Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Courtesy of USAID
Niñas y Mujeres

La desigualdad de género impide el acceso global a la salud reproductiva y sexual

Por qué es importante para los Global Citizens
Cientos de miles de niñas y mujeres mueren cada año debido a que carecen de acceso a atención médica de calidad, especialmente a la salud sexual y reproductiva. A pesar del aumento del acceso a los servicios de salud y los anticonceptivos, la desigualdad de género continúa impidiendo que niñas y mujeres ejerzan sus derechos y control sobre sus propios cuerpos. Puedes tomar medidas aquí para exigir la igualdad de género y reclamar un mundo donde Ella Es Igual.

Aunque el mundo ha hecho grandes avances en el aumento del acceso a la salud sexual y reproductiva en las últimas décadas, muchas niñas y mujeres aún no pueden ejercer sus derechos.

Las normas y actitudes sociales discriminatorias de género persisten en todo el mundo e impiden que las mujeres tomen decisiones sobre sus propios cuerpos, incluso si quieren casarse, tener relaciones sexuales o formar una familia, y cuándo hacerlo, según datos de un nuevo informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

El informe anual evalúa el acceso a la salud sexual y reproductiva en todo el mundo, y este año, por primera vez, también incluyó datos sobre el poder de decisión de las mujeres cuando se trata de atención médica, uso de anticonceptivos y relaciones sexuales.

Y los resultados mostraron que todavía hay mucho trabajo por hacer.

"A pesar de la creciente disponibilidad de anticonceptivos a lo largo de los años, cientos de millones de mujeres todavía no tienen acceso a ellos, ni a las opciones reproductivas que las acompañan", dijo en un comunicado de prensa la Dra. Natalia Kanem, Directora Ejecutiva del UNFPA. "Sin acceso, carecen del poder para tomar decisiones sobre sus propios cuerpos, incluso si quedan embarazadas o cuándo".

"La falta de este poder, que influye en muchas otras facetas de la vida, desde la educación hasta el ingreso y la seguridad, deja a las mujeres incapaces de configurar su propio futuro", agregó.

Después de encuestar a 51 países, el UNFPA encontró que solo el 57% de las mujeres son capaces de tomar sus propias decisiones sobre la anticoncepción y la atención médica, así como cuándo y con quién eligen tener relaciones sexuales.

Las percepciones culturales que sostienen que las mujeres y las niñas son inferiores a los hombres y los niños también las encierran en sistemas de desigualdad donde tienen poca capacidad de negociación.

El informe destaca que la violencia de género y el matrimonio infantil son formas en que la desigualdad de género continúa impidiendo que las mujeres y las niñas puedan elegir qué hacer con sus cuerpos.

Es por eso que trabajar para mejorar las leyes discriminatorias de género para proteger mejor los derechos de las niñas y las mujeres, en particular contra la violencia sexual, puede ayudar a combatir esto y mejorar la salud sexual y reproductiva.

El empoderamiento de las niñas para permanecer en la escuela y completar su educación también es clave, dice el UNFPA. Y un paso crucial para establecer la igualdad de género y garantizar que las mujeres y las niñas en todo el mundo puedan ejercer sus derechos es incluir a los niños y hombres en la conversación, a fin de transformar las actitudes y creencias que perpetúan la desigualdad de género.

Desde que se fundó el UNFPA, que celebra su 50 aniversario este año, el acceso a los anticonceptivos modernos, incluidos los condones, los DIU y las píldoras anticonceptivas, se ha más que duplicado. Y hoy en día, casi el 59% de las mujeres están usando anticonceptivos.

A nivel mundial, según el informe, el 84% de las mujeres de 15 a 49 años de edad que están casadas o en una relación de pareja tienen satisfechas sus necesidades de planificación familiar, pero es menos probable que las niñas y mujeres más vulnerables tengan acceso a dichos recursos y servicios.

Según el informe, "el acceso a servicios críticos de salud sexual y reproductiva es generalmente más bajo entre el 20% más pobre de los hogares".

“Las mujeres en los hogares más pobres pueden tener poco o ningún acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, lo que lleva a embarazos no deseados, a un mayor riesgo de enfermedad o muerte a causa del embarazo o el parto, y a la necesidad de dar a luz por su cuenta, sin la ayuda de un médico, enfermera o partera", dice el informe.

Según el UNFPA, aproximadamente 35 millones de mujeres, niñas y jóvenes necesitarán servicios críticos de salud sexual y reproductiva este año.

Y asegurar que todas tengan acceso a los servicios de salud que necesitan y la capacidad de ejercer sus derechos, va de la mano con ponerle fin a la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Es por eso que Global Citizen y UNFPA Supplies, el proveedor de servicios de planificación familiar más grande del mundo, se están asociando para exigir la igualdad de género y reclamar un mundo donde #SheIsEqual. Puedes actuar y hacer oír tu voz sobre este tema aquí.