Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Flickr/Alan Levine
Medio Ambiente

Aún cuando creemos que lo hemos reciclado el plástico podría terminar en un vertedero

Por qué los Global Citizens deberían preocuparse
Más que nunca, somos conscientes del daño que el plástico está causandole a nuestro medio ambiente, y estamos tomando medidas para asegurarnos de que nuestros residuos se eliminen de manera responsable. Sabemos que los esfuerzos individuales pueden aportar mucho, pero si estamos juntos es mejor. Puedes unirte tomando medidas aquí para ayudar a proteger la vida en la tierra y la vida bajo el agua, y para ayudar a crear comunidades y ciudades sostenibles.

Nos esforzamos constantemente por separar los plásticos del papel y las botellas de vidrio de los residuos orgánicos.

Pero esto no significa necesariamente que nuestros residuos estén siendo reciclados, de acuerdo con un organismo de control británico que advirtió que nuestros materiales reciclables aún podrían terminar en vertederos en el exterior.

Eso definitivamente no significa dejar de reciclar, pero significa que la infraestructura de reciclaje del Reino Unido podría necesitar una revisión.

Gran Bretaña actualmente no cuenta con la infraestructura adecuada para reciclar gran parte de sus residuos, por lo que aproximadamente la mitad se exporta a países como Turquía, Malasia, Polonia y, hasta hace poco, China para ser reciclados.

Desde 2002, la cantidad de desechos que Gran Bretaña envía a otros países se ha multiplicado por seis y, el año pasado, representó la mitad del empaque que se reportó como reciclado.

Ahora, sin embargo, la Oficina Nacional de Auditoría (NAO, por sus siglas en inglés) ha expresado su preocupación de que parte del desperdicio que enviamos a reciclar ocupa una gran parte del vertido y la contaminación de los desechos.

La NAO ha publicado un informe en el que critica cómo el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA) garantiza que el reciclaje, especialmente el que se envía al exterior, se elimine de manera responsable.

Hace dos décadas, el gobierno introdujo algo conocido como el "sistema de obligación de reciclaje de envases", para garantizar que las empresas contribuyan a garantizar que se reciclen los desechos.

Esto significa que algunas empresas deben demostrar que se ha reciclado una cierta cantidad de sus residuos, específicamente, empresas que manejan más de 50 toneladas de envases al año y que tienen una facturación superior a £ 2 millones.

El año pasado, 7.002 empresas se inscribieron como parte de este sistema y pagaron un total de £ 73 millones por el costo de reciclaje de envases, según la NAO.

En una nota lateral, aunque eso suena mucho, resulta en alrededor de £ 11 por tonelada reciclada. En comparación, en Alemania, Bélgica y los Países Bajos, las empresas pagan alrededor de £ 43 por tonelada reciclada.


Pero la NAO ha expresado su preocupación sobre cómo DEFRA supervisa el esquema en Inglaterra, incluso diciendo que DEFRA no ha sido "suficientemente proactivo" al lidiar con los riesgos vinculados a un aumento en las exportaciones de desechos, incluido el "fraude y error no detectado".

Según el informe, "el incentivo financiero para que las empresas afirmen fraudulentamente que han reciclado envases de plástico es más alto que para cualquier otro material".

Cada año en el Reino Unido, los hogares y las empresas arrojan alrededor de 11 millones de toneladas de envases. De esa cantidad alrededor del 64% se recicló en 2017, superando el objetivo de reciclaje de la UE del 55% ubicándose significativamente por encima del 31% en 1998.

Además, DEFRA estima que el Reino Unido ha superado su objetivo general de reciclaje de envases cada año desde 1997, según la NAO.

Si bien la NAO se apresuró a señalar que no socava el logro del objetivo general, expresó su preocupación de que, al enviar estos reciclables al exterior para reciclarlos, no nos responsabilizamos por la eliminación real de nuestros desechos, y no estamos abordando los "asuntos fundamentales".

"Si el Reino Unido quiere jugar su parte para abordar completamente los impactos de los residuos y la contaminación, se necesita un control más estricto sobre el reciclaje de envases", dijo Amyas Morse, director de la NAO, en un comunicado.

"Hace 20 años, el gobierno estableció un sistema complejo para subsidiar el reciclaje de envases, que parece haber evolucionado hasta convertirse en una forma cómoda de cumplir los objetivos sin abordar los problemas fundamentales", agregó.

"El gobierno debería tener una mejor comprensión de la diferencia que hace este sistema y un mejor manejo de los riesgos asociados con la gran cantidad de desechos de envases que se reciclan en el extranjero", dijo.

La NAO también expresó su preocupación por el hecho de que DEFRA no estaría observando de cerca cómo las empresas están eliminando sus residuos, diciendo que habría quedado "muy por debajo" de sus objetivos para las inspecciones.

En 2016-2017, dijo, DEFRA llevó a cabo el 40% de las visitas de cumplimiento planificadas a los reprocesadores y exportadores para verificar que reporten con precisión la cantidad de envases reciclados.

Y, según la NAO, solo el 25% de los exportadores de alto riesgo fueron sometidos a una visita de cumplimiento en 2017, una proporción inferior a los considerados de bajo riesgo.

"Nos preocupa que la agencia no tenga controles lo suficientemente fuertes como para evitar que el sistema subsidie ​​las exportaciones de material contaminado o de mala calidad", dijo la NAO.

"Una iniciativa clave del gobierno para garantizar que el embalaje sea reciclado es el subsidio a las exportaciones de residuos a otras partes del mundo sin controles adecuados para garantizar su reciclaje", dijo. "El departamento tampoco tiene evidencia de que el sistema haya alentado a las empresas a minimizar el uso de los envases o facilitar el reciclaje".

El informe también abordó la decisión de China a principios de año de prohibir las importaciones de residuos de todos los demás países, citando preocupaciones sobre los altos niveles de contaminación, diciendo que esta decisión podría conducir a una caída o disminución en el rendimiento del reciclaje.

"China ha sido el mayor mercado para las exportaciones del Reino Unido de material de embalaje para el reciclaje", dijo NAO, añadiendo que la decisión ha "alterado los mercados mundiales de residuos".

Los datos del primer trimestre de 2018, según la NAO, sugieren que el déficit potencial se ha compensado principalmente con el aumento de las exportaciones a otros países, pero aún no está claro si eso se puede sostener.

DEFRA se ha comprometido a reformar el sistema como parte de una nueva estrategia de residuos y recursos, y la NAO ha hecho una serie de sugerencias para mejorar.

"Nuestro sentido general es que durante un largo período el gobierno ha permitido que las obligaciones continúen sin hacer preguntas importantes", concluyó.

La NAO recomienda que DEFRA mejore su enfoque para estimar las tasas de reciclaje de envases, y que haga más para evaluar la escala de fraude y error dentro del sistema, incluida la magnitud de la contaminación en las exportaciones de desechos.