Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Flickr / Heinrich-Böll-Stiftung
Salud

Salvó vidas en el mar y hoy lucha contra el COVID-19 en Madrid

Por qué es importante para los Global Citizens
Los trabajadores de la salud están trabajando en la primera línea contra la pandemia de coronavirus, COVID-19. Las Naciones Unidas instan a los países a garantizar la seguridad de los trabajadores de la salud. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.


Antes de ser reclutada para unirse a la lucha contra el COVID-19 en una UCI improvisada en Madrid, la enfermera española Marta Saldarra estaba realizando misiones de rescate en el Mar Mediterráneo.

Esta enfermera estaba trabajando para la organización de rescate Sea-Watch, que patrulla el mar Mediterráneo en busca de botes de refugiados y migrantes en dificultades, cuando el coronavirus llegó a España.

"Me uní a Sea-Watch, convirtiéndome en coordinadora táctica y jefa de misión de las operaciones aerotransportadas", le dijo a Global Citizen.

"Trabajábamos un equipo médico volando en una pequeña aeronave, realizando vigilancia aérea, coordinando rescates, y al mismo tiempo presenciando desde el aire violaciones de derechos humanos que ocurren en el mar".

Antes de Sea-Watch, Saldarra había trabajado en unidades de atención coronaria y UCIs en Madrid, y en campos de refugiados en Lesbos e Idomeni. Ella está íntimamente familiarizada con el trabajo en entornos de alto estrés y pocos recursos, y ha desarrollado una habilidad sobrenatural para improvisar sobre la marcha.

Después de enterarse de que su ciudad natal, Madrid, tenía escasez de trabajadores de la salud, se apresuró a ofrecer su ayuda, donde fue asignada para trabajar en un quirófano médico que se había convertido en una sala de emergencias.

Desde entonces, España se ha convertido en uno de los peores epicentros de coronavirus en el mundo, con casi 19,000 muertes y 180,000 casos confirmados, según la Organización Mundial de la Salud. Lo peor parece haber pasado ya que los nuevos casos comienzan a disminuir y las personas comienzan a regresar al trabajo, pero los hospitales aún están llenos en Madrid.

Saldarra habló con Global Citizen sobre su experiencia como enfermera durante la pandemia, sobre cómo las comunidades marginadas están siendo afectadas y qué quiere que el mundo sepa.


¿Cómo es un día típico para ti durante la pandemia? ¿Cuáles son algunos de los nuevos desafíos que enfrentas?

Básicamente he estado trabajando en el hospital casi todos los días. He trabajado en entornos muy estresantes antes debido a mi experiencia, así como en contextos donde tienes recursos limitados o tienes que lidiar con personas que mueren, como sucede con demasiada frecuencia en las emergencias que enfrentamos en el mar Mediterráneo.

Pero el mayor desafío al que me enfrento aquí es que es la primera vez que trabajo en un contexto donde hay miedo en el ambiente. Esta vez, la emergencia afecta a las personas que conoces o a tus colegas, por lo que debes cuidar a los pacientes que incluso podrían ser colegas, mientras que al mismo tiempo podrías admitir en el hospital a un pariente o amigo cercano que esté muy enfermo.

¿Cómo ha afectado la pandemia a las comunidades con las que estás trabajando? ¿Qué pasa con las comunidades de refugiados y migrantes?

Las situaciones de virus y confinamiento afectan a todos, pero afectan más a las poblaciones con bajos recursos: migrantes, personas sin hogar, todas las personas que han sido marginadas por el sistema establecido. Aquí hay una gran diferencia, como siempre; y no solo desde el punto de vista de la salud, sino también desde el punto de vista económico, político y de derechos humanos.

No es "fácil" para todos quedarse en casa, y los gobiernos deberían centrarse en apoyar a las comunidades que simplemente no pueden cumplir con quedarse en casa, si básicamente no tienen una casa, o si viven en lugares superpoblados, desde pequeños pisos con muchas personas viviendo juntas, hasta campos de refugiados y prisiones.

En lo que respecta al mar Mediterráneo, por ejemplo, los barcos todavía están tratando de llegar a Europa por mar. De hecho, hemos tenido días muy ocupados allí donde las autoridades están utilizando la crisis del coronavirus como otra excusa para tratar de no rescatar a esos barcos en peligro y cerrarles sus fronteras.

Esto no es nada nuevo, lo hemos visto y documentado antes, y los migrantes han experimentado estas acciones ilegales durante mucho tiempo.

¿Qué te mantiene motivada durante este tiempo? ¿Cómo estás lidiando con el estrés?

La motivación principal es básicamente que conozco mis privilegios. Tuve el privilegio de poder estudiar y tener experiencia en algo que realmente se necesita en este momento. Estaría peor con todo esto si no estuviera haciendo nada, sabiendo que podría echar una mano.

Además, desde el primer día en la unidad de cuidados intensivos, me ha impresionado al máximo el trabajo increíble que están haciendo mis colegas, independientemente de las circunstancias. Esto me ha mantenido motivada.

Además, soy muy afortunada. Me siento muy apoyada por mi gente y especialmente por mis colegas de mi trabajo actual con Sea-Watch. Me han apoyado desde el principio cuando les dije que sentía que tenía que volver al hospital durante esta crisis, lo que significaba que me alejaría un poco del Airborne Sea-Watch y el Mediterráneo.

¿Hay alguna sensación de que España está controlando la pandemia?

No soy epidemióloga en absoluto, pero diría que es demasiado pronto y demasiado valiente decir que España está controlando la pandemia, para ser honesto.

Hay tantos daños colaterales al área de la salud (y no solo a la salud) que requerirán mucha atención e inversión por un tiempo. Tenemos que centrarnos en reconstruir un sistema de salud pública adecuado.

¿Hay algún mensaje que quieras compartir con la comunidad internacional?

Es tiempo de un cambio. Esta crisis es un shock para todos y, por una vez, tenemos que aprovechar esta oportunidad para aprender realmente de ella y repensar en qué mundo y sistema queremos vivir.

Es hora de entender que todos somos vulnerables y tenemos que mostrar empatía, respeto y solidaridad dentro de nuestras comunidades y entre cualquier otra comunidad.

Es hora de reestructurar nuestras prioridades, poner la vida en primer lugar y luchar juntos por un sistema liderado por el respeto y la solidaridad y no por los intereses económicos.

Con respecto a la situación en el Mediterráneo central, en estos días me viene a la mente un pensamiento que puedo resumir con una pregunta: ¿Qué harían ustedes, las personas responsables de los gobiernos y la UE, que apoyan las políticas de fortalecimiento de Europa, si a nosotros los trabajadores de la salud simplemente no nos importara y no cuidaramos a sus familiares enfermos como lo hacemos?

Estamos haciendo nuestro trabajo aquí, por lo que ustedes deben hacer el suyo, ahora y siempre, y simplemente cumplir con las leyes marítimas internacionales y los derechos humanos. Las personas en el mar también tienen parientes que se preocupan por ellos, igual que ustedes, y mueren en el mar si nadie los rescata, solos y, lo que es peor, abandonados.

Puedes unirte a los esfuerzos mundiales para responder al COVID-19 tomando medidas a través de nuestra campaña Together At Home aquí.