Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

A fisherman sends a lobster trap overboard at dawn off of Monhegan Island, Maine.
Robert F. Bukaty/AP
Alimentos y Hambre

El ruido de los océanos podría causar la desaparición de una fuente de alimento crítica

Por qué es importante para los Global Citizens
Los animales marinos dependen del sonido para encontrar comida, evitar amenazas y aparearse. A medida que los océanos se llenan de sonidos cada vez más fuertes y dolorosos para ellos, estas funciones básicas se están volviendo más difíciles de lograr, y los animales marinos están muriendo. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.


Motores masivos que retumban, hélices industriales, y disparos de pistolas de aire sísmico: estos son los sonidos que dominan la vida submarina en muchas partes de los océanos del mundo.

Y estos insoportables sonidos podrían empeorar todo pronto, ya que se han levantado las prohibiciones de perforar petróleo en franjas del Océano Atlántico y el Océano Pacífico y ha aumentado el tráfico comercial en los mares del mundo, según publicó recientemente el New York Times.

Las pistolas de aire sísmicas son especialmente dañinas: cada explosión suena como una bomba explotando. Cuando las empresas exploran en busca de campos petrolíferos, disparan explosiones sísmicas en el agua, ese sonido rebota en el fondo marino y regresa a un sensor que puede indicar si hay petróleo presente. Estas pistolas, se disparan cada 10 segundos durante las misiones de exploración y hacen que sea casi imposible que los animales marinos cercanos se comuniquen o descifren el sonido.

"Se está rompiendo el sistema de comunicaciones", dijo al Times Christopher Clark, investigador principal del programa de bioacústica en el Laboratorio de Ornitología de Cornell. "Y cada aspecto de sus vidas depende del sonido, incluso el de encontrar comida".

Las explosiones, junto con otros sonidos, causan un inmenso estrés, interrumpen los hábitos de apareamiento y alimentación, dañan los órganos asociados con la orientación espacial e incluso pueden matar directamente a las criaturas marinas, según informó el Times.

El sonido viaja más rápido y más lejos a través del agua que el aire, y como resultado los animales marinos han desarrollado capacidades auditivas y de habla altamente sofisticadas con el tiempo.

Los animales marinos utilizan el sonido para encontrar presas, evitar a los depredadores, percibir tormentas entrantes y cambios en los patrones de agua, comunicarse con sus compañeros y mucho más.

En las últimas décadas, sin embargo, la red que crea el sonido bajo el agua se ha visto cada vez más interrumpida por la actividad humana.

Los problemas son graves incluso para los humanos, ya que los barcos pesqueros han comenzado a tener problemas para localizar peces.

Un estudio encontró que una explosión más suave que una pistola de aire sísmica mató a la gran mayoría del zooplancton en el área circundante. El zooplancton es compatible con las cadenas alimentarias marinas y su desaparición causaría la desaparición de especies en los ecosistemas.

Otros estudios han encontrado que los peces y otras criaturas evitan activamente zonas de sonido elevado o migran a nuevas áreas. En el proceso, los animales murieron por enfermedades de descompresión después de intentar sumergirse más profundamente y se congelaron hasta morir después de huir a regiones más frías y menos exploradas.

En Noruega, los barcos pesqueros capturaron entre un 40% y un 80% menos de peces cuando las pistolas sísmicas dispararon en áreas cercanas.

Más de 3 mil millones de personas dependen del pescado como fuente principal de proteínas, y alrededor de 1 de cada 10 personas en todo el mundo podrían enfrentarse a problemas de desnutrición a medida que disminuyen las capturas de peces.

Además, más de 60 millones de personas trabajan en la pesca y la acuicultura, y sus medios de vida podrían verse amenazados si las poblaciones de peces disminuyen.

La contaminación acústica no es la única amenaza que enfrenta la vida marina.

Los océanos están absorbiendo la mayor parte del exceso de calor causado por el cambio climático, llegando a temperaturas inhóspitaspara los arrecifes de coral, peces, crustáceos y más.

También absorben la mayor parte del carbono producido por la actividad humana, lo que hace que los niveles de pH del agua se acidifiquen a niveles que dañan la vida marina.

La pesca excesiva está llevando a muchas poblaciones de peces a la extinción, la contaminación plástica está aterrorizando a la vida marina y la contaminación industrial está haciendo que varias áreas sean demasiado venenosas para nadar.
Estos son solo algunos de los problemas a los que se enfrenta la vida marina, pero en conjunto pintan un panorama sombrío para los océanos, que alguna vez fueron vastos reinos de vida vibrante.