Telegram para avergonzarlas, dijo Kolisetty.

"En países que no tienen una ley específica, puede ser muy difícil para los sobrevivientes buscar justicia porque la policía puede no tomar sus denuncias en serio", dijo Kolisetty.

Iyer de Pollicy dijo que había hablado con mujeres de las que se reían por denunciar abusos en línea a la policía. Incluso cuando hay leyes, las actitudes conservadoras pueden impedir que las mujeres se expresen.

"Pero en una sociedad conservadora, podría arruinar toda tu vida: tus perspectivas laborales, tu capacidad para encontrar pareja, para casarte. La gente se ha quitado la vida, ha abandonado los espacios sociales. Afecta a las personas de una manera muy real", dijo Iyer. 

En noviembre, Bangladesh lanzó una unidad policial exclusivamente femenina en un intento por lograr que más mujeres denuncien el abuso digital, incluido el llamado porno de venganza, la piratería de sus cuentas de redes sociales y amenazas en línea de chantajistas.

Herramientas tecnológicas

La empresa tecnológica Facebook, que posee WhatsApp e Instagram, y Twitter y Tik Tok, así como la aplicación de videoconferencia Zoom, le dijeron a la Fundación Thomson Reuters que estaban comprometidos a acabar con el acoso web.

Zoom, que se disparó a 200 millones de usuarios diarios en menos de tres meses durante la pandemia, tuvo múltiples informes de "Zoombombing", donde extraños irrumpen en llamadas privadas después de haber obtenido acceso a una invitación a una reunión.

Cuando los zoombombers comenzaron a infiltrarse en conferencias y reuniones para acosar a los asistentes con contenido sexual, insultos sexistas o raciales, Zoom dijo que reforzaron sus herramientas de seguridad y trabajaron en estrecha colaboración con las fuerzas del orden.

Zoom condena el comportamiento de esta naturaleza en los términos más enérgicos posibles", dijo un portavoz de la empresa.

Twitter dijo que ellos también ajustaron sus características de seguridad al permitir que las personas controlen quién puede responder a sus conversaciones y están identificando de manera proactiva tuits y cuentas abusivas en lugar de depender de mecanismos de denuncia.

Casi dos tercios, o el 64%, de las mujeres dijeron que fueron acosadas, principalmente por extraños, en Twitter, mientras que una cuarta parte dijo que fueron abusadas en Facebook, según un estudio de septiembre de End Violence Against Women (EVAW) y contra el abuso en línea. 

Facebook dijo que oculta automáticamente el contenido ofensivo o intimidatorio, puede evitar que circule "pornografía vengativa" y los usuarios pueden bloquear o ignorar fácilmente los mensajes no solicitados.

Sin embargo, casi todos los encuestados en el informe EVAW y Glitch dijeron que sus experiencias de abuso en línea durante COVID-19 no fueron abordadas adecuadamente por los gigantes tecnológicos.

Urgencia

La propia crisis sanitaria ha ensombrecido todos los aspectos de la vida, dejando lagunas en la lucha contra el abuso digital, dijo Caroline Sinders, becaria del instituto alemán de Internet, el Instituto Weizenbaum para la Sociedad en Red de Berlín.

"En realidad no va a haber mucho discurso sobre el acoso online y eso no es bueno. Es sólo que estamos en medio de una crisis masiva y esa crisis obviamente necesita mucho enfoque y atención", dijo el investigador de la experiencia del usuario.

Sinders, que ha investigado el acoso digital durante casi una década, dijo que los sistemas y herramientas de diseño no facilitan la protección de las víctimas.

Dijo que los usuarios deberían poder desenterrar fácilmente los mensajes abusivos si necesitan denunciarlo a la policía o quieren llevar el caso a los tribunales.

"Dejar que las personas elaboren un informe matizado y sólido es fundamental, por lo que resulta más fácil sacar a la superficie los informes presentados (a los moderadores de contenido) en caso de que una víctima tenga que elaborar un caso judicial", dijo.

A medida que la crisis de COVID-19 se adentra en un año más, y con ella la arraigada dependencia del mundo de la web, los defensores de los derechos de la mujer tienen la esperanza de que las empresas de tecnología, los gobiernos y las autoridades den prioridad a la lucha contra el abuso digital.

"La pandemia ha hecho que la gente sea consciente del alcance del abuso en línea y creo que la concienciación al menos permitirá un cambio en las leyes y la cultura a largo plazo", dijo Dhrodia. "No veo que esta dependencia de la web disminuya a corto plazo. Realmente tiene que haber un sentido de urgencia a su alrededor".

Más información en: http://news.trust.org