Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

A girl walks past a canal filled with rubbish as she carries a container with water on her head in Cite Soleil slum, in Port-au-Prince, Haiti, Wednesday, Oct. 3, 2018. According to the World Bank, Haiti remains the poorest country of the Americas with over 6 million of Haiti’s population of 10.4 million living below the poverty line.
Dieu Nalio Chery/AP
Ciudadanía

26 multimillonarios tienen la misma cantidad de riqueza que la mitad de la población mundial

Por qué es importante para los Global Citizens
El último informe de Oxfam muestra que la desigualdad de riqueza global no solo es mala, sino que está empeorando. Un pequeño número de personas extremadamente ricas tienen la misma cantidad de riqueza que los 3.800 millones de personas más pobres del mundo. Estos datos muestran, sin dudas, que terminar con la pobreza es desesperadamente necesario. Puedes unirte y tomar medidas aquí para pedirle a los líderes mundiales que ayuden a ponerle fin a la desigualdad y la pobreza extrema.


Los ricos se hicieron más ricos y los pobres, más pobres en 2018, según un nuevo informe publicado por la organización sin fines de lucro Oxfam International.

El informe anual, cuyo objetivo es hacer un balance de la creciente división de la riqueza mundial, encontró que las 26 personas más ricas del planeta tenían la misma cantidad de riqueza que los 3.800 millones de personas más pobres, alrededor del 50% de la población total del mundo.

"Nuestra economía está rota, con cientos de millones de personas que viven en la pobreza extrema, mientras que las grandes recompensas se destinan a quienes se encuentran en la cima", señala.

El informe, llamado ¿Bien público o Riqueza privada? Se publicó antes del Foro Económico Mundial en Suiza, Davos, una cumbre anual a la que asisten los líderes mundiales y algunas de las personas más ricas y poderosas del mundo.

Mientras el CEO de Amazon, Jeff Bezos, vio aumentar su riqueza a $150 mil millones el año pasado, lo que lo convierte no solo en el hombre más rico del mundo en la actualidad, sino de las últimas tres décadas: el 50% inferior de quienes ganan ingresos en todo el mundo creció aproximadamente un 11% más pobre que el año anterior.

Jeff-Bezos-Amazon.jpgAmazon CEO Jeff Bezos watches a video presentation during an event in Seattle.
Image: Ted S. Warren/AP

El informe llama la atención sobre la desigualdad de la riqueza, pero también ofrece soluciones económicas y políticas tangibles que ayudarían a abordar la pobreza mundial.

"El tamaño de su cuenta bancaria no debería dictar cuántos años pasan sus hijos en la escuela o cuánto tiempo vive", dijo Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam International, en un comunicado de prensa.

"Mientras que las corporaciones y los súper ricos disfrutan de bajas facturas de impuestos, a millones de niñas se les niega una educación decente y un enorme númerp de mujeres mueren por falta de atención de maternidad", dijo.

La organización recomienda aumentar los impuestos sobre el 1% más rico del mundo y destaca cómo un pequeño aumento, tan solo el 0,5%, recaudaría más que suficiente dinero para educar a los 262 millones de niños que actualmente no asisten a la escuela o para proporcionar atención médica para salvarle la vida a las más de 3,3 millones de personas necesitadas.

El informe llama a los gobiernos a actuar y hace recomendaciones específicas que ayudarían a brindar atención médica universal y gratuita para todos, abordar la desigualdad de género y aumentar el empoderamiento económico de las mujeres y reducir la pobreza.

Oxfam basa sus cálculos en los datos de la lista multimillonaria anual de Forbes y en el Informe de la riqueza mundial de Credit Suisse, el último de los cuales ha sido criticado por su metodología, según informó Quartz.

El informde de Oxfam es grave porque indica que la desigualdad de la riqueza global está aumentando. Y a menos que los responsables de la formulación de políticas y los líderes mundiales se unan para ponerle fin la pobreza y la desigualdad desde la raíz, solo se puede esperar que la desigualdad empeore.