Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Russell Watkins/DFID
Ciudadanía

La mitad de las personas más pobres del mundo tienen menos de 18 años

Por qué es importante para los Global Citizens
Los estudios e investigaciones de este tipo pueden ayudar a mejorar el tipo de políticas necesarias para ponerle fin a la pobreza. Puedes unirte a nosotros para ponerle fin a la pobreza extrema aquí.

Un grupo de investigadores del Reino Unido ha realizado un sorprendente hallazgo sobre cómo viven quienes se ven afectados por la pobreza y cómo esto afecta a las comunidades de maneras diferentes.

El informe busca comprender mejor la pobreza y sus efectos en 106 países y aún se encuentra en su fase de trabajo por el Centro para el Desarrollo Global.

Las autoras, Gisela Robles y Andy Sumner, utilizaron como base a aquellas personas que viven con menos de $1.90 por día, personas con una escolarización deficiente, mala salud y desnutrición.

El resultado de la investigación indica que quienes viven en la pobreza son jóvenes. De hecho, la mitad de la población mundial que vive en la pobreza es menor de 18 años, según se informó.

El estudio también encontró que las personas afectadas por la pobreza no necesariamente viven en áreas rurales o trabajan en la agricultura.

En cambio, descubrieron que las personas que viven en la pobreza generalmente carecen de acceso a servicios de saneamiento, nutrición y métodos eficientes de cocina.

Y mientras que la pobreza ciertamente existe en las áreas rurales, también afecta a las personas en las áreas urbanas. Sin embargo, afecta a ambos grupos de manera diferente.

"La pobreza rural tiene más que ver con la infraestructura", escribió Sumner en un blog sobre los hallazgos del documento.

Según su investigación, las personas que viven en la pobreza en las áreas rurales tienden a carecer de acceso a la educación, el agua, el saneamiento, la electricidad y la vivienda digna.

"La pobreza urbana tiene más que ver con la mortalidad infantil y la alimentación", escribe Sumner. En el documento se destaca la aparente paradoja de este hallazgo, ya que las personas en áreas urbanas tienen más probabilidades de estar cerca de una mejor atención médica y más oportunidades económicas.


Sus hallazgos parecen concluir con optimismo en soluciones esperanzadoras: "lo que nuestros propios hallazgos indican es que es un buen momento, dado que los objetivos globales para acabar con la pobreza permiten concentrarnos en buscar un análisis más detallado de cuál es la situación actual de la pobreza y por qué les va bien o mal",escribió Sumner.