Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Brazil is home to low-income areas called favelas; 90% of visceral leishmaniasis cases are found in seven countries: Brazil, Ethiopia, India, Kenya, Somalia, South Sudan and Sudan, where it mostly affects poor and neglected populations.
flickr/dany13
Salud

Esta enfermedad se propaga a través de las picaduras de insectos y mata hasta 30,000 personas cada año

Por qué es importante para los Global Citizens
Además de las enfermedades conocidas de la pobreza, como el VIH / SIDA, el cólera y la malaria, hay otras que son mucho menos conocidas pero igualmente amenazadoras: las enfermedades tropicales desatendidas (NTD). Estas son enfermedades que sabemos cómo tratar o prevenir, pero sin la atención adecuada, causan desfiguración grave, discapacidades y estigma social. Puedes tomar acción sobre este tema aquí.

Probablemente sepas una o dos cosas sobre la malaria, la enfermedad parasitaria más mortal del mundo. Pero es probable que nunca haya oído hablar de la leishmaniasis visceral (VL), una enfermedad tropical desatendida que es la segunda enfermedad parasitaria más mortal, y una amenaza para los niños y adultos jóvenes en regiones del mundo afectadas por la pobreza.

También conocida como kala-azar, la VL es la más grave de las enfermedades causadas por el parásito leishmania.

Si no se trata, la VL puede llegar a ser fatal en más del 95% de los casos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que ocurren entre 50,000 y 90,000 casos nuevos por año, y entre 20,000 y 30,000 personas mueren a causa de esta.

La enfermedad es transmitida por moscas hembra infectadas con el parásito leishmania. Las moscas de la arena a menudo se reproducen en condiciones sanitarias deficientes, como alcantarillados abiertos o viviendas abarrotadas. La deforestación y la urbanización les han ayudado a extenderse a áreas pobladas, que antes no estaban en riesgo de infección.

Los síntomas comunes de la VL incluyen fiebre, pérdida de peso, anemia y agrandamiento del bazo y el hígado.

En 2015, casi todos los casos nuevos (90%) se detectaron en siete países: Brasil, Etiopía, India, Kenia, Somalia, Sudán del Sur y Sudán, donde afecta principalmente a poblaciones pobres y abandonadas, ya que la enfermedad se asocia con poblaciones que tienen viviendas deficientes y altos niveles de desnutrición, lo que deja vulnerables a las personas que tienen sistemas inmunológicos debilitados.

El riesgo de infección de una persona es alto cuando otras a su alrededor se infectan, no porque la enfermedad sea infecciosa, sino porque es probable que las moscas de la arena vivan en el mismo hogar.

Actualmente no existe una vacuna preventiva, pero hay medicamentos anti leishmaniales altamente eficaces y seguros disponibles. El acceso a estos medicamentos ha mejorado significativamente gracias a un esquema de precios negociado por la OMS y un programa de donación de medicamentos.

Para prevenir nuevos casos de VL, serán clave los esfuerzos de contención que incluyen medidas de control contra las moscas de la arena, así como la vigilancia regional. Abordar esta enfermedad, así como todas las ETD, es esencial no solo para lograr una buena salud y bienestar para todos, sino también para sacar a comunidades enteras de la pobreza extrema.