Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Medio Ambiente

Esta mujer indígena luchó contra las poderosas compañías mineras de Perú y ganó

Image courtesy of Rainforest Alliance

Cuando las compañías mineras llegaron y comenzaron a destruir los bosques alrededor de Tres Islas, la ex presidenta de Tres Islas, Juana Payaba Cachique, comenzó una batalla legal épica para defender los medios de sustento y la forma de vida de su comunidad.

"Los mineros no solo destruyeron el territorio comunal, sino que también trajeron un aumento en los bares e introdujeron la prostitución infantil en el área", dijo. "Estaban destruyendo árboles porque no vivían aquí. No era su hogar, y no les importaba la tierra como lo hacemos nosotros".

Las vastas selvas tropicales en la comunidad de Madre de Dios, en el corazón de la Amazonía andina, proporcionan a muchas comunidades indígenas sus medios de subsistencia. Por ejemplo, los lugareños en Tres Islas, una de las comunidades socias de Rainforest Alliance, utilizan métodos sostenibles de recolección de madera, nueces de Brasil y frutas de palma.

La nuez de Brasil es uno de los productos forestales más consumidos en el mundo. También es uno de los relativamente pocos productos comercializados a nivel mundial que ayuda a salvar los bosques amenazados. Cosechada de los árboles gigantes de Bertholletia excelsa, la extracción de castaña implica poco más que una colección de vainas ('cocos') que caen del árbol al suelo del bosque, una práctica que realmente extiende los árboles de castaña a través del paisaje. A diferencia de otras nueces bien conocidas, como las almendras o los anacardos, las nueces de Brasil no se pueden cultivar en plantaciones; la cosecha solo puede mantenerse en la selva amazónica intacta.

6358861933_9141304e90_b.jpgImage courtesy of Rainforest Alliance

Pero la selva tropical intacta en Perú, y especialmente en Madre de Dios, está amenazada por la minería de oro legal y no legal. Tras la crisis financiera mundial de 2008, el precio del oro se disparó: como resultado, la extracción de oro en la región de Madre de Dios se generalizó, dejando atrás la contaminación extrema, las vías fluviales envenenadas con mercurio y miles de acres de tierra despoblada y deforestada.

Entonces llevó su lucha a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y finalmente a la Corte Constitucional peruana, que falló a su favor contra las compañías mineras. Hoy, las comunidades de Tres Islas continúan construyendo una economía indígena sustentable, basada en el uso responsable de los bosques que son su hogar.

La gente de Tres Islas recolecta y procesa nueces de Brasil para producir aceite, dulces y otros productos de valor agregado vendidos bajo la marca de lujo OHEE, que fue creada por una asociación de comunidades locales. El año pasado, las empresas comunitarias de Madre de Dios exportaron más de 4,000 toneladas métricas de nueces de Brasil sin cáscara, lo que representa un valor de casi US$ 31 millones.

26830392533_3d3d2a65c1_k (1).jpgImage courtesy of Rainforest Alliance

Además de estas iniciativas, la gente de Madre de Dios también posee negocios de turismo sostenible, así como la cosecha de frutas de palma usadas para productos de cuidado de la piel y el cabello. Con el apoyo de Rainforest Alliance, la gente de Madre de Dios ya ha accedido a más de $1.8 millones en ventas y financiamiento, y están manejando de manera sostenible más de 80,000 hectáreas de bosque.

"El bosque es nuestro hábitat", dijo Juana. "Si mato a este árbol, no habrá más de este viento, no más de este aire puro que nos llega. Dejo algo que será valioso para otros, para mis nietos que están creciendo tan rápido", dijo.

"Esto es a lo que siempre me he dedicado, para que las futuras generaciones comprendan que este bosque es una maravilla, una cultura y una cosmovisión que tienen las comunidades indígenas".

Traducción: Erica Sánchez