Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Jessica Sanchez, from Venezuela, sits next to her daughter Mavis, who sufferers from a heart ailment, at a hospital in Cucuta, Colombia on Feb. 21, 2018. Venezuelans are facing mounting health challenges. Cases of infant and maternal mortality have risen sharply, and long-eradicated maladies like diphtheria have reemerged.
Fernando Vergara/AP
Salud

Mujeres embarazadas huyen desesperadas de Venezuela para buscar atención médica que salve sus vidas

Por Anastasia Moloney.
Traducción: Erica Sánchez.

CUCUTA, Colombia 18 de junio (Fundación Thomson Reuters) - Agotada pero aliviada, Yariani Flores yacía junto a su saludable hijo recién nacido, junto con otras cuatro mujeres venezolanas que recién dieron a luz en un hospital en la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta.

Miles de mujeres venezolanas han hecho lo mismo en los últimos años, ya que el sistema de salud en su país de origen se ha derrumbado. Cruzaron la frontera, impulsadas ​​por el temor de que ellas o sus bebés pudieran morir.

Al principio de su embarazo, Flores buscó la forma de realizarse un chequeo prenatal en un hospital municipal en el estado fronterizo venezolano de Táchira solo para que le dijeran que no tenía mucho sentido.

"El médico dijo: 'No te molestes en venir aquí, no puedo hacer mucho por ti'", explicó Flores aún en la maternidad de 12 camas del Hospital Universitario Erasmo Meoz de Cúcuta.

"Ella me recomendó que venga a Cúcuta y de a luz aquí".

La crisis económica de Venezuela ha devastado su sistema de salud. El número de bebés y mujeres que mueren durante o después del parto se ha disparado, mientras que las medicinas y los suministros se han vuelto cada vez más escasos.

"Tienes que llevar todo al hospital en Venezuela", dijo Flores, una madre de cinco hijos de 33 años. "Ni siquiera hay guantes quirúrgicos".

Una encuesta realizada en marzo en 137 hospitales, encabezada por el Congreso dominado por la oposición, demostró que a menudo carecen de equipamiento básico como catéteres, incubadoras y unidades de rayos X.

Los hospitales venezolanos también están siendo afectados por cortes de agua y electricidad, y solo el 7% de los servicios de emergencia están totalmente operativos, según la encuesta.

Embed from Getty Images

La mortalidad infantil en esta nación rica en petróleo aumentó un 30% el año pasado, según los últimos datos del gobierno. La mortalidad materna, que se extingue durante el embarazo o dentro de los 42 días posteriores al parto, aumentó también un 65%.

ATENCIÓN MÉDICA ATENUADA

El colapso económico de Venezuela, incluida la hiperinflación, está ejerciendo presión financiera sobre el sistema de salud en Cúcuta y otras ciudades colombianas.

Cerca de 820,000 venezolanos han dejado su tierra natal para vivir en Colombia durante los últimos 15 meses, y se espera que continúen las llegadas, según las autoridades colombianas.

Cúcuta, la ciudad más grande a lo largo de la frontera porosa y separada por un puente que conecta con Venezuela, ha llevado la peor parte de la afluencia.

Solo en el hospital principal, Erasmo Meoz, cerca de 14,000 pacientes venezolanos han sido tratados en los últimos tres años, la mayoría sin seguro de salud, dijo Juan Agustín Ramírez, director de la instalación de 500 camas.

El hospital tiene deudas de aproximadamente $6 millones acumuladas para atender a los venezolanos, que el gobierno colombiano aún no ha reembolsado como prometió el año pasado, dijo Ramírez.

"Esto ha creado una crisis financiera y llega un momento en que colapsamos", dijo.

Hasta hace poco, el hospital solo atendía a unos pocos venezolanos, principalmente por lesiones ocasionadas en el camino, dijo Ramírez.

Pero ahora, en un día cualquiera, hasta 1 de cada 5 pacientes en el hospital es venezolano, y su sala de emergencias abarrotada está colapsada.

Muchos son niños que sufren enfermedades de la piel, diarrea y problemas respiratorios. Otras son mujeres que tienen embarazos de alto riesgo y llegan desnutridas, que han tenido pocos o ningún control prenatal.

"Es una señal de que algo serio está sucediendo con la salud pública en Venezuela", dijo Ramírez a la Fundación Thomson Reuters.

Ramírez explicó que Colombia tiene el deber de ayudar a los venezolanos.

Los colombianos a menudo se refieren a los venezolanos como sus "hermanos", ya que comparten estrechos lazos culturales y familiares.

En décadas pasadas, fue Venezuela la que abrió sus puertas a millones de colombianos que huían de la guerra civil. Muchos encontraron empleos y atención médica de vanguardia en la otrora próspera nación, dijo Ramírez.

"No podemos olvidar que durante todos estos años de violencia en Colombia, de cuatro a cinco millones de colombianos fueron a Venezuela donde recibieron servicios gratuitos", dijo Ramírez.

"Tenemos una deuda inmensa con Venezuela".

El año pasado, cerca de 54,500 migrantes venezolanos recibieron atención de emergencia en hospitales públicos en toda Colombia, según las autoridades, mientras que casi 200,000 han sido vacunados, muchos en los pasos fronterizos.

Pero solo los pacientes que necesitan atención de emergencia, incluidas las mujeres embarazadas, reciben tratamiento gratuito.

Aquellos con enfermedades crónicas, como cáncer, insuficiencia renal y VIH / SIDA son rechazados por falta de recursos.

"Para esa gente pobre, la situación es catastrófica", dijo Ramírez.

A principios de este mes, la Organización de Estados Americanos reiteró su llamado a Venezuela para que permita la ayuda internacional en el país, para aliviar lo que ha descrito como una "crisis humanitaria".

Muchos esperan que la inmigración continúe luego de la reelección del presidente socialista venezolano, Nicolás Maduro, el mes pasado, que Estados Unidos calificó de "una farsa" y muchos países se negaron a reconocerla.

"No estamos preparados, ni vamos a estar preparados, si hay un mayor éxodo de ciudadanos de Venezuela a medida que las condiciones se deterioran", explicó Ramírez.

DESNUTRICIÓN

Otra víctima de la crisis de Venezuela quedó al descubierto en la sala de niños del hospital.

Un bebé de cuatro meses de edad, gravemente subestimado, de la tribu Yukpa de Venezuela durmió, conectado a un tubo intravenoso para ayudarlo a recuperarse de la desnutrición.

Alrededor de 200 yukpas han huido del hambre en sus tierras ancestrales. Ahora viven en tiendas improvisadas harapientas dentro de Colombia, cerca del cruce fronterizo.

Al otro lado de la ciudad, en un refugio administrado por Scalabrini International Migration Network, una organización católica de ayuda a inmigrantes, a las mujeres embarazadas se les da prioridad mientras que otros venezolanos duermen sobre cartón, esperando una cama y comida caliente.

Keila Díaz, de 23 años, quien está embarazada de su segundo hijo, llegó al refugio con su esposo en mayo. Cuando comiencen las contracciones, dijo, irá al hospital.

"Tengo miedo de tener a mi bebé en Venezuela. Los bebés mueren, las madres mueren dando a luz allí", dijo Díaz, acariciando suavemente su vientre. "Tengo una mejor oportunidad aquí".

Reporte por Anastasia Moloney. Traducción Erica Sánchez. Para Thomson Reuters Foundation. Más información en http://news.trust.org)