Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

The global demand for coffee is causing farmers to turn to monocrop, which could increase levels of food insecurity globally.
Rodrigo Flores/ Unsplash
Alimentos y Hambre

Los aguacates y el café aumentan el riesgo de la inseguridad alimentaria mundial, según un estudio

Por qué es importante para los Global Citizens
Más de 800 millones de personas padecen hambre en todo el mundo. Ponerle fin al hambre en el mundo para 2030 es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y una de las formas clave para enfrentar la pobreza extrema y apoyar el medio ambiente es mantener la biodiversidad agrícola. Únete a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.


Según un estudio publicado en la revista científica Global Change Biology esta semana, la alta demanda de aguacates, café y cítricos en los países occidentales está causando un aumento de la inseguridad alimentaria en todo el mundo.

"Los agricultores están trabajando más cultivos que requieren polinización, como frutas, nueces y semillas oleaginosas, porque hay una demanda creciente para ellos y tienen un valor de mercado más alto", le dijo a The Independent David Inouye, coautor del estudio.

Los investigadores analizaron los datos de cultivos recopilados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación de 1961 a 2016. El estudio encontró que el bajo número de poblaciones de especies de insectos polinizadores podría ser un indicio de que los rendimientos de la producción de cultivos están en un nivel bajo o están disminuyendo en total.

En general, la biodiversidad agrícola ha disminuido en todo el mundo, y los agricultores están recurriendo al monocultivo, que está cultivando solo un tipo de cultivo repetidamente en un área específica, para atender la abrumadora demanda de productos seleccionados. La soja, la colza (que se usa para el aceite de canola) y las palmeras se encuentran entre los cultivos más frecuentes en los monocultivos.

Estos cultivos son una fuente de alimento poco confiable para los insectos porque las especies polinizadoras solo pueden obtener nutrición de ellos durante su corto período de floración. Las poblaciones de insectos están disminuyendo a nivel mundial, lo que se ve agravado por el uso excesivo de fertilizantes.

"Este estudio señala que estas tendencias actuales no son excelentes para los polinizadores, y los países que diversifican sus cultivos agrícolas se beneficiarán más que los que se expanden con solo un subconjunto limitado de cultivos", explicó Inouye.

A medida que los números de población de especies polinizadoras continúan disminuyendo, es menos probable que los agricultores cosechen cultivos dependientes de polinizadores viables. El fracaso de estos cultivos sin duda contribuirá a una mayor inseguridad alimentaria en todo el mundo, que actualmente afecta a más de 800 millones de personas.

La falla de la cosecha probablemente tendrá el mayor impacto en las regiones más pobres, pero cada parte del mundo se verá afectada por sus efectos en alguna capacidad, según el estudio. Se encontró que los cultivos más inestables se encontraban en países de América del Sur, como Brasil, Argentina, Paraguay y Bolivia, donde se está produciendo una deforestación rampante para hacer espacio para el cultivo de granjas de soja.

El aumento global de la producción de soja es "problemático", dijo el profesor Marcelo Aizen, líder del estudio. "Numerosos hábitats naturales y seminaturales, incluidos bosques tropicales y subtropicales y praderas, han sido destruidos para los campos de soja", continuó.

El cultivo excesivo de palmeras, cultivadas por su aceite, en Malasia e Indonesia mostró resultados similares.


A medida que el desarrollo urbano continúa reduciendo el tamaño de las tierras agrícolas, otros países, como el Reino Unido, también se han vuelto excesivamente dependientes de los polinizadores, incluidas las abejas, las avispas y las mariposas, debido al intercambio de cosechas de arroz y trigo por cultivos más demandados que dependen en gran medida de la polinización. Alemania, Francia, Dinamarca y Finlandia también están sufriendo los efectos de la transición a cultivos dependientes de polinizadores.

Los investigadores dijeron que esperan que sus hallazgos empujen a los legisladores a contrarrestar estos procesos agrícolas al limitar el uso de insecticidas y exigir la plantación de franjas de flores y otras especies para apoyar a las especies polinizadoras. Los consumidores también pueden ayudar a compensar estos efectos comprando artículos que promueven la biodiversidad, como el café orgánico.

"La conclusión es que si están aumentando los cultivos de polinizadores, también se necesita diversificar los cultivos e implementar una gestión amigable con los polinizadores", dijo Inouye a The Independent.

Sin este equilibrio, es poco probable que se logre el objetivo de las Naciones Unidas de ponerle fin al hambre en el mundo para 2030.