Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Young Indigenous women are pictured in Alonso, Paraguay in March 2019.
Jorge Saenz/AP
Niñas y Mujeres

El asesinato de una niña indígena en Paraguay provoca indignación y llama a la acción contra la violencia sexual

Por qué es importante para los Global Citizens
La violencia sexual contra mujeres y niñas está muy extendida en Paraguay. Las Naciones Unidas instan a los países de todo el mundo a tomar medidas concretas para eliminar esta crisis de acuerdo a sus Objetivos Globales, incluido el Objetivo Global 5 que busca lograr la igualdad de género. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.

El asesinato de una niña indígena guaraní de 12 años en Paraguay ha renovado la indignación pública por el fracaso del país para enfrentar y detener la crisis de violencia contra las niñas indígenas, según informó recientemente The Guardian.

Esta tragedia se produce después de que se planificaron una serie de protestas a principios de este año luego de los asesinatos de otros niños indígenas, señala The Guardian. Y aunque un sospechoso ha sido arrestado por este asesinato, los defensores temen que esta violencia continúe a pesar de las protestas y los llamados a un cambio.

La pandemia de COVID-19, por su parte, ha provocado un aumento de la violencia sexual y el abuso doméstico en todo el mundo, según las Naciones Unidas. Aunque Paraguay ha contenido en gran medida el coronavirus, la atención prestada a las medidas de salud pública podría hacer que el estado pase por alto la violencia en curso.

"El estado hace muy poco", le dijo a The Guardian Bernarda Pessoa, líder del pueblo indígena Qom y activista de la Organización de Mujeres Rurales e Indígenas (Conamuri). "Solo los debates y protestas del público en general. Pero después, es como si nada hubiera pasado. Así es como terminan las historias de las muertes de muchos niños indígenas".

Historias relacionadas 24 de Junio de 2020 La violencia contra las mujeres y las niñas ha aumentado en América Latina y el Caribe debido al COVID-19

La violencia contra las mujeres y las niñas es una epidemia en Paraguay, según Aníbal Cabrera, director ejecutivo del Grupo de Coordinación Paraguaya de los Derechos del Niño y del Adolescente (CDIA). Cabrera le dijo además a The Guardian que atribuye la violencia a las tendencias "extremadamente machistas y autoritarias" que prevalecen en el país.

Su organización informa que las autoridades documentan un caso de violencia sexual contra un menor cada dos horas, y el número total podría ser mayor teniendo en cuenta la naturaleza no denunciada de la violencia sexual. Muchas niñas que son violadas se ven obligados a llevar los embarazos a término porque el aborto es ilegal en el país. De hecho, la ONU informa que dos niñas de entre 10 y 14 años dan a luz todos los días en Paraguay.

A nivel mundial, la violencia sexual contra los niños es rampante, según la ONU.

Los niños indígenas en Paraguay corren un riesgo particular debido a la discriminación sistémica que les impide recibir un trato justo en el sistema legal, según Pessoa.

Pessoa le dijo a Amnistía Internacional que la vida cotidiana en Paraguay, ya sea que se viaje en autobús o se vaya al médico, es una lucha contra las fuerzas que quieren borrar su identidad.


"Paraguay es un país muy exigente, es una sociedad que aún no reconoce a los pueblos indígenas y especialmente a sus idiomas", dijo. "En las escuelas, nuestro idioma aún no se enseña, solo el guaraní, el español y el inglés; ni siquiera está en los libros de texto de nuestras escuelas y eso se debe a la discriminación".

Agregó que la falta de representación indígena en el cargo político a menudo significa que los problemas que enfrenta la comunidad indígena rara vez son defendidos.

Ponerle fin a la violencia contra los niños indígenas requiere asistencia gubernamental para desarrollar refugios comunitarios, centros de recuperación de traumas y recursos educativos.

Los programas de educación sexual, en particular, deben revisarse para incluir lecciones sobre la violencia sexual y cómo identificarla y abordarla, según Cabrera.

De lo contrario, la violencia contra los niños continuará.

"Es casi como si hubiera un silencio cómplice", le dijo a The Guardian. "Necesitamos formar un acuerdo social entre todos: necesitamos mejorar como sociedad en nuestra protección de los niños y el respeto por sus vidas".