Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

SwapnIl Dwivedi/Unsplash
Agua y Saneamiento

Científicos encontraron una forma 'radical' de eliminar la sal del agua potable

Por qué es importante para los Global Citizens
Los métodos actuales de desalinización son extremadamente costosos y generan enormes cantidades de desechos tóxicos. Este nuevo método podría revolucionar la industria de la desalinización, ayudando a los países a lograr seguridad del agua. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.

En todo el mundo, los países están invirtiendo en plantas para convertir el agua salada en agua dulce para asegurarse de que su gente tenga suficiente para beber en un mundo cada vez más propenso a las sequías.

Pero los métodos de desalinización prevalecientes son costosos de operar y terminan creando más aguas residuales que el agua potable, un peligro ambiental que potencialmente socava su propósito.

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia afirma haber creado una forma de desalinización alternativa "radical" llamada "extracción por solvente con oscilación de temperatura" (TSSE, por sus siglas en inglés) que es más efectiva, más barata e incluso puede limpiar el fango tóxico generado por otros métodos, según un estudio publicado en la revista científica Environmental Science & Technology Letters.

TSSE funciona agregando agua salobre a un solvente único. El agua salobre se hunde hasta el fondo debido a su mayor densidad, y luego la mezcla se coloca en un baño a baja temperatura, donde el agua se separa en el solvente. El disolvente, que ahora contiene el agua, se extrae y se pone en otro baño de temperatura, lo que permite que el agua se extraiga limpiamente.

Los investigadores dicen que este método elimina hasta el 98,4% de la sal, que es la misma tasa de eficacia de la ósmosis inversa, el método industrial preferido. La TSSE puede tratar la salmuera siete veces más concentrada que el agua de mar, lo que la hace dos veces más potente que la ósmosis inversa, según los investigadores.

El equipo cree que este método se puede utilizar para convertir la salmuera en agua adecuada para el riego de cultivos, para fines de enfriamiento industrial e incluso para el consumo humano.

"Creemos que TSSE será transformador para la industria del agua", dijo Ngai Yin Yip, el autor principal del informe, en un comunicado de prensa. “Puede desplazar la práctica predominante de la destilación costosa para la desalinización de salmueras de alta salinidad y abordar salinidades más altas que RO no puede manejar”.

"Esto mejorará radicalmente la sostenibilidad en el tratamiento del agua producida, el concentrado de desalinización del interior, los lixiviados de vertederos y otras corrientes de hipersalina de importancia emergente", agregó. "Podemos eliminar los problemas de contaminación de estas salmueras y crear agua más limpia y utilizable para nuestro planeta".

Actualmente, la industria de la desalinización genera billones de toneladas de lodos tóxicos cada año que a menudo se eliminan de manera que contaminan las fuentes de agua superficial y subterránea.

Además, las plantas de ósmosis inversa requieren enormes cantidades de energía, que, cuando son alimentadas por combustibles fósiles, emiten emisiones de gases de efecto invernadero.

TSSE no produce el mismo tipo o cantidad de aguas residuales y requiere de mucha energía. De hecho, el método se puede impulsar de manera sostenible, incluso a través del calor generado por las instalaciones de residuos y la energía solar.

Para 2050, más de la mitad de la población mundial podría enfrentar escasez de agua. Mientras tanto, el cambio climático creará ganadores y perdedores cuando se trata de la disponibilidad de agua, ya que al cambiar los patrones de precipitación global, algunos países sufrirán inundaciones y otros se verán sometidos a sequías.

En América Latina, África y Asia, por ejemplo, casi todos los ríos han sido dañados por la contaminación, debido a los desechos generados por la agricultura y las fábricas, según informa la ONU, y el 80% de las aguas residuales del mundo se vierten sin tratamiento en cuerpos de agua.

Para empeorar las cosas, los bosques, los humedales y el suelo se han degradado en gran medida en todo el mundo, lo que afecta la capacidad del planeta para purificar el agua.

En este contexto, TSSE podría ayudar a los países a gestionar mejor un futuro amenazante.