Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Kaley Dykstra / Unsplash
Ciudadanía

“Los perros tenían más derechos” dice una sobreviviente de esclavitud

Por Ramon Taylor

Traducción: Erica Sánchez

NUEVA YORK - "En este país, los perros tienen más derechos que usted".

Esas son las palabras que un traficante de Los Angeles utilizó para deshumanizar a Flor Molina, una inmigrante de Puebla, México, después de mantenerla encerrada en una fábrica de costura en enero de 2002.

Casi 17 años después de su escape, la historia de Molina es la de una sobreviviente que ha superado grandes obstáculos para convertirse en una defensora de las víctimas del tráfico laboral. Esta historia muestra también lo vulnerables que sigue siendo los inmigrantes en 2018.

Recientemente la organización de defensa dedicada a la erradicación del tráfico mundial de personas, Free the Slaves, honró a Molina en la ciudad de Nueva York con el Premio Fashion for Freedom 2018, un tributo a su defensa de las víctimas del tráfico laboral y al "movimiento de consumo consciente" en la industria de la moda ética, según Allie Gardner, gerente de proyectos especiales de Free the Slaves.

En una entrevista con Voice Of America, Molina dijo que el premio fue una oportunidad para honrar a otros sobrevivientes que "no pueden hablar".

"Puedo hablar, entonces estoy aquí representándolos", dijo.

Encerrada en la fábrica

En ese primer invierno de California, Molina sufrió abusos verbales y físicos a manos de su "jefa", una mujer que describió a VOA como vieja y manipuladora. La "jefa" obligó a Molina a comenzar a contrabandear a los 26 años de edad en los Estados Unidos.

En la primera semana de los deberes de Molina, su traficante decidió que arreglar el viaje y el alojamiento de Molina le estaba haciendo perder el tiempo, y que sería mejor si Molina dormía en la fábrica. Allí no había ducha y se le negó una muda de ropa. También se le prohibió salir o hablar con alguien más en el edificio.

"Te quitan lo que te hace sentir bien por ti", dijo Molina, describiendo su experiencia. "Ella comenzó a tirar de mi cabello, pellizcándome, abofeteándome, haciéndome sentir mal sobre mi origen todo el tiempo. Haciéndome sentir que no tenía ningún valor".

Desorientada y humillada, las primeras semanas de Molina en la famosa "tierra de los libres" consistían en una comida por día, turnos de más de 18 horas de trabajo y cero comunicación con su familia. Dormía sobre un colchón compartido en una pequeña sala de almacenamiento, junto a vestidos finamente diseñados que aparentemente valían más que su dignidad.

"Mientras la esclavitud siga existiendo, corremos el riesgo de tener al esclavo al lado, que el esclavo sea la persona que nos está sirviendo. Y no creo que ningún estadounidense decente quiera ser parte de eso", dijo Middleberg.

De sobreviviente a defensora

Antes de irse de México, Molina sufría de depresión, debido a la muerte de su hijo recién nacido después de un embarazo de alto riesgo. Incapaz de pagar los gastos de hospital, determinó que encontraría la manera de cuidar a su madre y sus otros tres hijos. Se sintió atraída por una "oportunidad", que pensó que la ayudaría a cumplir su sueño de ser dueña de un negocio de costura.

Al principio, ella le entregó sus documentos de identificación al traficante, "por su seguridad". Cuando las condiciones empeoraron en la fábrica, el traficante le advirtió que nadie creería su historia. Después de todo, ella era una latina indocumentada, y no conocía a nadie fuera de la fábrica.

Después de pedir incesantemente permiso para asistir a la iglesia, combinado con gestos laboriosos para demostrar que "se merecía" la oportunidad, a Molina se le permitió salir. Nunca más volvió.

Tras su fuga, Molina cooperó con las autoridades federales que ya estaban investigando esa fábrica de prendas de vestir. Le permitieron permanecer en los Estados Unidos bajo una visa T otorgada a ciertas víctimas de la trata de personas y miembros de la familia que reúnen los requisitos.

Se involucró con la Coalición para abolir la esclavitud y la trata de personas (CAST) con sede en Los Ángeles y testificó en nombre de dos proyectos de ley separados: la Ley de Protección de Víctimas de Tráfico de California (AB 22), que convirtió el tráfico en un delito en California en 2005; la Ley de Transparencia en las Cadenas de Suministro de California de 2010 (SB 659), que exigía que los grandes minoristas y fabricantes que revelen sus esfuerzos "para erradicar la esclavitud y la trata de personas de sus cadenas de suministro directo".

"Nosotros, como consumidores, tenemos una mayor responsabilidad porque somos nosotros los que pagamos los bienes", dijo Molina. "Tenemos que asegurarnos de que no haya esclavitud en la cadena de suministro".

En 2015, el ex presidente Barack Obama nombró a Molina para el Consejo Asesor de los Estados Unidos sobre Tráfico Humano. Sus esfuerzos continúan hoy.

En los Estados Unidos, se estima que 403,000 personas continúan viviendo en la esclavitud moderna, o 1.3 de cada 1,000 personas, según un informe de 2018 del Global Slavery Index. En todo el mundo, se estima que 24.9 de 40.3 millones de personas que viven en esclavitud moderna son víctimas de trabajo forzado.

"Es el más empobrecido, el más estigmatizado y el más marginado, la gente que está en mayor riesgo y a quienes los traficantes luego explotan", dijo Middleberg.

"Este es ciertamente el caso aquí en los Estados Unidos con inmigrantes indocumentados en este momento", agregó. "Merecen una protección especial".