Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Pope Francis delivers a speech in St. Peter's Basilica at the Vatican on May 23, 2019.
Alessandra Tarantino/AP
Medio Ambiente

El Papa Francisco pide a compañías petroleras que se comprometan a reducir las emisiones de carbono

Por qué es importante para los Global Citizens
El mundo tiene menos de 11 años para lograr el objetivo del acuerdo climático de París de prevenir un cambio climático catastrófico. El Papa Francisco ha abogado durante mucho tiempo por una transición rápida a las políticas de energía renovable y la justicia climática. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre estos temas aquí.

Muchos de los principales productores de petróleo del mundo anunciaron recientemente su apoyo a los esquemas de fijación de precios del carbono luego de una apasionada súplica del Papa Francisco por una "transición energética radical" durante una cumbre sobre el clima realizada en el Vaticano, según informó Associated Press.

El Papa aprovechó la ocasión para instar a los líderes mundiales a que dejen de perder el tiempo en la lucha contra el cambio climático, enmarcándolo en términos de justicia social.

"Debemos actuar en consecuencia, para evitar perpetrar un acto brutal de injusticia hacia los pobres y las generaciones futuras", dijo a los reunidos.

"Son los pobres quienes sufren los peores impactos de la crisis climática", agregó.

El líder religioso dijo que la fijación de precios del carbono es una herramienta instrumental para acelerar el cambio hacia la energía renovable, y agregó que es "esencial para que la humanidad utilice los recursos de la creación de manera inteligente".

Varios ejecutivos petroleros estuvieron de acuerdo.

"Los gobiernos deben establecer regímenes de precios de carbono confiables y económicamente significativos, ya sea basados ​​en impuestos, mecanismos comerciales u otras medidas en el mercado a un nivel que incentive las prácticas comerciales", dijeron los CEOs de ExxonMobil, BP, Royal Dutch Shell, Total, Chevron y Eni en una declaración conjunta al final de la cumbre.


Los esquemas de fijación de precios del carbono han sido vistos durante mucho tiempo como un enfoque "favorable a las empresas" para reducir las emisiones de carbono. Actualmente, más de 40 países y 20 ciudades tienen algún tipo de acuerdo de precios de carbono en los libros, y se espera que países como China promulguen normas similares en un futuro próximo.

Hay dos formas principales de fijación de precios del carbono. Lo más directo implica imponer impuestos a las empresas cuyas emisiones de carbono exceden un límite establecido por el gobierno. La segunda forma, conocida como tope y comercio, crea un mercado para los créditos de carbono. Las compañías cuyas emisiones exceden el límite establecido por el gobierno pueden comprar créditos de carbono de compañías con bajos niveles de emisiones.

La fijación de precios del carbono ha tenido resultados mixtos en todo el mundo. Un impuesto al carbono promulgado en el Reino Unido en 2013 ayudó a reducir el uso del carbón, y el impuesto al carbono de Canadá es una parte fundamental de los compromisos que asumió en virtud del acuerdo climático de París, según indica el New York Times. Otros países han enfrentado rechazos y protestas después de promulgar impuestos sobre el carbono debido a cómo puede generar aumentos en el costo de la vida, y han luchado para establecer una tasa impositiva que realmente disminuya las emisiones.

De cualquier manera, la fijación de precios del carbono es más efectiva que no hacer nada, y puede ser parte de un plan más amplio para reducir las emisiones.

Los países de todo el mundo se están quedando sin tiempo para reducir sus emisiones. El acuerdo climático de París apunta a mantener las temperaturas globales elevándose más de 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. Para lograr ese objetivo, las emisiones globales esencialmente tienen que llegar a cero en 2030.

Actualmente, los países no están en camino de eliminar las emisiones hasta más allá de 2050, lo que podría llevar a un cambio climático catastrófico.

De hecho, lejos de disminuir, las emisiones han aumentado en los últimos años.

El Papa Francisco ha defendido durante mucho tiempo la lucha contra el cambio climático y, a menudo, predica con el ejemplo. Por ejemplo, ha ordenado a la Iglesia Católica que se deshaga de los combustibles fósiles.

Si bien las probabilidades son desalentadoras, el Papa Francisco dijo que el cambio climático puede mitigarse si los líderes corporativos y políticos se ponen de pie.

"Todavía hay esperanza y queda tiempo para evitar los peores impactos del cambio climático", dijo. "Siempre que haya una acción pronta y basada en soluciones".